La mayor de la Aviación, Raynell Martínez Mujica, denunció que la Fuerza Armada Nacional fue secuestrada e invadida por ejes del terror y del narcotráfico, de la mano con funcionarios cubanos. Insiste a Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, para que nombre a un ministro de la Defensa en el exterior 

.

Siempre se negó a repetir el lema que impuso Hugo Chávez: Patria, socialismo o muerte. Con 17 años de carrera militar, la mayor de la Aviación Raynell Martínez Mujica decidió abandonar la Fuerza Armada Nacional y reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. En entrevista con El Pitazo, a través de Instagram Live, la funcionaria cuenta que en la institución existe una alianza entre Cuba y la corrupción que impide el quiebre total que ha sugerido Guaidó desde que asumió como presidente de la Asamblea Nacional, el 5 de enero de 2019.

El artículo 328 de la Constitución, que habla sobre la imparcialidad de las Fuerzas Armadas, no se aplica desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999. Ahora, la tildan de bolivariana, socialista y chavista.

En voz de Martínez Mujica, la institucionalidad fue sustituida por el comunismo: “los cubanos se convirtieron en los mejores amigos del alto mando militar”.

“A la FAN le cambiaron su estructura mental y de desarrollo. Fue secuestrada e invadida por los ejes del terror y del narcotráfico. Al principio los militares se negaron, pero al cabo de un tiempo, se acostumbraron. Los mandos bajos sí rechazan a los cubanos porque saben que de lo contrario estarían traicionando a la patria”, sostiene.

A pesar de que los quiebres no lucen tan visibles, por los registros del 23 de febrero cuando se intentó ingresar la ayuda humanitaria y del 30 de abril cuando se produjo un alzamiento militar, la funcionaria resalta que sí hay fisuras, sobre todo porque los rangos bajos no tienen cómo alimentarse ni ayudar a su núcleo familiar. El descontento en los cuarteles es real.

A su juicio, el quiebre “tiene años” porque la cantidad de soldados y oficiales que ha salido es innumerable. Solo permanecen los que obtienen algún beneficio económico o los que tienen miedo de elevar su voz porque no confían ni siquiera en el compañero más cercano.

“Aquel que realmente tiene el corazón venezolano y que juró defender la patria y las instituciones no creo que pueda seguir soportando esta situación”, afirmó.

.


¿Por qué no despegó ningún avión el 30 de abril? ¿por qué no había redoble de guardia? La respuesta es una, porque no hay militares suficientes para eso


Raynell Martínez Mujica

.

Ese 23 de febrero, Martínez Mujica estuvo con otros militares retirados, que se encuentran en el exilio, recibiendo a los uniformados que deponían sus armas y cruzaban la frontera para ponerse a la orden del presidente de la AN.

Ante la poca receptividad que ha tenido el proyecto de ley de amnistía y los constantes mensajes para que se unan al restablecimiento de la democracia, la mayor de la Aviación considera imperativo que Guaidó nombre a un ministro de Defensa en el extranjero y a los comandantes de cada componente.

“Así como Guaidó designó a representantes diplomáticos y armó su estrategia internacional, debe nombrar a los líderes naturales de las Fuerzas Armadas, porque cuando el militar vea el nombre de los nuevos comandantes y que se comienza a crear una nueva estructura sabrá a quién obedecer y cómo ejercer el plan. Se producirá el quiebre”, explicó.

Por doctrina, el militar sigue a su comandante general y al estado mayor. Ese debería ser el objetivo de la cabeza del Poder Legislativo.

¿Dónde estaban los militares?

Martínez Mujica conocía que Guaidó estaba planificando alguna operación, y que se estaban produciendo conversaciones con oficiales leales a Maduro, pero no puede afirmar si sirvieron de doble agentes con el gobierno de Donald Trump. De haberlo hecho, señala que ese sería el peor comportamiento que podría tener un militar venezolano.

Se pregunta por qué el 30 de abril ningún militar de la policía aérea que estaba en la base militar de La Carlota salió a replegar el alzamiento de un grupo de funcionarios, en su mayoría GN, que manifestaban su descontento hacia Maduro desde el Distribuidor de Altamira.

“¿Por qué no despegó ningún avión el 30 de abril? ¿por qué no había redoble de guardia? La respuesta es una, porque no hay militares suficientes para eso. Hasta los cadetes tienen que salir los fines de semana; igual ocurre con los soldados que no tiene alimentos ni agua. Las universidades no se asemejan ni a un liceo, porque no tienen cuadernos”, detalló.

No es intervención

Los militares en el exilio plantean la aplicación del artículo 187.11, una vez se agoten todas las vías democráticas. Martínez Mujica aclara que no se trataría de una intervención, sino de un apoyo por el rescate de la constitucionalidad en Venezuela. Subrayó que cuentan con el adoctrinamiento, pero les hace falta asesoría en la parte operativa, es decir, ayuda en inteligencia y equipos. “No podemos seguir permitiendo la invasión rusa, china y cubana”, apuntó.

DÉJANOS TU COMENTARIO