27.6 C
Caracas
domingo, 26 mayo, 2024

Expresos políticos ante la OEA: funcionarios nos golpeaban y torturaban hasta hacernos sangrar

Golpizas, asfixias, descargas eléctricas y estar esposados por largo tiempo son parte de las torturas a las que fueron sometidos los expresos políticos que dieron sus testimonios en la OEA

-

Caracas.– Un grupo de expresos políticos venezolanos y familiares de algunas víctimas relataron ante un panel de expertos de la Organización de Estados Americanos (OEA) parte de los crímenes de lesa humanidad a los que fueron sometidos por funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro cuando estuvieron detenidos.

Entre las fuertes declaraciones, algunos, entre lágrimas, relataron cómo fueron torturados, golpeados y hasta asfixiados. En El Pitazo te reseñamos los testimonios de cada una de las víctimas y familiares ante la OEA:

Olga González

La primera en hablar ante el panel de expertos de la ONU fue Olga González, viuda de Leonardo González, asesinado en las protestas de 2017. Relató cómo murió su esposo: cuando él y unos vecinos se marchaban de una protesta en un vehículo, funcionarios policiales empezaron a perseguirlos y el carro en el que iba recibió 21 impactos de bala, una de estas atravesó su espalda. 

“Cuando mi esposo se sintió herido, se bajó del carro, pidió ayuda y le fue negada. Esto sucedió a una cuadra de nuestra casa y los vecinos comenzaron a decir que habían matado a un delincuente. Una vecina reconoció su carro y me avisó. Fui y cuando llegué mi esposo estaba tirado boca abajo con un disparo en su espalda (…) Mi esposo no era ningún delincuente”, contó. 

Continuó diciendo que va a seguir luchando fervientemente por cada uno de los venezolanos víctimas de represión, aunque tiene miedo de lo que le pueda pasar.

“Yo me regreso a Venezuela, yo vivo allá, y no tengo intenciones de irme. No sé qué va a pasar conmigo cuando regrese, confieso que me da miedo, porque todos sabemos los horrores que se viven en las cárceles. Pero a pesar del miedo, no estoy dispuesta a callar”, expresó al solicitar que la Corte Penal Internacional (CPI) continúe las investigaciones de crímenes de lesa humanidad.  

González aprovechó para destacar los casos de jóvenes que han sido asesinados en las barriadas del país, detallando que en la Alianza de Familiares y Víctimas 2017 (Alfavic) tienen un registro de 21 casos de asesinados por las que antes llamaban Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). “Crímenes atroces. No solamente han matado a estos jóvenes, sino que los han violado delante de sus familiares. Eso es atroz”, indicó con la voz entrecortada.

OEA pide órdenes de aprehensión contra quienes cometen crímenes de lesa humanidad en Venezuela

Jesús Alemán

El siguiente fue el expreso político Jesús Alemán, quien primeramente recordó que en febrero de 2014 fue arrodillado y apuntado en un callejón, pero que al funcionario se le engatilló el arma, por lo que fue golpeado. 

Luego, en 2018, fue secuestrado por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), quienes lo golpeaban y torturaban con descargas eléctricas en la espalda y el tórax. “Me tapaban la cara con una bolsa negra que me cortaba la respiración (…) Me decían que cada aplauso que recibimos en las protestas los iba a sentir en golpes (…) Después de cada golpe, escuchaba que reían y disfrutaban el momento. Sus risas también eran tortuosas”, relató entre lágrimas.

Conmovido contó que cuando estuvo preso se enfermó de escabiosis y hongos, incluso llegó a verse los tendones de los dedos de sus pies y la carne de sus dedos se caía a pedazos.

“Me negaron asistencia médica. Había más de 40 casos de tuberculosis. En la noche me llegaron a echar gas lacrimógeno”, denunció Alemán, actualmente de 31 años. 

Nixon Lean

El expreso político Nixon Lean fue el tercero en hablar en la OEA, aseguró que le sembraron armas para justificar su detención y fue víctima de desaparición forzada: “Nadie sabía en dónde estaba detenido. Mi mamá me buscó hasta en la morgue y nadie le dio razón de mi paradero”. 

