Isaías Rodríguez renuncia como embajador de Maduro en Italia

El diplomático aseguró que debido a las sanciones internacionales perdió sus cuentas bancarias, por lo que su esposa vendió sus joyas para mantenerlos

1845
Foto de archivo de Isaías Rodríguez. Efe

Julián Isaías Rodríguez Díaz, embajador de Venezuela en Italia designado por el gobierno de Nicolás Maduro, presentó su renuncia este lunes 20 de mayo con una carta difundida en redes sociales.

En la carta dirigida a Maduro, él expresa su intención de hacer pública su renuncia, la que catalogó como una decisión “definitiva”.

“Renuncio, presidente, a mis dosis de insomnio, estrés, aflicción y a las víboras con cabeza triangular que desde hace mucho tiempo lo acompañan”, dijo Rodríguez.

Pese a lo antes escrito, Rodríguez ratificó su apoyo absoluto al chavismo, aunque cuestionó la lealtad que tengan otros hacia Maduro.

“Con fe absoluta me he aferrado al chavismo, cual una tabla en este océano de contradicciones que rodea su Gobierno (…). Muchos de sus discípulos tienen muy poco de apóstoles, y es cuando todos nos preguntamos ¿si es la iglesia o Dios quien está fallando?”, dice el escrito textualmente.

Rodríguez también alega dejar el cargo “sin rencores y sin dinero” y aseverando que no posee cuentas bancarias porque “los gringos me sancionaron y la banca italiana me echó de su lonja”. 

“Me voy (del cargo) sin rencores y sin dinero. Mi esposa acaba de vender las prendas que le regaló su ex esposo para poder mantenernos”, aseguró Rodríguez, también exfiscal de la República.

El diplomático que hoy dimitió de su cargo admitió el martes 7 de mayo que la embajada de Venezuela en Roma tiene tres meses sin poder pagar el alquiler de su sede ni los salarios de más de una decena de empleados locales debido a las sanciones financieras contra Nicolás Maduro y gente.

“Debemos tres meses de alquiler y hemos recibido ya un aviso para desalojar la sede, aunque, como llevamos 25 años con esa inmobiliaria, han esperado tiempo de manera excepcional”, explicó durante una conferencia de prensa.


LEE TAMBIÉN: 


VECCHIO ASEGURA QUE FUE “MUY POSITIVA” REUNIÓN CON EL PENTÁGONO Y EL DEPARTAMENTO DE ESTADO

Según reseñó la agencia EFE, Rodríguez informó en ese entonces que once empleados locales de la embajada tienen cuatro meses sin recibir su salario y que “dos de ellos han renunciado a su trabajo, pero los otros que llevan mucho tiempo con nosotros, se han mantenido por solidaridad y porque tienen esperanzas de que se resuelva la situación”.

El bloqueo bancario ha dejado, además, en el aire un acuerdo de asistencia médica que Venezuela tiene suscrito desde hace nueve años con la organización italiana Atmo (Asociación para el Trasplante de Médula Ósea), por el que pacientes venezolanos, especialmente niños, reciben tratamiento en hospitales italianos.

“Ahora tenemos una deuda pendiente de casi 9 millones de euros, ya que los gastos incluyen no solo el traslado y el tratamiento médico —que se prolonga entre tres y seis meses para estos casos—, sino también la estancia y manutención de los familiares que acompañan al enfermo”, dijo.

“En noviembre pasado, Atmo nos envió una notificación de que debíamos pagar o se suspendían los tratamientos, tras lo cual se giró la transferencia al Novo Banco de Portugal, pero los bancos se atemorizan por las presiones de Estados Unidos y por ello se bloqueó el dinero destinado a la Asociación”, señaló.

La continuidad del tratamiento a los 25 pacientes que están en estos momentos en Italia está en peligro, dijo Rodríguez, quien informó que el pasado 27 de abril falleció un niño de ocho años ingresado, aunque no lo ligó directamente con la sanción.

El diplomático venezolano agradeció, por otra parte, la posición del Gobierno italiano, que se ha desmarcado del resto de sus socios de la Unión Europea y no ha reconocido al jefe de la opositora Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente interino.

“Los gobiernos europeos están maniatados por las decisiones de la UE, que se toman por consenso, e incluso el propio Gobierno italiano, que ha sido una excepción en Europa, se siente presionado por esa posición europea”, señaló.

“Italia no reconoce al Gobierno de Maduro, pero tampoco al del llamado presidente interino. Eso ha impedido que Europa se abalance contra Venezuela“, dijo.

El embajador indicó que también mantiene “muchos contactos con el Vaticano, algunos directamente con el papa Francisco y otros con el secretario de Estado, (Pietro) Parolin”.

“Pero el Vaticano tiene un problema parecido al de Venezuela. La curia, que es como el parlamento vaticano, no siempre está del lado del Papa y tiene una posición muy conservadora”, que en Venezuela se traduce en que la Conferencia Episcopal y la oposición política “no se distinguen”.

Con información de EFE

DÉJANOS TU COMENTARIO