Enemigos de Maduro se refugian en embajadas mientras se agrava la crisis

A medida que la crisis se profundiza, más y más opositores del gobierno huyen para eludir un arresto por su papel en un levantamiento militar fallido, cuando el líder de la oposición, Juan Guaidó, tomó el control de una carretera con un pequeño grupo de tropas que intentaban derrocar a Maduro

306
Foto VPItv

Caracas.- Desde el exuberante jardín tropical de la residencia del embajador de Chile, el miembro de la oposición venezolana Freddy Guevara recibe un llamado de un diplomático extranjero que le pide proteger a un legislador que huye de la última represión del gobernante Nicolás Maduro, según destaca AP en una entrevista al directivo de Voluntad Popular.

A medida que la crisis de Venezuela se profundiza, más y más opositores del Gobierno huyen del país para eludir un arresto por su papel en un levantamiento militar fallido el pasado 30 de abril, cuando el líder de la oposición, Juan Guaidó, tomó el control de una carretera con un pequeño grupo de tropas que intentaban derrocar a Maduro.

En lugar de ir al exilio o a la cárcel, como otro mártir silenciado del movimiento para expulsar a Maduro, muchos disidentes golpean las puertas de las embajadas extranjeras, en un retroceso a los días oscuros de los años setenta,cuando las dictaduras militares en América del Sur cazaban a sus oponentes.


LEE TAMBIÉN: 

GUAIDÓ ACUSA AL RÉGIMEN DE MADURO DE “TERRORISMO DE ESTADO”

En los últimos diez días, como Maduro se ha recuperado del levantamiento, tres legisladores se han refugiado en las residencias de embajadores de Italia y Argentina, mientras que el líder opositor Leopoldo López, quien desafió el arresto domiciliario para participar en el levantamiento militar, ahora vive con su familia en la residencia del embajador español. Otros se esconden en misiones no reveladas, mientras que 18 miembros de la Guardia Nacional que respondieron al llamado de Guaidó a rebelarse, están escondidos en la Embajada de Panamá.

Ninguno ha solicitado asilo, a pesar de que los países de América Latina tienen la tradición de otorgar tal estatus a los parias políticos que se presentan en sus misiones diplomáticas.

Para Guevara, eso le permitió permanecer políticamente activo, manteniendo frecuentes sesiones de estrategia con Guaidó y otros miembros de su partido Voluntad Popular. “Soy como el fantasma en una casa encantada: no puedo irme, pero si quieres venir puedes hablar conmigo”, dice.

La decisión de Guevara de buscar refugio en la residencia del embajador fue en parte una necesidad, en parte estrategia política. “Cada legislador que vive en una embajada es un recordatorio permanente para ese país, sus medios de comunicación y su gente de que Nicolás Maduro no es solo un problema para los venezolanos”, dijo Guevara.

Claramente, Guevara está en mejor situación que los 857 venezolanos, incluidos dos colegas legisladores, considerados presos políticos por grupos locales de derechos humanos. “Parte de resistir una dictadura es simplemente vivir tu vida”, dijo.

Mientras tanto, se ejercita y lee un libro de oraciones diarias que era uno de los favoritos de Abraham Lincoln y que compró en los Archivos Nacionales de Estados Unidos en Washington.

“La libertad es algo intrínseco a nuestra humanidad común. No es suficiente simplemente tener un techo sobre la cabeza, una cama y comida”, dice. “Eso me ayudó a entender por qué el comunismo va en contra de la naturaleza humana… Como dice la Biblia, ‘el hombre no vive solo de pan'”.

Con informes de AP

DÉJANOS TU COMENTARIO