Relató que hombres de negro sin identificación lo secuestraron en Caracas en medio de la noche, lo llevaron a un edificio donde lo recibió el capitán Daniel Sosa, funcionario de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim). En ese lugar lo torturaron durante varios días, lo desnudaron, le esposaron las manos y un hombre le dio golpes en el estómago y lo ahorcaba por lapsos de tiempo.

“Me sentaron en una silla, ataron mis manos a ella y me quitaron la capucha. (…) Empezó la ronda de preguntas y, como no decía lo que ellos querían escuchar, otro hombre se paraba en frente de mí y me daba fuertes golpes en la cara (…) Un tipo sentado en un escritorio decía que si no colaboraba esto subiría de nivel, que era mejor que hablara porque ‘aquí no valen los derechos humanos, aquí no vas a leer ni la biblia, bienvenido al infierno. Piénsalo’”, detalló. 

Nixon denunció que también le sacaban el aire con golpes en el estómago, le levantaban la capucha que tenía en el rostro y le echaban insecticida en la nariz y la boca para que lo inhalara cuando intentaba recuperar el aire. Esto también lo hacían con gas lacrimógeno. 

“Resulta que soy alérgico al gas lacrimógeno. Eso congestionó mis vías respiratorias, lo que me ocasionó un paro respiratorio. Me llevaron a un cuarto donde estaba un médico que me estabilizó”, relató. También le clavaron chinches debajo de las uñas de sus manos, agregó. 

Capitán Luis de la Sotta

Luego siguió el capitán Luis de la Sotta, quien denunció que lo llevaron a un sótano destinado como centro preventivo de detención, lo esposaron fuertemente con las manos hacia atrás, le cubrieron el rostro y cabeza con una carpeta de manila y cinta de embalar.

“Me introdujeron en un cuarto de 2×2 totalmente oscuro, donde 4 funcionarios de la Dgcim me torturaron física y psicológicamente por 4 días. Me asfixiaron en reiteradas ocasiones con bolsas plásticas, hasta provocarme sangrado por la nariz”, detalló. También lo apuntaron con una pistola en la sien, simulando ejecución, agregó.

También lo golpearon con palos en las costillas, rodillas y piernas, fue privado de alimentos, agua potable y su medicina para la presión arterial. 

“Tuve que orinarme encima porque no me permitieron ir al baño. Estuvo durante esos cuatro días tirado en el piso como un animal (…) Las manos, debido a la fuerte presión de las esposas, se me hincharon y se me rompió la piel de las muñecas“, expresó. 

Provea: la mayoría de las víctimas de torturas en 2023 fueron mujeres

Demóstenes Quijada

Demóstenes Quijada, expreso político, denunció que fue llevado a casas de tortura externas de la Dgcim, donde fue golpeado y a la exposición de otros compañeros torturados como tortura psicológica. 

“En todo momento fui tratado como un prisionero de guerra (…) Pasé sesiones de más de 20 horas colgado de mis muñecas con esposas en altura. Desnudo. Fui sometido a periódicos baños de agua helada en un espacio reducido con un sistema de enfriamiento evidentemente sobredimensionado para generar unas temperaturas muy bajas que eran difícilmente soportables”, dijo al referir que los funcionarios también lo sometieron a descargas eléctricas en su espalda. 

Hermano de Ronald Ojeda

El hermano de Ronald Ojeda, Javier Ojeda, fue el último en intervenir ante la OEA, destacando que el teniente fue asesinado por delincuentes que estaban a las órdenes del gobierno de Maduro.

Relató parte de cómo fue tratado su hermano y familiares cuando estuvo detenido en Venezuela: “Hubo daño psicológico. Fuimos víctimas de violaciones a nuestros derechos humanos. En contra de las esposas de los militares se realizaron actos completamente grotescos, las desnudaban y les tocaban sus partes íntimas cuando iban a llevarles alimentos y visitarlos”.

A su vez, precisó que Ronald Ojeda tenía conocimiento de la estructura jerárquica de las mafias militares que contrabandeaban gasolina, medicinas, medicamentos y drogas a países vecinos de la región.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR


Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a