27.2 C
Caracas
martes, 1 diciembre, 2020

Venezuela con el tanque vacío

-

La crisis de combustible al parecer se prolongará. Así lo estima el economista y diputado, José Guerra para quien el gobierno de Nicolás Maduro practica un “acto suicida” al sacrificar al resto del país para proteger a Caracas, centro del poder. 

Una decisión que no se circunscribe solo a la gasolina. La misma película se repitió con el suministro de electricidad luego de los apagones dejando al interior de Venezuela a oscuras con un plan de racionamiento que no se cumple.

Filas de hasta más de 12 horas deben hacer habitantes de Táchira, Carabobo y Lara para surtirse de combustible.

Según indica Guerra, estados como Táchira y Zulia estarían ya en 100 % de desabastecimiento mientras que los principales estados del país, la escasez de gasolina rondaría el 90 %. 

Las razones son varias. Van desde la falta de mantenimiento y personal calificado en las principales refinerías hasta la baja producción petrolera pasando por una cadena de malas decisiones.

En Venezuela existen tres grandes refinerías: el Complejo de Paraguaná (CRP); la refinería de Puerto La Cruz y la refinería El Palito con producciones de 900.000, 100.000 y 150.000 barriles diarios respectivamente.

- Advertisement -

El Palito, Puerto La Cruz y Amuay están paralizadas, de acuerdo a la información que maneja el parlamentario. “La única es Punta Cardón que produce 100 mil barriles equivalentes de gasolina al día (…) No hay petróleo qué refinar”, sentencia.

Hoy, Venezuela consume 200 mil barriles equivalentes en gasolina. Teniendo una capacidad instalada de 1.150.000 barriles diarios solo se está produciendo 100 mil barriles por lo qué hay un déficit de otros 100 mil barriles que, al no producirse hay que importarlos pero que no hay cómo pagar.

Quiere decir entonces que el gobierno de Maduro está pagando apropiadamente ocho millones de dólares diarios para paliar ese faltante pero, ¿cuán sostenible es esto?.

LEE TAMBIÉN

Largas colas y escasez de gasolina en estaciones de servicio del país

Guerra sostiene que aún le queda un margen de maniobra al gobierno de Maduro pero no puede determinar cuánto sería.

Asegura que Rusia y La India no “van a sacrificar su rentabilidad por la incompetencia de este régimen”.

Venezuela, cuya producción petrolera según cálculos de la propia Opep, se ubica en 750 mil barriles, debe perder cerca de 20 dólares por barril para lograr tener un mínimo de retorno que le permita a Maduro importar gasolina. Amén del oro que es lo que le estaría “salvando el pellejo”.

Una gasolina que se distribuye principalmente en la capital.
Una gasolina que cuesta ocho millones de dólares y diarios y que se “regala” al no existir un sistema de pago con tarifas competitivas ya que se ha optado por un sistema de subsidio.

Guerra insiste en que no hay petróleo para alimentar las distintas refinerías. Es decir, por ahora “no hay solución. El problema llegó por un tiempo y lo advertimos”.

Sin embargo, en medio de este panorama, Guerra lanza una propuesta que también presentará en la Asamblea.

Citgo debe gestionar las refinerías del país ya que cuenta con el personal capacitado y calificado para ponerlas en funcionamiento de nuevo mientras Pdvsa recupera su producción.

Pero se trata de una propuesta que sería efectiva con “el cese de la usurpación” de Maduro o con un gobierno de transición o de “unidad”, como lo calificó.

Una propuesta a largo plazo, en conclusión

En las calles de Caracas hay una mediana normalidad aunque hay estaciones de servicio cerradas no hay las colas que se reportan en el interior. 

El Pitazo hizo un recorrido por algunas de ellas. Eduardo Pimentel trabaja haciendo traslados en Aragua. Relata que decidió “arriesgarse” con poco menos de medio tanque y venir a Caracas y cargar y aprovechar de llenar un bidón, “a riesgo de que me paren y me quiten plata, en el mejor de los casos. Yo trabajo con mi carro. Sí no lo muevo, no produzco y, ¿cómo mantengo a mi familia?”, se pregunta. 

Eduardo no fue el único, en la estación habían tres personas más, una de ellas de Carabobo, que decidieron llegar Caracas a llenar sus tanques para “por lo menos ver si puedo hacer algo”, como señaló Luis Alejandro Acosta. 
“En Carabobo es terrible. Es inexplicable que un estado donde hay una refinería, no haya gasolina. Y nadie explica nada. Nadie da la cara. Y así nos vamos acostumbrando. A qué no haya agua, luz y ahora, gasolina”, dice enojado. 

Desde el gobierno de Maduro solo se han limitado a negar el desabastecimiento. 

La falta de gasolina repercutirá en problemas como traslado de alimentos e incluso de un ya escaso efectivo y por ende, en los costos para el consumidor.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado