Las últimas palabras de Jhoufer Hernández a su padre: “Yo quiero frentear”

1134
José Hernández (lentes), padre del joven Jhoufer Hernández, recorre el distribuidor Altamira con funcionarios del CICPC
Foto: Francisco Touceiro

Caracas.– Ser intervenido quirúrgicamente y a tiempo no salvó a Jhoufer Jesús Hernández Vásquez de la muerte. El joven de 14 años fue herido la tarde de este 1° de Mayo, Día del Trabajador, en las inmediaciones del distribuidor Altamira, luego que se alejó de su papá y le dijo: “Yo no soy un viejo. Yo tengo la edad para frentear”.

El adolescente, quien cursaba segundo año de bachillerato en la Escuela Básica Nacional José Cortés de Madariaga, en La California, aproximadamente a las 12:00 del mediodía llegó junto a su familia a Altamira, luego de caminar desde La Urbina, donde residía en un apartamento con su papá y dos hermanos.

Testigos que acudieron a la concentración opositora a favor del denominado “cese de la usurpación” y de las últimas acciones realizadas por el presidente encargado, Juan Guaidó, aseguran que luego de concentrarse una multitud en la Plaza Altamira, a eso de las 11:00 a.m. varios ciudadanos decidieron ir hacia la autopista Francisco Fajardo.

Unos jóvenes empezaron a cerrar la vía y cuando se acercó la hora del almuerzo el ambiente comenzó a volverse tenso, una realidad que se incrementó con la llegada de funcionarios militares y policiales.

Uno de esos hombres que se acercó a la autopista fue José Hernández, junto a su hijo. El padre de la víctima asegura que aproximadamente a las 12:30 p.m. llegó llegó junto a él a las inmediaciones del distribuidor Altamira.

El adolescente al ver el ambiente de protesta y a varios jóvenes de su edad y más grandes resistiendo la represión de los funcionarios decidió unirseles, pues “yo no me puedo ir. Me voy a quedar aquí, yo voy a frentear, yo no soy un viejo”. El padre se quedó en el elevado y le siguió gritando que se viniera a donde él estaba, pero el adolescente no volteó. Jhoufer agarró la camisa que vestía, se la quitó y se la puso en el rostro para evitar ser víctima de los gases.

Lo que no sabía el joven manifestante es que las lacrimógenas serían su menor agresor, pues minutos después una bala le impactaría por detrás, específicamente en un costado, y posteriormente le saldría por una nalga.

Al caer fue visualizado por varios paramédicos que se encontraban en el sitio, lo cargaron entre varios y lo montaron en una moto. Lo llevaron a la clínica El Ávila donde fue ingresado al área de emergencia; iba desmayado, pero con signos vitales. El proyectil le ocasionó un daño severo de la arteria abdominal en la región ilíaca.

José Hernández (lentes), padre del joven Jhoufer Hernández, recorre el distribuidor Altamira con funcionarios del CICPC
El padre de Jhoufer vio por última vez a su hijo pasadas las 12:30 p.m. de este 1° de Mayo | Foto: Francisco Touceiro

Su padre, su tía Janette Carolina Hernández y otros familiares pasaron la noche en el centro de salud esperando un milagro, pues el joven salió con vida de la operación. Pasadas las 8:00 a.m. de este 2 de mayo recibieron la noticia que había fallecido, perdió la batalla contra la bala que le disparó un desconocido por detrás.

Por La Carlota fue

José Hernández, padre de la víctima, se dirigió la mañana de este 2 de mayo al distribuidor Altamira en compañía de funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Penales Científicas y Criminalísticas (Cicpc) para dar con el lugar donde fue herido el joven de 14 años.

Funcionar de la división contraterrorismo del Cicpc recorren del distribuidor Altamira
Funcionarios del Cicpc acudieron al Distribuidor Altamira la mañana de este 2 de mayo con el fin de reconstruir la escena donde murió el adolescente | Foto: Francisco Touceiro

El hombre y funcionarios de la policía científica caminaron por el elevado y Hernández le señaló el último lugar donde vio con vida a su hijo. Los funcionarios siguieron el trayecto hacia la base militar de La Carlota en búsqueda de casquillos de bala, pero no encontraron. Lo que sí se visualizó fue un charco de sangre en la subida que da al Distribuidor, a la altura del puesto de Protección Civil.

Una fuente que pidió omitir su identidad asegura que el tiro vino de La Carlota.

Presunta mancha de sangre identificada por los funcionarios del Cicpc, a la que posteriormente se le realizarían las pruebas técnicas correspondientes
Un charco de sangre fue ubicado por funcionarios del Cicpc a pocos metros de la base de La Carlota | Foto: Francisco Touceiro

DÉJANOS TU COMENTARIO