Golpes, asfixia y electricidad: las torturas denunciadas por militar vinculado con Operación Gedeón

El teniente retirado de la GN, Richard Alemán, pidió la palabra ante los tribunales para detallar los tratos crueles a los que fue sometido desde su detención, que, precisó, se produjo en abril de 2020 y no en mayo como informaron funcionarios de la Dgcim

451
| Foto: archivo

La ONG Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia difundió el testimonio que el teniente retirado de la Guardia Nacional (GN), Richard Alemán, detalló el 11 de noviembre ante un tribunal en Caracas por la audiencia del juicio contra los implicados en la denominada Operación Gedeón.

De acuerdo con lo detallado por la ONG, Alemán, quien reconoció en una audiencia anterior al funcionario de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgim) que lo torturó, pidió la palabra ante los tribunales para detallar los tratos crueles a los que fue sometido desde su detención, que, precisó, se produjo en abril de 2020 y no en mayo como informaron funcionarios de la Dgcim.

“Estoy detenido desde el 24 de abril de 2020. En la audiencia pasada detallé que los funcionarios de la Dgcim decían que fue el 6 de mayo, no, fue el 24 de abril de 2020”, detalló la ONG mediante su cuenta de Twitter.

El miembro retirado de la GN fue acusado de robo de armas de un destacamento de la GN en Los Teques y vinculado a la Operación Gedeón.

Según lo relatado por Alemán, al momento de su detención en un hotel en Los Teques, fue golpeado por funcionarios vestidos de negro y que portaban armas largas. Estaba con otros cuatro compañeros con quienes esperaba para surtirse de combustible y así trasladarse en sus vehículos para ver a unos peloteros, ya que Alemán dirige una academia de béisbol. “En nuestros vehículos había guantes, pelotas, no había brazaletes azules como dijo el Dgcim. Había implementos deportivos”.   

Preso por caso Gedeón identificó a su torturador en pleno juicio

Alemán fue trasladado a la sede de la Dgcim en Boleíta, con el rostro cubierto con carpetas y cinta adhesiva, ahí fue recibido por un oficial superior junto con los demás detenidos.

«Este oficial que nos recibió, de inmediato me dio una patada en la nariz. Desde ese momento tengo problemas para respirar, he pedido que me vea un médico, y hasta ahora no me ha visto un especialista”, contó Alemán, citado por la ONG.

De acuerdo con el relato del militar retirado, fue golpeado durante 19 días y sufrió un paro respiratorio como consecuencia de la asfixia mecánica.

«Me aplicaron asfixia mecánica con bolas. Se montaban encima de mí, me dio un paro respiratorio. El 27 de abril fui a parar al hospital militar, donde con un procedimiento médico me revivieron. Ese mismo día a las 3 am me dieron de alta”, detalló.

El imputado contó que un mayor de la Dgcim lo golpeaba todos los días mientras grababa y le ordenaba lo que tenía que decir, que se declarara culpable.

“Después de tantas torturas, querían que uno se declarara culpable. Los días siguientes, después de que no me quise declarar culpable, detuvieron a mi familia (hermanas, cuñado, un primo). A mi primo lo soltaron después de 30 días. A mis hermanas las mantenían paradas desde las 6 de la mañana hasta las 10 de la noche durante 5 días”.

La agresión más grave que sufrió Alemán, según su propio relato, se produjo cuando fue trasladado a la Dirección de Acciones Especiales (DAE). “Al décimo día me llevaron a la oficina del DAE, donde me hicieron lo más horrendo. Este mayor torturador introdujo un palo de madera en mi ano y me sacó las hemorroides. Esta es una de las cosas más horribles que viví, y he pedido que me atiendan porque aún tengo las hemorroides afuera y sufro de eso”, detalló la ONG al citar el relato del militar.

“Fueron días de electricidad en los testículos, golpes y asfixias en tobos de agua”, agregó Alemán, quien detalló que tras 32 días sus hermanas y cuñado fueron liberados en Punto Fijo y apresados por la Dgcim nuevamente.

«Todo esto sucedió desde el 20 de abril. Si yo no hubiese estado desaparecido desde el 20 de abril, mi papá no se hubiese sentado el 25 de abril en la sala de la casa con mi mamá a pedir una fe de vida. Nos han ido amenazando y torturando incesantemente”, añadió.

El militar fue obligado a declarase culpable y tas su presentación fue trasladado a un lugar llamado El Tigrito. «Un lugar de horror, un sitio de tenebroso, terrorífico», dijo Alemán ante la jueza. “Tienen una puerta negra que dice: Peligro alta tensión. Cuando entras no puede moverte. Cuando entras te dan una botella de 5 litros para que hagas pipí.  Llega un momento en el que uno se hace pipí encima. No puedes doblar las rodillas. Es un lugar donde nunca puedes ver el sol y la brisa nunca tocará tu rostro”.

Asimismo, el militar señaló que tanto un general como tres defensores públicos que lo asistieron lo sugirieron que se declarara culpable. Una miembro de la defensoría pública hizo que los padres de Alemán vendieran objetos de valor para que le dieran dinero, según denunció el militar.

«Esa defensora que le quitó dinero a mis papás, dijo que yo seguiría preso porque era una orden presidencial», señaló Alemán, quien dijo estar vivo de milagro. “Me revivieron en el hospital militar”.

El miembro retirado de la GN denunció que allanaron la casa de sus padres y golpearon a su padre, quien murió posteriormente. “Murió de tristeza al ver a sus hijos presos. Gracias a Dios mis hermanas tienen una medida y pueden acompañar a mi mamá. Pero tenemos miedo de que por esta declaración sean detenidas. Tenemos esperanza».  

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.