22.3 C
Caracas
domingo, 9 mayo, 2021

«No queremos pelear, sino que defiendan el país»: el mensaje a la Fuerza Armada Nacional

-

Caracas.- Doriany Ortega no quiere que la memoria de su hija de apenas cinco años de edad borre “los últimos días de Nicolás Maduro”, y por esa razón salió a la manifestación de este 23 de febrero, la cual tenía como propósito pedir el ingreso de la ayuda humanitaria. A las 10:00 am partió de su residencia, ubicada al este de Caracas, junto a Lucía y su segunda hija, Mariana, de tres meses. Aunque tenía previsto acudir a una base militar, específicamente a La Carlota, que es zona de seguridad, no sintió temor de llevar a sus dos hijas.  

No estuvo tan cerca, pero acompañó los mensajes que los demás ciudadanos intentaban comunicar a través de unas rejas, que estaban protegidas de manera improvisada. Los uniformados caminaban de un lado a otro, mientras una tanqueta tipo murciélago resguardaba el puesto militar. Ese era su mayor escudo para defenderse de unos ciudadanos que acudieron a la base aérea para invitarlos a apegarse a la Constitución.

Una manifestante sostiene un volante de la ayuda humanitaria y una bandera nacional en la valla perimetral de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda
Foto: Francisco Touceiro.

Los opositores caminaron desde Santa Fe, Plaza Las Américas, El Millenium, Santa Mónica, San Bernardino, Chacaíto y Altamira hasta La Carlota, como se les comunicó al llegar a cada punto por seguridad. Los que se reunieron en San Bernardino, específicamente en la avenida Vollmer, fueron reprimidos por la Policía Nacional para obligarlos a disolver la concentración o para que salieran antes de lo previsto. Esa era la orden que habían recibido los funcionarios. Incluso, tenían carta abierta para lanzar lacrimógenas en el Hospital J.M de Los Ríos “si era necesario”, de acuerdo con el testimonio de un manifestante.

-Soldados, no queremos pelear con ustedes, sino que luchen por nuestro país. ¿Qué están esperando? – le gritaba un joven a un grupo de cinco militares que se encontraba a 50 metros aproximadamente en la base aérea.

Miles de caraqueños respondieron al llamado a movilizarse a cuarteles militares. Colmaron los alrededores de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda
Foto: Francisco Touceiro.

Otro uniformado, contemporáneo al joven que exclamaba, enredaba una cuerda entre la reja para redoblar la seguridad. Cada vez más se acercaban personas de todas las edades, hasta que llegó una niña y leyó en voz alta el artículo 1 del proyecto de amnistía que prepara el Parlamento, el cual dice que se otorgarán garantías a los civiles y militares que contribuyan con la restitución de la democracia en Venezuela. Sin embargo, los castrenses nunca voltearon su mirada.

De forma progresiva ubicaron algunas tanquetas tipo rinocerontes y camiones desde la entrada principal, cercana al Centro Comercial Ciudad Tamanaco, hasta el distribuidor Altamira. En ese punto estaba el final de la concentración de los manifestantes, quienes gritaban consignas de libertad, entonaban el Himno Nacional, rezaban o cantaban.

- Advertisement -

Aime Guerra llevaba una bandera y una gorra tricolor. Solo pedía que no levantaran sus armas, pues esperaban la entrada de la ayuda humanitaria por las fronteras.

Manifestantes sostuvieron pancartas alusivas al ingreso de la ayuda humanitaria, frente a la entrada de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda
Foto: Francisco Touceiro.

-Mira lo que tenemos, nuestra bandera. No hay armas. Y yo quisiera decirles que cuando Maduro se vaya, no se los van a llevar.

Por un momento, el reto del Maduro Challenge, que consiste en mencionar su nombre y obtener una respuesta en rechazo al gobernante, tomó relevancia, por lo que algunos dirigentes juveniles y diputados pidieron tener disciplina y solo enviar mensajes pacíficos que acercaran a los castrenses. También pidieron no subirse a los muros ni a las rejas de la instalación militar por seguridad.

“Amigo, soldado; vente pa’ este lado”, “soldado, escucha: únete a la lucha”, eran las consignas que repitieron en innumerables oportunidades. En las reflexiones que hacían, las mujeres abrían sus brazos para que estrecharan las manos y los hombres exigían que hicieran caso omiso a las órdenes de sus superiores. Pero los esfuerzos fueron en vano porque la distancia entre ambas partes marcó la jornada.

Una de las dirigentes juveniles de Un Nuevo Tiempo comunicó que los guardias habían pedido cordialidad y que no provocaran un escenario de represión, porque esa no era la intención.

Miles de caraqueños respondieron al llamado a movilizarse a cuarteles militares. Colmaron los alrededores de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda
Foto: Francisco Touceiro.

Para evitar algún impase con los uniformados, los diputados Gilber Caro, Adriana Pichardo y Manuela Bolívar hicieron un juramento a la bandera.

En el distribuidor de Altamira estaba Lorena Sánchez, con su camisa blanca y un rosario en su cuello. No pudo aguantar la emoción de sentir cerca el ingreso de la asistencia humanitaria y abrazó a su sobrina. Le dijo que la lucha era por ella para que viviera otro gobierno y una vida sin angustias.

Un manifestante sostiene un cartel pidiendo auxilio a los efectivos militares
Foto: Francisco Touceiro.

Eran casi a la 1:00 pm y el desespero se apoderaba de algunos, pues la señal era bastante precaria y se veían impedidos para corroborar cómo estaba la situación en Ureña o en Roraima; si había aumentado el número de militares que reconocían al presidente encargado de Venezuela o si había represión. Solo podían saberlo si salían del lugar.

La dirigencia no había informado hasta qué hora estarían en ese lugar ni había especificado qué actividad concreta se realizaría, por lo que el grueso de los asistentes comenzó a retirarse a las 2:00 pm, con la esperanza de conocer que la fase de la entrada se concretaría.

Manifestantes gritaban consignas y enviaban mensajes desde la valla perimetral de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda, tratando de disuadir a los efectivos militares para que permitan el ingreso de la ayuda humanitaria
Foto: Francisco Touceiro.
Mónica Santamaría, hermano del preso político José Luis Santamaría sostiene una pancarta con la palabra libertad, durante la movilización en los alrededores de La Carlota
Foto: Francisco Touceiro.
Un manifestante sostiene una pancarta en la solicita a la Aviación Militar establecer un puente aéreo para el ingreso de la ayuda humanitaria
Foto: Francisco Touceiro.
Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado