25.8 C
Caracas
miércoles, 28 octubre, 2020

Hermana de Vasco Da Costa: “Voy a luchar por mi hermano, esté vivo o muerto”

-

Ana María Da Costa lleva años luchando por su hermano, Vasco Da Costa.

“Pido auxilio. Mi hermano todavía está en un estado en el que puede salvar su ojo y su vida. Pero si dejan pasar más tiempo, eso puede cambiar. El tumor que tiene en el ojo está creciendo alarmantemente.

«Vasco tiene que ser tratado ya», explica Ana, y es que a su hermano le salió una protuberancia en el ojo que pudiese ser un tumor.

Ha sido llevado dos veces al Hospital Militar. En la primera visita, le dijeron que no era nada. Y en la segunda, le indicaron que podía ser un tumor, pero le dijeron que los exámenes para determinar si era benigno o no no se hacían desde hace cinco años.

Por ello, Ana hace responsable a Nicolás Maduro, a Vladimir Padrino López, al general Yánez Figueredo y a la Corte Marcial “por lo que le pueda pasar, ya que lo tienen injustamente detenido y torturado.

Ellos lo enfermaron. Ellos que lo curen”, manifiesta.

- Advertisement -

Vasco es diabético, tiene siete costillas fracturadas y fisurado el esternón. También tiene los pies destrozados, según señala Ana, que asegura que “todo es producto de las torturas”.

Vasco cayó preso por primera vez en 2004. En esa oportunidad, lo procesaron tanto en Tribunales ordinarios como en militares por el caso de los paramilitares. Luego, en 2014, estuvo preso por tres años y medio. Se le imputó asociación para delinquir y fabricación ilegal de explosivos. Ana y el propio Vasco denunciaron torturas y tratos crueles.

Nuevamente, en 2018, Vasco vuelve a la prisión, esta vez acusado de instigación y ultraje al centinela. Su caso está en Tribunales Militares, siendo que se trata de un civil.

La 26 de julio, Tocuyito, El Rodeo, Santa Ana, y ahora la cárcel militar de Ramo Verde, son las prisiones en las que ha estado Vasco.

La audiencia preliminar fue en octubre de 2018. Ocho meses después, aún no se pronuncian sobre si pasará a juicio. Sin contar con que el Tribunal que lleva su causa está sin despacho, ya que el juez está preso.

Vasco es uno de los privados de libertad que cuentan con medidas cautelares por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh).

El miedo de Ana es que a su hermano le crezca el tumor y que, de no ser tratado a tiempo y determinarse si es benigno o no, pierda el ojo, o incluso la vida.

“Yo he ido a todas partes. He ido a donde he tenido que ir. Yo estoy por las buenas. Yo quiero que curen a mi hermano. Lo otro, ya lo veremos. Pero ahorita, lo primordial es que lo curen. Pero si mi hermano pierde su ojo izquierdo por negligencia o peor, pierde la vida porque muere de cáncer, bueno, ese va a ser el muerto que le va a costar más a la revolución, porque yo voy a ir hasta donde tenga que ir y voy a luchar por mi hermano, esté vivo o esté muerto”, sentencia Ana.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado