Maduro ya lleva tres militarizaciones del sistema eléctrico y siguen los apagones

96

Caracas. La creación y activación del Comando para la Defensa de los Servicios Básicos y Estratégicos del Estado venezolano, anunciado por Nicolás Maduro este 16 de marzo, no es la primera ocupación militar de la industria eléctrica que ordena el Ejecutivo. Desde 2013 se han anunciado tres militarizaciones del sistema estatal, pero continúan los apagones y las denuncias de sabotaje.

En abril de 2013, cuatro años después de la crisis de electricidad que se evidenció en 2009 con la caída de generación del Guri y que llevó a Hugo Chávez a decretar la emergencia eléctrica en febrero de 2010, Nicolás Maduro dio la instrucción al jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO), Wilmer Barrientos, de crear zonas militares de seguridad en todas las subestaciones eléctricas del país para restringir la libertad sindical de los trabajadores eléctricos. Además anunció la Gran Misión Eléctrica para «combatir el sabotaje que desarrolla la oposición venezolana con el objetivo de desestabilizar al país».


LEE TAMBIÉN: 

REUNIÓN EEUU-RUSIA TERMINÓ SIN ACUERDO SOBRE MADURO

La medida divulgada por el gobernante no solucionó la deficiencia en el parque eléctrico, pues según especialistas en la materia, como el ingeniero José María de Viana, se «mantenía la desinversión, la falta de mantenimiento y la ausencia de personal civil capacitado», una receta que generó recurrentes apagones en 2015 y 2016 y cuatro fallas eléctricas que se produjeron en 2017 y que afectaron a unos 12 estados.

En 2018, específicamente el 24 de febrero, otro apagón dejó por varias horas a 12 estados del país sin electricidad. El hecho llevó a que Maduro hiciera nuevamente uso del mecanismo de la militarización y solicitara al Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional la puesta en marcha de un Plan Especial para la protección del Sistema Eléctrico Nacional. El motivo de esta petición fue “resguardar y mantener en óptimo funcionamiento todo el servicio que la República necesita”.

Cuando faltaban tres meses para el 20 de mayo, día pautado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para las elecciones presidenciales, el gobernante refirió: “La derecha intenta boicotear las elecciones y quiere generar un caos eléctrico en el país. Fíjense ustedes que esta semana dejaron sin luz a doce estados del país. Por eso tenemos que defender al sistema eléctrico de los muchos infiltrados que hay por allí”. La orden se la dio al jefe del Comando Estratégico Operacional, Remigio Ceballos

Luego del llamado de Maduro, una nota de prensa de la Vicepresidencia de la República evidenció la respuesta de Ceballos: “se encuentran avanzadas las labores de defensa y protección de la energía eléctrica en todo el país. En estos momentos, las Fuerzas Armadas han iniciado un despliegue de cuerpos milicianos, de efectivos militares, para atender las demandas de resguardo. Se ha detectado de una vez que las regiones con mayor incidencia de sabotaje eléctrico son el Zulia, el Oriente del país y los estados centrales, como Miranda, Vargas, Aragua, Carabobo y Distrito Capital”.

¿Y dónde quedó la militarización?

Pese a las dos órdenes de ocupación militar a los espacios eléctricos, el 7 de marzo un megaapagón dejó sin luz a 22 de 23 estados de Venezuela; unos por más de 100 horas, como el estado Zulia.

El motivo, llevó a Maduro siete días después del suceso (16 de marzo), a anunciar la tercera militarización: el Comando para la Defensa de los Servicios Básicos y Estratégicos del Estado, que fue definido por el gobernante como “una unidad organizada con el objetivo de garantizar los servicios básicos, que formará parte de una nueva estructura de nuestra Fuerza Armada”.

De acuerdo con el Ejecutivo, el Comando de Defensa contará con cuatro áreas: fuerza de choques y despachos, seguridad física y cibernética, registro y control, y formación y capacitación personal civil y militar. Sin embargo, desde la fecha los bajones de luz en Caracas y racionamientos en estados del interior del país se mantienen.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.