18.7 C
Caracas
martes, 17 mayo, 2022

¿En Venezuela se está negociando, dialogando o mediando?

-

Caracas.- Hace casi ya tres meses comenzó en Oslo, Noruega, un proceso que, aunque no es inédito, busca sentar las bases para un cambio político en Venezuela. Unos le llaman mediación, otros negociación y otros diálogo. Lo cierto es que la oposición y el chavismo se han tenido que sentar en dos ocasiones, cara a cara, con una lista de problemas, exigencias y posibles soluciones. Hasta ahora no hay “humo blanco”. 

Antes, hubo al menos tres procesos fracasados: uno con el Vaticano y dos con República Dominicana. Ahora, la apuesta es de Noruega, expertos en resolución de conflictos, con el respaldo del grupo de contacto internacional de la Unión Europea. 

Los representantes de Nicolás Maduro lo refieren como diálogo, quizás para restarle importancia; el reino de Noruega considera que es una negociación, y así lo ha hecho saber a través de sus comunicados, al igual que la representación en nombre del presidente encargado Juan Guaidó. 


LEE TAMBIÉN: 

LOS EXPLOSIVISTAS DEL DIÁLOGO PUEDEN SALIR QUEMADOS

En El Pitazo, les ofrecemos la perspectiva de tres expertos, uno de ellos en el caso de la Chile de Pinochet, sobre la definición del proceso que lleva adelante Noruega. 

En la teoría y en la práctica 

Gustavo Velásquez, experto en negociaciones y fue quien representó a la oposición en estrategias del diálogo del año 2017 en República Dominicana, precisó a El Pitazoque el proceso que está viviendo Venezuela, con la anuencia de Noruega, es una “negociación facilitada” con una metodología que garantiza menos tiempo y mejor comunicación. 

“Esta negociación es muy compleja porque hay intereses de muchas partes y la comunidad internacional tomó la batuta. Esa presión internacional contribuye, aunque es muy difícil porque está involucrada una de las partes con mentalidad totalitaria y, la experiencia nos dice que hay cierta desconfianza. En las negociaciones hay puntos de honor o posiciones que, con la mediación de un tercero, en este caso Noruega, intenta acercar las posiciones de ambas partes sin tomar partido. Generalmente va escuchando los intereses y necesidades de ambas partes”, precisó Gustavo Velásquez. 

Velásquez, quien estuvo en el proceso que facilitó Dominicana y su presidente, Danilo Medina, afirmó que una de las principales diferencias de ese momento a este, es que los directores de ese proceso (el de 2017), no tenían una metodología como la noruega. 

Los tiempos de una negociación son diferentes para cada experiencia, a juicio de Velásquez, una de las medidas de una buena negociación es lograr un compromiso, bien diseñado y que se pueda cumplir; así se garantiza el éxito de una negociación. “Estos procesos son complejos y llevan su tiempo. Sin embargo, (ahora) los directores de la oposición pusieron un tiempo”, agregó. 


LEE TAMBIÉN: 

DIÁLOGO EN BARBADOS CONTINUARÁ

Eglee González Lobato, directora de la cátedra libre “Democracia y elecciones UCV”, considera que el caso venezolano es una “mediación” porque en un entorno adecuado, como el que ofrece Noruega, las partes en conflicto pueden mejorar sus relaciones y avanzar hacia la coperación.

»Ahora bien, los procesos de mediación se adaptan a las particularidades locales de los conflictos. En el caso venezolano se trata de un conflicto interno, producto de la erosiva polarización política que divide a la sociedad entre oficialismo y oposición”, destacó González Lobato. 

No obstante, para González Lobato la complejidad del conflicto interno aconseja a gestionar con prudencia las expectativas de una mediación eficaz considerando, ademas, que factores que no se sientan representados en el proceso intenten sabotearlo. 

Con otros ojos 

Sergio Bitar es ingeniero y político chileno. Fue ministro de Estado de los presidentes Salvador Allende, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, pero además es investigador del Instituto de diálogo en Estados Unidos, experto negociador y autor del libro “Transiciones democráticas”. 

Desde su experiencia, considera que el caso venezolano es una “mediación” porque hubo un tercero que se acercó a proponer soluciones y porque además hay un factor que lo indica: la incapacidad de diálogo o negociación directa entre las partes en conflicto.

“Un tercero, en este caso Noruega, media cuando un conflicto se intensifica y tiene un efecto expansivo, por ejemplo, la migración de venezolanos o el abastecimiento petrolero. También se acerca porque no hay confianza o no hay institucionalidad. El caso venezolano ocurre en dos circunstancias: la oposición tiene una relativa unidad y las perspectivas de Maduro son insostenibles”, confesó Sergio Bitar a El Pitazo.

Afirmó que en procesos como los que atraviesa Venezuela es necesario que haya garantías de los acuerdos y en este caso son garantes internacionales que ayudan a ver los costos – beneficios para cada una de las partes.


LEE TAMBIÉN: 

GOBIERNO DICE QUE DIÁLOGO CON OPOSICIÓN SEGUIRÁ HASTA LOGRAR UN ACUERDO

“No sabemos cuánto tiempo va a pasar, no hay un tiempo definido, pero la oposición debe buscar la ampliación hacia sectores que estaban con Chávez y no con Maduro, y la máxima coordinación de los actores externos. Si alguien le quita el piso de apoyo a Noruega, hace daño. Pueden darse buenas condiciones: que Noruega avance, que Estados Unidos no boicotee y que Latinoamérica, por ejemplo, con el Grupo de Lima, participe”, sentenció Sergio Bitar. 

Sobre el caso chileno, puntualizó que quienes se oponían al régimen de Pinochet no hubiesen querido tener al dictador ocho años como jefe del ejercito. “En política se elige lo que hay y no lo que se quiere”, precisó. 

Experto en negociaciones como es, Bitar consideró que es clave la capacidad de conducción dentro de la oposición y que se debe jugar la carta que ofrece Noruega (tal como lo ha afirmado Juan Guaidó), sin dejar a un lado la convocatoria interna de movilización para mostrar fuerzas.

Para saber 

De acuerdo al diccionario de la Real Academia una negociación es la acción o efecto de negociar. Tratos dirigidos a la conclusión de un pacto o convenio. La mediación es una acción y efecto de mediar. Una actividad desarrollada por una persona de confianza de quienes sostienen intereses contrapuestos, con el fin de evitar o finalizar un litigio. El dialogo, en cambio, lo define la RAE como la plática entre dos o más personas que, alternativamente manifiestan sus ideas y afectos.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a