20 C
Caracas
lunes, 25 enero, 2021

Perfil | Salvador Franco comandó el Cuerpo de Seguridad Indígena Aretauka

El indígena pemón, de 38 años, falleció este domingo en la cárcel del Rodeo ll, presuntamente a causa de complicaciones intestinales ocasionadas por una amibiasis no tratada. Franco fue señalado de colaborar en un alzamiento militar en 2019 en la Gran Sabana

-

Caracas.- Salvador Fernando Franco, de 38 años, fue comandante del Cuerpo de Seguridad Indígena Aretauka desde 2019, grupo de pemones que fue formado por el alcalde Emilio González ante las pretensiones del gobierno de Nicolás Maduro de instalarse en las zonas mineras de la Gran Sabana.

No se trató de un grupo armado, sus integrantes sabían de defensa personal y eran expertos en el manejo de arcos y flechas, único implemento que usaban para defenderse. «Varios pueblos indígenas se unieron con la intención de salvaguardar su territorio, ya que habían amenazas de militarizar la Gran Sabana. Es por ello que se hizo frente a estas pretensiones y se formó el cuerpo de seguridad que instaló un punto de control en San Francisco de Yuruaní, Kumarakapay», detalló a El Pitazo el alcalde Emilio González, que se encuentra exiliado en Brasil desde febrero de 2019.

Un mes después de la fundación de la Seguridad Indígena, exactamente el 22 de febrero de 2019, hubo una incursión violenta de parte de efectivos de las Fuerzas Armadas que ingresaron a la Gran Sabana para impedir el ingreso de ayuda humanitaria por Brasil, solicitada por Juan Guaidó.

LEE TAMBIÉN

Foro Penal confirma muerte del indígena pemón Salvador Franco en El Rodeo

Savador Franco dirigió a varios indígenas pemones que frenaron por varias horas la avanzada de militares hacia la frontera. Ellos, armados con piedras, palos, arcos y flechas, fueron atacados con fusiles. La reyerta dejó ocho muertos y alrededor de 20 heridos, todos presentaron heridas de fusil. Esta situación implicó uno de los éxodos más grandes conocidos en la historia del pueblo pemón: solo el primer día, 1.500 indígenas se desplazaron hacia Brasil.

El Cuerpo de Seguridad Indígena fue desplazado por militares y grupos de colectivos armados que tomaron la Gran Sabana. En diciembre de 2019, Salvador Franco y otros 12 indígenas pemones fueron llamados por un grupo de militares que pretendían iniciar un alzamiento militar en el Fuerte de Luepa para luego desplazarse hacia el Fuerte Escamoto, ubicado a unos 10 kilómetros de la frontera con Brasil.

La operación, denominada Wey Pa´Ka en pemón y en castellano Aurora, fue encabezada por el teniente José Rodríguez Araña. Según testimonios, los 13 indígenas pemones habrían ingresado descalzos y desarmados al Fuerte de Luepa mientras los militares dormían. Entraron a un dormitorio donde permanecía el comandante del pelotón, un teniente coronel, y lo amarraron.

LEE TAMBIÉN

Alcalde de Gran Sabana pide actuación internacional ante muerte de pemón en prisión

- Advertisement -

Luego de que los indígenas aseguraron el fuerte, ingresaron los militares y sustrajeron armas y uniformes. Cuando la operación fue abortada, los mismos pemones ayudaron a huir por la selva a los rebeldes hacia Brasil.

Por esta razón, Salvador Franco fue arrestado junto con otros 12 pemones y sacado de la Gran Sabana para ser recluido en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Boleíta, Caracas. Su padre y hermano recibieron la noticia este domingo mientras atendían un conuco en la población de Sorocaima l, ubicada en Brasil, y donde se asentaron cientos de pemones que huyeron de la violencia en 2019.

En diciembre, los 13 indígenas asistieron a su audiencia en los tribunales militares, donde fueron acusados de terrorismo. Franco presentó complicaciones de salud desde que fue recluido en la Dgcim, contrajo amibiasis y otras afecciones en la piel y no le permitieron tratamiento.

«Salvador fue un muchacho colaborador en las movilizaciones con su camión 350, apoyando de una manera sin esperar nada a cambio; fue noble, trabajador y colaborador», puntualizó el alcalde González.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado