El Pitazo tuvo acceso a un punto de cuenta elaborado por el Comité ad hoc de Donaciones, Liberalidades y Ayudas Humanitarias de Pdvsa que planteaba la renovación del acuerdo, el cual no fue aprobado por la llegada del comandante Héctor Herrera a la dirección ejecutiva de Salud de la estatal y las deudas que la petrolera tiene con hospitales de Italia que apoyan el programa sanitario

Desde el mes de enero de 2018, Petróleos de Venezuela (Pdvsa) dejó de cancelar los compromisos de pago asumidos en el convenio sanitario internacional con la Asociación para el Trasplante de Médula Ósea de Italia (Atmo), que tiene como objetivo garantizar la infusión de células madres de donantes no emparentados en pacientes venezolanos con leucemias y linfomas. En medio del impago, el Comité Ad Hoc de Donaciones, Liberalidades y Ayudas Humanitarias de Pdvsa —que depende de la Gerencia Corporativa de la oficina de la Presidencia de la petrolera y coordina el programa de salud— tuvo la intención de renovarlo en agosto de 2018, pero su aprobación no se concretó.

La renovación del programa sanitario, que el Gobierno de Venezuela asumió materializar con Italia en el año 2010 y renovó con la firma de un convenio en 2016, se plasmó en un punto de cuenta, elaborado por el comité encargado de coordinar el acuerdo de salud. El señalado punto de cuenta fue presentado ante el director ejecutivo de Salud, doctor Ernesto Márquez, y luego sería remitido para su consideración y aprobación por el actual presidente de la compañía petrolera, Manuel Quevedo.


LEE TAMBIÉN: 
PADRES DE NIÑA CON CÁNCER SOLICITAN UNIDAD ONCOLÓGICA PARA EL SUR DEL LAGO

El punto de cuenta, fechado el 17 de agosto de 2018, mantenía renovar y firmar nuevos acuerdos con los 12 hospitales públicos de Italia; reembolsar a la Atmo, encargada de la atención psico-socio-sanitaria de los pacientes remitidos por la empresa petrolera, el monto de 4.725.540,09 de euros, correspondientes a la deuda acumulada entre los meses de junio y noviembre de 2016 y enero y julio de 2018.

También contemplaba el pago de los gastos de los pacientes referidos el 7 de marzo de 2018 y la cancelación de 3.102.464,41 de euros, que representaban el pago pendiente con ocho centros de salud italianos por concepto de facturación del año pasado.

Una vez aprobado el trámite interno, la compañía petrolera comunicaría formalmente a las cancillerías de Venezuela e Italia la continuación del convenio sanitario internacional.

La renovación del convenio enfrentó la burocracia interna de Pdvsa. Un funcionario de la compañía petrolera, consultado por El Pitazo bajo la condición de anonimato, señaló que los miembros del comité ad hoc y el director ejecutivo de Salud, Ernesto Márquez, tuvieron que plantearle la necesidad de renovar el programa sanitario al director de enlace de Salud y exdirector ejecutivo de Recursos Humanos, Robert Pérez, quien estaría encargado de autorizar la continuidad del acuerdo.

“A Robert Pérez se le dijo que era importante renovar el convenio porque Pdvsa se podría meter en un problema internacional y además había familias y pacientes afectados con la suspensión del programa de salud. Por eso, Pérez decide renovar y se elabora el punto de cuenta con el fin de evitar problemas y que pudiera salir afectado el ministro Quevedo.

«Primero, se tenía que resolver el pago de la deuda acumulada, por lo que se planteó cancelar y, luego, firmar la renovación. Pero hubo nuevos cambios de directores en la oficina de la Presidencia de Pdvsa y en el comité del programa. Después se manifestaron los problemas con el flujo de caja de Pdvsa, pues no había recursos para pagar la deuda”, indicó el funcionario de la estatal.


LEE TAMBIÉN: 
OMS ADVIERTE QUE ES RIESGOSO INYECTAR AGUA DESTILADA EN LA SANGRE

El empleado de Pdvsa señaló que la renovación del convenio de trasplante de médula ósea se detuvo con la designación, en septiembre de 2018, del comandante Héctor Herrera como director ejecutivo de Salud de Pdvsa y del Comité Ad Hoc de Donaciones, Liberalidades y Ayudas Humanitarias de Pdvsa. Hasta ahora, el punto de cuenta de la renovación del convenio de trasplantes de médula ósea no ha sido firmado por Herrera ni aprobado por el ministro Quevedo.

“Luego de que recibimos la información de la renovación del convenio, comenzamos a enviar correos con la situación financiera del programa al doctor Ernesto Márquez y luego hicimos diligencias para concretar el nuevo acuerdo. Pero con la llegada del comandante Herrera a la Dirección Ejecutiva de Salud todo se detuvo”, admitió la directora general de la Atmo, Enrica Giavatto.

Pdvsa planteó cesar el convenio de trasplantes

La decisión de renovar el convenio ocurre luego de que el 18 de junio de 2018 el Comité Ad Hoc de Donaciones, Liberalidades y Ayudas Humanitarias de Pdvsa presentó un punto de cuenta en el que se planteaba el cese del programa de salud con Italia. En el documento se informó que tras reuniones de este comité ad hoc y la Fundación Simón Bolívar de Citgo Petroleum Corporation, filial de Pdvsa, el acuerdo sería ejecutado con los recursos y personal de la Fundación Simón Bolívar. La Atmo ya no colaboraría más para apoyar a los pacientes con leucemias y linfomas con necesidad de un trasplante medular.

Sin embargo, el funcionario de la petrolera aseguró que el doctor Ernesto Márquez, director ejecutivo de Salud de Pdvsa en ese entonces, se abstuvo de firmar el punto de cuenta, especialmente por la notificación formal que luego debían ofrecer a la Cancillería italiana y a los hospitales públicos del país europeo sobre la decisión.

En noviembre de 2017, los miembros de la oficina de la Presidencia de Pdvsa, de la cual depende el comité que coordina el convenio entre Pdvsa y Atmo, sostuvieron reuniones para prescindir de la colaboración de la Atmo en el acuerdo de salud por mantener reservas con el pago de 450.000 euros que erogaba anualmente la petrolera estatal a la asociación italiana por concepto de gastos administrativos, contó el funcionario de la estatal. Por esa razón, resaltó, se habría decidido revisar el acuerdo, incluso realizar una auditoría a la Atmo.

Estos pagos administrativos a la Atmo fueron acordados con Pdvsa en la cláusula tercera del convenio firmado en 2016.

Hay otro elemento más que revela la intención de Pdvsa de romper su relación con la Atmo. Giavatto asomó que para el mes de abril del año pasado, dos meses antes de la elaboración del punto de cuenta sobre el cese del acuerdo sanitario, la Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplantes de Órganos, Tejidos y Células (Fundavene), adscrito al Ministerio de Salud, no había enviado más solicitudes para realizar en Italia las pruebas de compatibilidad a los pacientes y familiares. Los resultados de estos análisis eran evaluados por el Comité Hemato-Oncológico de Fundavene para luego autorizar la salida del país de las personas que requerían de un trasplante medular y no contaban con un donante compatible. El examen de compatibilidad es un requisito indispensable para que un paciente sea beneficiario del convenio.

No es la primera vez que Pdvsa plantea separarse de la Atmo. Antes de la firma del acta de intención y luego del convenio sanitario internacional entre Pdvsa y Atmo, el programa era financiado por la Fundación Simón Bolívar de Citgo desde el año 2008. Sin embargo, en 2013 la institución de la filial de Pdvsa decidió rescindir de la participación de la Atmo porque la Simón Bolívar sostenía que la asociación italiana incumplió con la presentación de informes relacionados con gastos de recursos asignados entre 2008 y 2013.

Por esa razón, los trasplantes de médula ósea comenzó a coordinarlos la Fundación Simón Bolívar de Citgo —que contaba con hospitales en Argentina y España, además de seis centros de salud de Italia— y se paralizó el financiamiento a la Atmo. Sin embargo, la fundación de Citgo presentó dificultades para atender a todos los pacientes que requerían de trasplantes de médula ósea, lo que generó listas de espera e incluso produjo el fallecimiento de más 60 pacientes que no alcanzaron a realizarse el tratamiento a tiempo para controlar el cáncer en la sangre, denunció Giavatto.

En el punto de cuenta sobre el cese del convenio, los miembros del comité ad hoc sostienen que durante las reuniones se plantearon alternativas para continuar con el programa de trasplante de médula ósea “sin intermediarios y sin necesidad de afectar el flujo de caja de Pdvsa”. Incluso se solicitó saldar la deuda contraída con la Atmo y los hospitales italianos.

Pero para el mes de junio del año pasado, Pdvsa aún no había cumplido con el pago mensual con la Atmo ni con los centros de salud de Italia, como lo establece la cláusula tercera del convenio, ni siquiera procedieron a la cancelación por adelantado del 50% del pago de la inversión por tratamiento de cada uno de los pacientes remitidos a Italia, que recibieron autorización de Fundavene y del Comité de Salud de Pdvsa.

La deuda acumulada, contraída por Pdvsa con la Atmo y los 12 hospitales públicos de Italia, para el mes de abril de 2019 está en 10.196.263,57 de euros. El impago derivó en la suspensión del convenio sanitario, situación que impide que más pacientes con patologías, como leucemias y linfomas, puedan realizarse un trasplante de médula ósea; además, limita la cancelación de los pagos por concepto de manutención de 19 familias que se encuentran con sus pacientes en el país europeo.

Funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro, como el canciller Jorge Arreaza, sostienen que las sanciones aprobadas por Estados Unidos en contra de Venezuela impidieron el pago del convenio. Sin embargo, el funcionario de Pdvsa, consultado por El Pitazo, aseguró que tres gerentes que ocuparon entre 2018 y 2019 la Gerencia Corporativa de la Oficina de la Presidencia de Pdvsa (Iris Medina, Paola Sánchez y Gustavo Guevara), de la que depende el comité ad hoc del programa de salud, no aprobaron los puntos de cuenta en los que se asentaron los montos correspondientes a los pagos del primer semestre de 2018.

La deuda comenzó a acumularse mucho antes de la aprobación de las órdenes ejecutivas de la Oficina de Control de Activos en el Extranjero (Ofac, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que afectaron directamente a la compañía petrolera y que entraron en vigencia el 29 de enero de 2019.

Cuando la Gerencia Corporativa de la Oficina de la Presidencia de Pdvsa decide saldar los compromisos en noviembre del año pasado, la estatal manifestó no contar con suficientes recursos pagar la deuda. Tampoco el convenio sanitario contaba con una partida presupuestaria para garantizar el pago anual.

A principios de 2019, Quevedo aprobó 10.000.000 de dólares para cumplir con los compromisos con el convenio. Pero el Gobierno denunció que las tres transferencias que hizo fueron rechazadas por Novo Banco, entidad financiera de Portugal que recibe los fondos del programa, por las sanciones que emitió contra Venezuela la administración de Donald Trump.

El único soporte de pago de facturas conocido es el que Arreaza mostró en su cuenta oficial en Twitter y que se refiere al pago de 4.851.278,79 euros, correspondiente al pago de las facturas del primer trimestre de 2018.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.