28.5 C
Caracas
domingo, 22 mayo, 2022

FOTOS | Barrio Nuevo de Carora quedó devastado por las lluvias

-

Barrio Nuevo fue alcanzado por las aguas del río y la quebrada que lo rodean. Foto: Liz Gascón[/caption] Carora.- En la comunidad Barrio Nuevo de Carora llovió por cinco días consecutivos y las calles pasaron a ser lagunas. Varios habitantes indicaron que la Alcaldía de Torres y la Gobernación de Lara no les han prestado la ayuda que requieren, pero las iglesias sí se han solidarizado con los afectados y los alimentan a diario. Desde hace una semana las humildes casas de bahareque en Barrio Nuevo están inundadas. [caption id="attachment_429828" align="aligncenter" width="1100"] Hay refugios que guardan los enseres de los damnificados que temen perderlos por las lluvias o por hurtos. Foto: Liz Gascón[/caption] La quebrada Carora y el río Morere se desbordaron el 20 de octubre y el agua alcanzó las viviendas de la parte baja. 66 familias perdieron electrodomésticos, enseres e incluso su techo. En el resto de las viviendas -repartidas en Las Ruinas y la calle Libertad- hay colchones encima de neveras, y muebles, cocinas o equipos de sonido apilados sobre mesas para evitar que se mojen todavía más. [caption id="attachment_429830" align="aligncenter" width="1100"] Los negocios del sector también están cubiertos de aguas sucias. Foto: Liz Gascón[/caption] Aunque la comunidad está anegada, el alcalde de Torres, Edgar Carrasco, descartó que se trate de una emergencia. [caption id="attachment_429829" align="aligncenter" width="1100"] Después de tres días sin lluvias las calles siguen anegadas. Foto: Liz Gascón[/caption]

Lee también: FOTOS | Lara colapsa por las lluvias
«En mi casa se metió el agua. Perdí el televisor, el ventilador, un colchón, la ropa de mi bebé. Mi única opción fue irme al refugio y allá estoy. Nos dan la comida y más nada», comentó a El Pitazo María Villarroeta. Ella duerme junto a sus tres hijos y su mamá en una colchoneta que pudo salvar para llevarse al refugio habilitado en la escuela Carora. En ese lugar están seis familias damnificadas. «No hay colchonetas, no hay agua, solo nos dan comida», agregó María. [caption id="attachment_429831" align="aligncenter" width="1100"] Objetos de valor apilados sobre mesas y hamacas se observan en las humildes viviendas. Foto: Liz Gascón[/caption] La iglesia evangélica Getsemani cedió sus espacios para otro refugio y alojan a 14 familias. Hay embarazadas, recién nacidos y adultos mayores repartidos en las instalaciones todavía en construcción. Estas personas se fueron con cocinas, neveras o colchones por temor a perderlos con otro aguacero. «Hace 10 años fue casi igual, pero nos alojaron en la escuela Carora y nos atendieron muy bien. Esta vez no me han ofrecido refugio; no hemos visto al alcalde ni a la gobernadora. El agua llegó a toda mi casa, pero tuvimos tiempo de subir todo a las mesas», dijo Gregoria Gómez al recordar la inundación que se registró en el mismo lugar en 2008.
Lee también: Un joven de 19 años es el primer fallecido en Lara por las lluvias
La trabajadora social Oly Álvarez le recriminó a los organismos públicos no tomar en cuenta a Barrio Nuevo una semana después de la inundación. Pidió que levanten un dique para evitar una tragedia y que dispongan de recursos para rehabilitar las casas afectadas, además de enviar atención médica. «Las iglesias nos han tendido la mano. El padre Johnny García, de la iglesia Divina Pastora, está al pendiente de nosotros y entre los propios vecinos nos cuidamos y nos turnamos para vigilar las casas que están solas, porque quedaron inhabitables», apuntó Álvarez.

Un lugar sin servicios

Los vecinos de Barrio Nuevo no tienen gas desde hace dos meses y perdieron la cuenta del tiempo que tienen sin agua por tuberías. Con las lluvias se agravaron sus problemas. En la parte baja perdieron la leña que utilizaban para cocinar, y el agua que habían recogido para el consumo se contaminóLas familias más perjudicadas están en manos de la caridad para alimentarse o tener medicinas. [caption id="attachment_429833" align="aligncenter" width="1100"] Una familia que había llevado sus enseres a un lugar seguro volvió a su casa tres días después del aguacero. Foto: Liz Gascón[/caption] Esta semana aumentaron los casos de hepatitis, diarreas, cuadros virales y enfermedades de la piel. Los primeros tres días, niños y adultos mayores padecieron de esto porque estaban sin acetaminofén, lamentó Edilia Carrasco, quien tiene a su esposo con hepatitis.
Lee también: FOTOS | Las lluvias mantienen en ascuas a vecinos de la Ruezga Norte en Barquisimeto
«Aquí hay zancudos y lagunas que se pusieron verdes. Tenemos vecinos que pasaron noches con fiebre a 39 grados y no tenían ni una tableta de acetaminofén», precisó Mirna Meléndez. Barrio Nuevo está rodeado de los monumentos más emblemáticos de Carora. Desde sus calles hay una vista al semiárido que hoy está cubierto por agua. «Le rogamos a Dios que no venga otro aguacero porque no sabemos qué podría pasar», advirtió Angie Colombo, otra de las damnificadas que está en un refugio y pasa el día en casa de una tía que ve cómo en el cuarto principal se desmorona la pared de barro.

Siete parroquias afectadas

El político Jesús Guillermo Gómez afirmó que la ayuda oficial no ha llegado a todos los sectores. «Lo que está pasando en Carora y gran parte del municipio Torres es alarmante. Siete parroquias se han visto afectadas, hay caseríos incomunicados y la gente solo pide ayuda», manifestó Gómez. [caption id="attachment_429834" align="aligncenter" width="1100"] Voluntad Popular Social entregó un donativo a los damnificados del refugio Getsemani|  Foto: Liz Gascón[/caption] La gobernadora del estado Lara, Carmen Meléndez, aseguró que trabajan por llevarle atención médica, alimentos y otros insumos a las familias afectadas del municipio Torres, pero en comunidades como Barrio Nuevo sostienen que de no ser por la caridad, estarían desasistidos.
]]>

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a