Manifestantes en la plaza Sadel: “Después del 30A la gente se desanimó”

Quienes asistieron a la convocatoria de la oposición en respaldo a la Asamblea Nacional lamentaron la poca asistencia y la desmotivación que siente el venezolano después del alzamiento militar fallido del 30 de abril

601
El presidente encargado, Juan Guaidó, indicó que había instruido al embajador de Venezuela en EE. UU., Carlos Vecchio, para que se reuniera con el jefe del Comando Sur, almirante Craig Faller | Foto: Ronald E. Peña

Caracas.- “Si lo que nos están pidiendo es que estemos acá y demos tres o cuatro horas de nuestro tiempo por la libertad, ¿por qué no reaccionamos?”, se preguntaba María Eugenia Alezard cuando llegó a la concentración que se realizaría en respaldo a la Asamblea Nacional en la plaza Alfredo Sadel, en Las Mercedes, y no estaba llena, como en otras oportunidades. Eran las 10:45 am de este 11 de mayo y la convocatoria no se asemejaba ni siquiera a la del 1 de mayo.

Alezard siempre informa sobre las convocatorias en su grupo de vecinos más cercanos, quienes con frecuencia responden al llamado del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó; pero en esta ocasión nadie la llamó ni quisieron ir. Se sentía con firmeza, pero lamentaba la desmotivación de los ciudadanos.

“Después del 30A la gente se desanimó, pero yo no. Son 20 años de aprendizajes”, dijo en referencia al alzamiento fallido que se registró el último día de abril desde el distribuidor de Altamira, en Caracas.

La tercera edad dice que dará su respaldo a Guaidó en cada movilización que convoque| Foto: Ronald E. Peña

A Pablo Malpic, residente de Los Naranjos, no hay nada que le quiebre la moral. “Ni el ‘por ahora’ de Chávez ni lo que pasó en La Carlota”. De los siete vecinos que se ponían de acuerdo para marchar o concentrarse, solo acudieron dos. Malpic, quien llevaba una pancarta con mensajes de libertad, está convencido de que la solución está en las calles y no en una intervención militar. Pero no esconde el temor que siente por el “trabajo” que están haciendo los “guerreros del teclado” para promover la desesperación y el rechazo a Guaidó.  

Eran las 11:30 am y la ciudadanía que se concentraba seguía dispersa. La tarima que se había previsto para el sitio no pudo llegar por motivos de seguridad, así que el lugar dispuesto para los medios cambió para que, desde ahí, Guaidó se dirigiera al país.

Guaidó insistió en mantenerse en las calles para contribuir al cese de la usurpación | Foto: Ronald E. Peña

Elizabeth Freites esperaba al presidente de la Asamblea Nacional. Es de la tercera edad y siente que es su deber acudir a cada llamado que haga la oposición, porque su generación es responsable, en cierta medida, de todo lo que ha ocurrido. Llevaba un mantel con la bandera de Venezuela, y pese a la enfermedad que padece su esposo, no dejará de salir a las calles. “Tengo que dejarle un país libre a la nueva generación, que tiene que pagar algo que hicimos nosotros”, afirmó.

El fervor con el que reciben a Guaidó no ha cambiado desde el 5 de enero. Es el líder, el que genera esperanza. Así lo definen los manifestantes que aguardaban en lo más cercano de la tarima. Preparaban sus teléfonos para grabarlo y no permitían que otro les quitara el lugar. Lo bendijeron, le gritaron que lo amaban y le exigieron que acelerara el cese de la usurpación, primer paso de la ruta que ha trazado. Guaidó solo respondía que estaba a la vuelta de la esquina y que era deber de los ciudadanos mantenerse en las calles. “La solución no está en la casa”, subrayó.  

La libertad es un deber de todos, decían los manifestantes este 11 de mayo| Foto: Ronald E. Peña

“Dios te bendiga”, respondió Guaidó a un hombre que le gritaba que solo faltaba su decisión para que Estados Unidos actuara. Minutos después, el parlamentario informó sobre la orden que le dio al representante diplomático de Venezuela en Estados Unidos, Carlos Vecchio, de reunirse con el Comando Sur de ese país para establecer relaciones sobre una posible cooperación internacional, opción que no descarta, así como tampoco las sanciones ni la negociación.

Guaidó, que no ve como un fracaso lo ocurrido el 30A, asegura que hay fisuras en la Fuerza Armada Nacional (FAN) y pidió “montarse en el hombro” a quienes estén desanimados y crean que la calle ya no significa un elemento de presión para el Gobierno. “Mantengan esa fuerza y esa sonrisa. Arriba, Venezuela”, fueron las últimas palabras del discurso que ofreció este sábado 11.

La sociedad civil le exigió a Guaidó acelerar el cese de la usurpación| Foto: Ronald E. Peña
Guaidó aseguró que continuará conversando con miembros de la Fuerza Armada para que se sumen a la ruta por la democracia| Foto: Ronald E. Peña
Para algunos, la desmotivación ganó y quebró la jornada de protesta de este 11M| Foto: Ronald E. Peña
El único temor de la ciudadanía es que Nicolás Maduro no salga del poder, dijo el presidente Guaidó | Foto: Ronald E. Peña
Guaidó aclaró que quien desestime los logros que ofrece la presión de calle está desconociendo el trabajo de muchos años | Foto Ronald E. Peña
El motivo de protesta estuvo relacionado con conseguir la libertad de Venezuela | Foto: Ronald E. Peña
El 187.11 de la Constitución sigue estando entre las peticiones que le hace la ciudadanía a Guaidó| Foto: Ronald E. Peña

DÉJANOS TU COMENTARIO