Ni la represión replegó protestas en Los Teques

127

Los Teques. 7:00 am: Tras un amanecer que daba cuenta de una sublevación militar y que mostraba a Leopoldo López al frente del grupo alzado con Juan Guaidó, la capital mirandina salió a la calle este 30 de abril.

Primero sonaron las cacerolas y la gente comenzó a salir de sus casas y edificios. El destino era el de siempre: la redoma La Matica. El lugar que ha sido escenario de todas las protestas en la capital mirandina desde que el pasado mes de enero se declarara la usurpación de Nicolás Maduro.

En ese punto comenzaron a congregarse en Los Teques. Mientras que en Carrizal el punto fue en Montañalta y, en Los Salias, la redoma de San Antonio de Los Altos. En los tres puntos, el cierre de la carretera Panamericana fue impostergable.


LEE TAMBIÉN: 

BRSIL AUTORIZÓ ASILO DE 25 MILITARES VENEZOLANOS


Algo hacía distinta esta jornada de protestas. El ánimo era totalmente distinto. Los presentes expresaban alegría y esperanza. En sus rostros y saludos se veía euforia y fuerza para una larga jornada. «¡Estoy segura que hoy es el día!», le decía una señora de la tercera edad a Jesús González, dirigente político de Voluntad Popular en Guaicaipuro y que ha liderizado las protestas en la capital mirandina.

La jornada de protesta

Pancartas, flores blancas, un burro que manifestaba contra Nicolás Maduro y una cinta azul en el brazo eran parte del panorama de la jornada que, para las 10:00 am, no había visto ni a un funcionario policial custodiando, como había ocurrido en otras protestas.

Pasada esa hora, llegaron. Ya los manifestantes habían alzado barricadas para resguardarse. Sabían lo que vendría. «La Guardia Nacional llegó lanzando bombas lacrimógenas«, comentaba una de las manifestantes, mientras dos jóvenes cargaban a una mujer de unos 20 años que le había caído una bomba en el tobillo izquierdo. Fue la primera herida de la jornada.

Pese a esto, los manifestantes no se replegaron ni se marcharon. La protesta apenas comenzaba. Luego del primer accionar de la represión, los uniformados dieron vueltas por varias horas a las protestas. Los ánimos se caldeaban.

Más enfrentamientos

En Los Nuevos Teques comenzaron a concentrarse y también fueron reprimidos con perdigones y bombas. Eran las 2:00 de la tarde. Dos columnas de humo negro se levantaban con la quema de cauchos. Venía la segunda tanda de enfrentamientos que para las 7:00 de la noche continuaba en la capital  mirandina.

Los Teques alzamiento
Funcionarios reprimieron durante todo el dia y detuvieron a más de una decena de personas. Foto: Pola de Giudice


Funcionarios que fueron identificados como de la Dgcim estaban infiltrados y se hacían pasar por encapuchados. Tras comenzar los enfrentamientos sacaron sendas pistolas y dispararon en múltiples oportunidades. Las personas corrían por todo el centro de Los Teques.

En la contienda, la GN los perseguía y disparaba perdigones. Una mujer resultó  herida en la calle Miquilén y fue atendida por los mismos manifestantes. Presentó heridas en brazo, hombro y piernas. Se contabilizaron a esta hora cercana las 3:00 pm una decena de detenciones.

«La GN lanzaba la bomba y pasaba el convoy, donde montaron a quienes estaban afectados por los gases», dijo Jesús Peña, quien auxilió a una de las heridas. En total, fueron una decena de heridos en la capital mirandina.

Al caer la noche continuaban los enfrentamientos. La larga jornada tenía un aroma picante que se propagó por toda la ciudad. Los Teques olía a gas, pero para Aura González de 67 años, «el aroma picante es el costo de la libertad».

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.