¿Qué ganan gobierno y oposición al negociar y qué pierden al no hacerlo?

El proceso puesto en pausa en México ofrece incentivos a unos y otros pero, sobre todo, brinda una posibilidad a los venezolanos de atender la crisis social que atraviesa el país

172
Hotel Sofitel, lugar de las reuniones entre el gobierno de Maduro y la oposición venezolana en Ciudad de México | Foto: Gabriela González

¿Se repite la historia? El nuevo proceso de negociación entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición entra, como ha ocurrido en otras oportunidades, en una pausa que hasta el momento no queda claro si será definitiva.

La extradición del empresario colombiano a quien el gobierno de Maduro reconoce como funcionario diplomático y, además, “miembro pleno” de la delegación negociadora, fue el argumento usado para no viajar este 17 de octubre a la Ciudad de México, a la cuarta jornada de este proceso.

La pausa afecta a lo que quizás sea, hasta ahora, lo más relevante de este proceso: la concreción de una mesa técnica de atención social y ultimar detalles para, entre otras cosas, operar a varios niños que requieren trasplantes.

Desde México, el jefe de la delegación opositora, Gerardo Blyde, señaló que para esta jornada se esperaba darles formalidad a los integrantes, de lado y lado, de la mesa técnica, la cual, tras cinco semanas desde que se aprobó, no se ha constituido. Cada delegación debe designar a tres miembros.

También quedó en pausa suscribir el mecanismo de consulta que quedó plasmado en el documento leído por el representante de Noruega, Dag Nylander, en la jornada pasada.

¿Qué gana la oposición al negociar?

  • Seguir presionando por garantías electorales de cara a los próximos procesos.
  • Seguir presionando por adelantar las elecciones presidenciales.
  • Atención a la crisis humanitaria.

¿Qué gana el gobierno de Maduro al negociar?

  • Posibilidad de flexibilizar algunas sanciones, como ya ha ocurrido con el gas licuado.
  • Legitimidad.

¿Qué pierde la oposición al no negociar?

  • Se aleja la posibilidad de que logren mayores garantías electorales y políticas.
  • Pudiera reducirse el rango de acción opositora, toda vez que no está claro qué ocurrirá el 4 de enero de 2022 cuando culmina, según el estatuto de la Transición, el Gobierno interino.

¿Qué pierde el gobierno de Maduro al no negociar?

  • La oportunidad de flexibilizar las sanciones.
  • Aumentar el aislamiento.

Aunque el Gobierno pudiese ganar legitimidad con la negociación, no hay que olvidar que el proceso electoral previsto para el 21 de noviembre puede jugar un papel preponderante, dependiendo de lo que plasmen la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea y del panel de expertos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Ambos, Gobierno y oposición, tienen incentivos para seguir negociando, pero a la oposición le urge más lograr condiciones electorales para poder aspirar a llegar al poder. Por otro lado, aunque las sanciones le pesan al gobierno de Maduro, han logrado sortearlas con cierto margen de maniobra.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.