“No completamos la misión y eso no quiere decir que todo termina aquí”

Caraqueños convocados para asistir a los comandos de la GNB, cercanos a su localidad, este sábado, repudiaron la acción de los funcionarios cantrenses, lo que impidió la entrega del documento. Otros, manifestaron su indignación y sintieron que la estrategia no les funcionó.

428
Entrega de documentos a cuarteles militares. La casona.
Cumplieron con la actividad propuesta por Guaidó. Foto: Luis Miguel Caceres

Rosibel Cristina González

Caracas.- “La Guardia Nacional no se subordina a un civil, por el contrario, se mantiene firme, en la soberanía de la patria y en defensa del comandante en jefe Nicolás Maduro”, respondió un funcionario castrense a las personas que desde la plaza Francia de Altamira, caminaron hasta La Casona, zona militar, de acuerdo con el llamado que hiciera el presidente encargado de la República, Juan Guaidó, de dirigirse este sábado a las principales unidades militares en Caracas.

Con el documento en mano, en el que le solicitaban a la Fuerza Armada, unirse en respaldo a las propuestas de cambio contempladas en la operación libertad, el vocero de los presentes en este punto, se acercó al funcionario. La respuesta inmediata de parte del uniformado fue quemarlo.

LEE TAMBIÉN: 

Seguidores de Guaidó se movilizaron hacia la sede militar de La Casona

Luego de la acción, las personas decidieron retirarse de la cuadra resguardada por no más de veinte funcionarios, entre militares y de orden público de la Policía Nacional Bolivariana.

Los puntos de encuentro en otros sectores de la capital fueron: La Comandancia de la Armada en San Bernardino, Coche, plaza Washington de El Paraíso y kilómetro 12 de El Junquito.

Durante el recorrido realizado por el equipo reporteril de El Pitazo, desde tempranas horas de la mañana del sábado, se constató que los residentes de las diferentes zonas convocadas por Juan Guaidó, acudieron al llamado.

Organizados en pequeños grupos, emprendieron la caminata a la sede militar de su localidad, pero todas fueron custodiadas con piquetes de funcionarios, solo en La Casona, que no fue uno de los puntos previstos, a las personas se les permitió dialogar con el funcionario a cargo, en el resto de los puntos, la acción fue infructuosa.

Mientras que los habitantes de El Paraíso, no pudieron llegar a la sede militar, situada en las adyacencias a la plaza Madariaga, mucho menos a la cercana a la plaza Washington. El mismo escenario se registró en San Bernardino y Coche.

Sin represión

“No completamos la misión y eso no quiere decir que todo termina aquí. El comportamiento de estos militares demuestra que es por obligación, porque en el fondo sabemos que ellos pasan las mismas necesidades que la población civil”, dijo Carmen Aguirre en Altamira.

En esta actividad, los funcionarios castrenses no arremetieron contra las personas, con la emisión de gases lacrimógenos, como es costumbre en todas las concentraciones pacíficas, convocadas por Juan Guaidó.

| Foto: Ronald E. Peña.

Sin embargo, otros ciudadanos expresaron su inconformidad con la actividad de este sábado. Carlos Cruz dijo “No me parece que nos hayan movilizado para esta payasada. Quedamos en ridículo y, quién ha visto además que un guardia nacional le responda a un civil, más aún si está al lado de un superior”.

Omaira Acevedo, residente de La Pastora, pero acompañada de otras personas en El Valle expresó “Me vine a esta zona para caminar al comando de la GNB con mi comadre. Y me da rabia, porque siento que perdimos el tiempo. Guardia no es gente, es un bloque de concreto que te ignora y te agota con su postura de arrogancia y poder, pero veremos cuánto les dura, sobre todo a esos que dicen apoyar a Maduro y se les nota por fuera que también quieren salir de él, como el resto de los venezolanos.

| Foto: Ronald E. Peña.
| Foto: Ronald E. Peña.

DÉJANOS TU COMENTARIO