20.6 C
Caracas
jueves, 6 agosto, 2020

Oficialismo recorrió tres kilómetros para rechazar «intervención» de Trump

-

Caracas.“No es tiempo de traidores”. El gobernante Nicolás Maduro pidió a sus seguidores lealtad y mantenerse apegados a los “ideales supremos” de Venezuela. Insistió en este aspecto luego de advertir, una vez más, que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, planea invadir el territorio venezolano para deponer su gobierno, que no ha sido reconocido por más de 50 países del mundo.

“Yo me alimento del amor y la lealtad de ustedes todos los días”, continuó Maduro, quien habló desde una tarima instalada en la avenida Urdaneta, en el centro de Caracas, donde encabezó este sábado, 23 de febrero, un acto de masa, que convocó el Partido Socialista Unido de Venezuela. Allí, Maduro volvió cuestionar los planes «desestabilizadores» que, a su juicio, tiene la Administración de Trump en Venezuela con el apoyo de la oposición y el presidente encargado, Juan Guaidó.

Los simpatizantes eran, en su mayoría, empleados públicos de instituciones del Gobierno| Foto: Ronald E. Peña.

El gobernante señaló que Estados Unidos busca intervenir al país y, para lograrlo, usa como pretexto el ingreso de la ayuda humanitaria, que la Asamblea Nacional gestiona para paliar los estragos de la emergencia humanitaria compleja que atraviesa el país, y que Maduro se ha empeñado en negar. Para Maduro, transcurrido un mes desde que Guaidó asumió las competencia del Ejecutivo, el golpe que pretende concretar la oposición en su contra ha fracasado.


LEE TAMBIÉN: 

MÁS DE 190 HERIDOS TRAS REPRESIÓN EN LA FRONTERA DE TÁCHIRA CON COLOMBIA

“Yo le pregunto a esa minoría opositora que apoya una invasión ¿hasta cuándo van a seguir inventándose jueguitos? ¿Qué han logrado en 20 años? ¿Qué han logrado en estos 30 días? Hoy debieron convocar a elecciones presidenciales y no lo hicieron”, les dijo Maduro, en tono desafiante, a los líderes de la oposición. “Hace un mes –el 23 de enero–, desde Miraflores, les dije: pasarán los días y Nicolás Maduro seguirá frente a la patria, y aquí estoy cumpliendo con el compromiso, ustedes son los que deciden en Venezuela, no decide Donald Trump, ni el patiquín de (Iván) Duque”, señaló, quien retó a Juan Guaidó a llamar a elecciones. «Vamos a ver quién tiene más votos», agregó luego de calificar a Guaidó como un «títere del imperio».

Maduro pidió lealtad a sus seguidores| Foto: Ronald E. Peña.

Maduro se dirigió a sus simpatizantes por más de 30 minutos, luego de que la manifestación se concentrara en por lo menos seis cuadras de la avenida Urdaneta (desde la sede del Ministerio Público en la esquina de Anima hasta las cercanías del BCV). Los chavistas caminaron tres kilómetros aproximadamente tras salir desde la avenida Libertador, a la altura del edificio de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv), que fungió como punto de concentración de la movilización. Iban por el trayecto bailando al ritmo de la música que se proyectaba por los amplificadores de sonido, que fueron colocados en diferentes vehículos que iban en caravana por la vía. En el camino se oyó mucha salsa, pero también las arengas del presidente fallecido Hugo Chávez, quien en vida repudió al «imperialismo norteamericano».

Algunos de los asistentes a la marcha, en su mayoría empleados públicos de diferentes instituciones del Gobierno, llegaron a Caracas luego de que el partido activara una flota de autobuses Yutong, los que el Gobierno importó de China. Se pudo observar también que integrantes de Consejos Comunales y de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) pasaban la asistencia a la marcha con los carnet de la patria de los manifestantes. Funcionarios de la milicia hicieron acto de presencia para respaldar a Maduro sin lucir sus uniformes. La movilización estuvo encabezada por el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, la ministra para las Comunas, Blanca Eekhout, y la alcaldesa del municipio Libertador, Érika Farías.

Los manifestantes respaldaron la tesis de la intervención extranjera que maneja el Gobierno| Foto: Ronald E. Peña.
- Advertisement -

Luis Colina, quien llegó del estado Vargas, acudió a la marcha para denunciar los «peligros» que supone una posible intervención extranjera. “Si esa ayuda pasa habrá conflicto, habrá muertes”. Otra manifestante, que no quiso dar su nombre, indicó que defiende la legitimidad de Maduro y cuestionó que la oposición se preste para apoyar una invasión. “Uno debe amar a su patria como ama a sus hijos”, señaló la manifestante, quien pidió el cese del “bloqueo económico” que tiene Estados Unidos, razón a la que atribuye la crisis económica que actualmente atraviesa el país.

En su discurso, Maduro catalogó de “show” la solicitud de la ayuda humanitaria de la oposición y aseguró que está dispuesto a pagar a cualquier país los alimentos y medicinas que necesitan los venezolanos. «Nosotros no somos mala paga, somos gente honorable», recalcó el mandatario cuestionado por la comunidad internacional. Seguidamente, señaló que la comida que Estados Unidos trajo en sus cargamentos a Colombia está en malas condiciones, e incluso aseguró que dos colombianos fallecieron tras consumirla. “La comida podrida que pretenden ingresar solo llegaría a 15.000 personas y nosotros con los Clap llegamos a seis millones con un mercado sustancioso. Con la verdad no temo ni ofendo”, dijo.

Desde las 8:00 de la mañana, los manifestantes se concentraron en las inmediaciones de la sede de la Cantv, en la avenida Libertador | Foto: Ronald E. Peña.
La marcha ocupó por lo menos seis cuadras de la avenida Urdaneta| Foto: Ronald E. Peña.

Repudió los actos de violencia que ocurrieron en la frontera colombo venezolana que, a su juicio, fueron provocados por “guarimberos”  apoyados por la oposición. “Ayer y hoy hicieron un show y, ahora, le perturban la vida al noble pueblo de la frontera, le han llevado la guarimba (…), tremendo gobierno interino que sale a generar violencia; pero guarimbero que salga, guarimbero preso”, sentenció Maduro.

Varios simpatizantes que acudieron a la marcha no se quedaron a oír el discurso de Maduro. Quienes llegaron cerca de la tarima, se regresaron por las calles aledañas a la avenida Urdaneta. El gobernante, quien estaba acompañado de su esposa, Cilia Flores, y parte de su buró político, reconoció la labor de la Fuerza Armada Nacional por “defender la patria” e informó su decisión de romper las relaciones diplomáticas con el gobierno de Colombia, que apoya actualmente a Estados Unidos con el acopio de la ayuda humanitaria que la oposición aspira ingresar al país. «Soberano coñazo le estamos dando a la intervención gringa», sentenció Maduro.

¿Qué tan útil fue esta publicación?