21.6 C
Caracas
martes, 19 enero, 2021

Juan Guaidó a militares: “La Asamblea no es un cuartel”

En medio de empujones, gritos y violencia por parte de afectos al oficialismo, los diputados opositores retomaron el Parlamento este martes 8 de enero

-

Caracas.- Una jornada larga y con muchas etapas se vivió este martes, 7 de enero, cuando los parlamentarios, encabezados por Juan Guaidó, acudieron a la Asamblea Nacional para sesionar luego de haber reelecto a Guaidó con 100 votos.

LEE TAMBIÉN

Fotogalería | Juan Guaidó inició período parlamentario retomando los espacios del Palacio Federal

Desde muy temprano los diputados comenzaron a reunirse en la sede de Acción Democrática (AD) de La Florida. De allí salieron en caravana hasta la Asamblea, con Guaidó al frente. Tuvieron que sortear tres alcabalas de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), que interpuso conos para trancar el acceso vehicular en varios puntos del camino.

En la primera alcabala, Guaidó se bajó y abrió el camino para que pasaran los carros. En un punto determinado, a pocas cuadras de la sede del Palacio Federal, Guaidó volvió a bajarse del carro, se montó en una moto y llegó hasta el punto de control donde estaban retenidos los autobuses. Llegaron.

Todos los accesos al Palacio Legislativo estaban fuertemente resguardados por la Guardia Nacional, y a medida que llegaban y bajaban los diputados, el dispositivo se reforzaba. Atendiendo al llamado de Guaidó el lunes, fueron muchos los ciudadanos que llegaron hasta el centro de Caracas, y en cuanto llegaron los diputados comenzaron a gritar “Son 100. Son 100”. La Guardia Nacional impidió el acceso por varios minutos.

Luego, entre empujones, comenzaban a dejar pasar a uno por uno. Uno de los primeros en ingresar fue Henry Ramos Allup, quien se quedó en una esquina esperando al resto de sus compañeros. Los militares no dejaban ingresar al secretario, Ángelo Palmieri, lo que originó que nuevamente Guaidó confrontara a los militares.

“La Asamblea no es cuartel”, le decía Guaidó a los militares. Luego trató de pararse en la puerta de acceso, lo que originó que la Guardia se redoblara aún más con escudos y lo golpearan. Los pocos diputados que habían podido ingresar se devolvieron hasta donde estaban sus compañeros.

- Advertisement -

“Tú no vas a decidir quién entra y quién no”, le dijo Guaidó a uno de los comandantes que estaba al frente del operativo. La situación ya complicada, se puso aún más tensa porque comenzaron a llegar los afectos al oficialismo.

Finalmente, y entre empujones, terminaron de pasar los diputados. Guaidó fue el último. Afuera, sin embargo, quedaron tres parlamentarios que llegaron rezagados luego de que salieron heridos de la sesión del 5 de enero: Elimar Díaz, Desirée Barboza y Luis Lippa. “No hay acceso a la Asamblea”, les indicaba un oficial de apellido Morales, quien impedía el acceso a los diputados y a la prensa.

La diputada Arkiely Perfecto, quien el 5 de enero avaló lo ocurrido con Luis Parra, salió sola. Fue recibida con gritos de “vendida” por quienes estaban apoyando a los opositores. La diputada no supo decir si hubo quorum en el acto encabezado por Parra, pero criticó que los supuestos puntos abordados no tuvieron profundidad. «Pensé que sería más serio”, afirmó. Interrogada sobre si recibió dinero, Perfecto dijo: «Yo me voy de aquí caminando y en metro”.

Mientras tanto, los afectos al chavismo comenzaron a ponerse más agresivos, corriendo a los seguidores de la oposición y reventando las ventanas de los carros de los diputados que estaban estacionados afuera.

En cuestión de segundos echaron a correr hasta donde estaba la prensa, obligando a que los periodistas corrieran casi dos cuadras en pleno centro de Caracas. Todo frente a la inacción de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que estaba en el lugar. Varios periodistas fueron golpeados; otros, robados y amenazados, pero ninguna autoridad hizo nada.

Los diputados salieron del Parlamento en una especie de “pasillo” hecho entre la Guardia Nacional y la PNB, algo común desde 2016, hasta la sede administrativa. Allí, otro grupo de oficialistas los esperaba. Estuvieron encerrados un buen rato hasta que pudieron salir.

Nuevas acciones. Segundas oportunidades

Los parlamentarios se trasladaron hasta el este de la capital, específicamente a El Hatillo, para realizar la sesión. En el anfiteatro de este municipio los diputados opositores fueron recibidos con los gritos de “¡Valientes!” y “Somos 100”.

Allí, Guaidó pidió una segunda oportunidad. Afirmó que no era para él, «sino para Venezuela”. En ese sentido, hizo la petición a los ciudadanos de que lo acompañen el próximo martes 14 al Parlamento, porque, según dijo, solos no pueden. También anunció asambleas ciudadanas para el jueves 9 y viernes 10 y una movilización para este sábado 11. Asimismo, anunció la designación de embajadores en Bolivia, El Salvador y Uruguay, así como la designación de una junta ad hoc para Conatel.

Consultado sobre cuán sostenible es el ingreso al Parlamento de esta manera todos los días de sesión, Guaidó señaló: «La pregunta es ¿cuán sostenible es que la dictadura siga manteniendo un títere que sale corriendo y no le da la cara al pueblo”. Sus palabras estaban vinculadas a Luis Parra. Dejó claro que seguirán “empujando” hasta lograr el restablecimiento de la democracia.

También se refirió a la decisión de Argentina de retirar las credenciales a su representante diplomática en ese país, Elisa Trotta. Al respecto dijo que era algo que esperaban y que hacía votos porque Alberto Fernández se uniera a la lucha democrática.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado