23.7 C
Caracas
jueves, 19 mayo, 2022

Toque de Diana | Te pongo preso a la 1… te pongo preso a la 1 y cuarto…

-

Caracas.-Este 29 de enero, Tarek William Saab pidió al Tribunal Supremo de Justicia que dicte prohibición de salida del país, de enajenar o gravar bienes y que congele las cuentas de Guaidó.

“Solicitamos [que] se dicten medidas cautelares”, dijo. Informó que su despacho abrirá una investigación preliminar contra Guaidó por el hecho de haber asumido competencias del Poder Ejecutivo, lo que considera una violación de la Constitución.

Lea también:

Saab: “Acudimos al TSJ para solicitar medidas cautelares contra Guaidó”

La averiguación la solicitó el presidente de la máxima corte, Maikel Moreno, la semana pasada en el acto de apertura del año judicial. Saab dijo que la decisión se debe a que “hay un ciudadano que prácticamente ha encabezado una acción en detrimento de la patria venezolana, que llevó a que inclusive países extranjeros solicitaran a Venezuela medidas sumamente graves que alteran el orden constitucional, entre ellas el aislamiento de cuentas”.

meta_value

Cuando en el discurso político se compara a Juan Guaidó con Carmona Estanga, uno se pregunta si el protocolo para la detención de este último habría sido el mismo que ha caracterizado el accionar del TSJ y del Ministerio Público en el caso de quien hoy constituye todo un dolor de cabeza para el Gobierno.

Lea también:

TSJ dicta medidas cautalares contra Juan Guaidó, tal como lo solicitó Tarek Saab

Lo digo porque, esta vez, el TSJ y el Ministerio Público, no solamente inician un procedimiento sino que, además, lo hacen con una inusual parsimonia en comparación con lo que hemos visto en anteriores oportunidades contra dirigentes de la oposición e incluso de la disidencia del chavismo-madurismo.

Solo basta recordar cómo en el año 2014 la Guardia Nacional se llevó detenido al dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López, directamente de una manifestación; o las circunstancias en las que fue detenido y puesto preso el ex candidato presidencial Henrique Capriles cuando se ponía a derecho (aun a sabiendas de que en Venezuela no existe el debido proceso) frente a los Tribunales del país; o, incluso, el propio exministro de Interior Miguel Rodríguez Torres en medio de una conferencia en las instalaciones de un hotel en Caracas.

Luego de la solicitud del Mnisterio Público, el TSJ se pronunció de manera inmediata | Foto: Rayner Peña

¡Cuento hasta tres, te dije ya! Te pongo preso a la 1… te pongo preso a la 1 y cuarto… te pongo preso a la 1 y media… te pongo preso a las 2…. Esa es la táctica dilatoria que utilizamos las madres cuando en realidad queremos advertirles a nuestros hijos que los vamos a reprender por alguna comportamiento indebido y estamos esperando que depongan su actitud voluntariamente.

Pero lejos de ser maternal, en el caso del TSJ y del Ministerio Público, el procedimiento pareciera apuntar a brindar un margen de espera, pues el argumento de que «así es como debe procederse conforme a lo que establece la ley», habida cuenta de los ejemplos ya citados y muchos otros, resulta poco creíble tras estos 20 años de experiencia que tenemos los venezolanos.

Es raro que esta vez sean tan puntillosos con el «debido proceso», tan by the book, tan respetuosos de la forma, tan bien portados. Para la urgencia que tiene el caso, según lo ha expresado el propio Maduro, se están tardando. ¿Por qué será? ¿Temor? Porque, paralelamente, el asesor de seguridad del Gobierno de los Estados Unidos, John Bolton, no se ha cansado de advertir una y otra vez que «habrá serias consecuencias para aquellos que intenten subvertir la democracia o ataquen a Guaidó». ¿Qué concluirán el chavismo y el madurismo a la luz de estos hechos? ¿Qué dicen hoy acerca de este contraste quienes aún creen en la revolución?

Esta madrugada, un comunicador muy ligado al presidente de la ANC, conductor de un programa de televisión de nombre «filoso y cortante», en VTV, el canal que debería ser de todos los venezolanos y no lo es, parece haberse despedido de su audiencia muy molesto e incómodo «con ciertas cosas (dijo) que han venido pasando» y que no detalló.

La censura, parece, no solo afecta a los más críticos de este lado, sino también a los grandes defensores de la revolución. Lo que sí mencionó, por encimita, fue a Interbanex, la plataforma exchange que hoy tiene el precio más alto del dólar, que fue autorizada por el Banco Central de Venezuela a una empresa privada aparentemente de procedencia española y que se especula pudiera ser una forma de tirar la piedra y esconder la mano en una ruta inicial hacia la liberación definitiva del Control Cambiario.

Aristóbulo Istúriz fue uno de los que dijeron una vez que si eliminaban el control cambiario los tumbaban, aludiendo a que esa medida era uno de los pilares fundamentales del Gobierno, emprendida para combatir la fuga de capitales.

El conductor del referido programa de TV habló de los aliados que, al parecer, no lo son. ¿A quién se referiría?… Orson Welles… él, él es quien pareciera estar escribiendo esta historia.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a