24.4 C
Caracas
viernes, 7 mayo, 2021

En oriente los jóvenes gritaron libertad y marcharon por un futuro próspero

-

Maturín.- Por la libertad. Ese fue el lema de los cientos de jóvenes que salieron a marchar este 12 de febrero en el oriente venezolano. Todas las consignas iban en ese tono, incluso pedían la salida de Nicolás Maduro, porque consideran que es necesario para tener un futuro próspero.

En su día, la juventud de Anzoátegui, Monagas, Nueva Esparta y Sucre dieron muestra de civismo. Salieron a manifestar con el tricolor en sus manos y con pancartas en las que dejaban claro que Venezuela necesita la ayuda humanitaria para evitar que la población en riesgo muera por falta de alimentos y medicinas.

Las calles se volvieron a llenar y no solo hubo presencia de jóvenes, sino también de adultos mayores, personas con discapacidad y niños que caminaban de la mano de sus padres. No hubo violencia y tampoco amedrentamiento por parte de funcionarios de seguridad.

En los cinco estados orientales, las concentraciones comenzaron pasadas las nueve de la mañana. La gente se comprometió a seguir en la calle, porque es la mejor forma de demostrar al mundo que los venezolanos quieren un cambio de gobierno.

En Anzoátegui apuestan a quedarse

Anzoátegui volvió a desbordar sus calles. Los jóvenes que asistieron a la concentración en la avenida Intercomunal de Barcelona aseguraron que se quedarán en Venezuela para continuar con la lucha por recuperar la democracia y lograr el regreso de todos los que se han ido.

Así lo ve Agustín Machado quien, con 19 años de edad, espera culminar sus estudios en la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho (Ugma) para ejercer su profesión en un país libre y donde abundarán las oportunidades de empleo, tras la recuperación de la economía. «Tenemos que seguir en pie de lucha, porque nuestro futuro está en nuestras manos. No podemos dejar que nos arrebaten la democracia», agrega.

- Advertisement -

Daniela Antoime es de El Tigre y tiene la misma visión. Estuvo en la marcha que salió desde el centro comercial Petrucci y llegó a la tercera carrera norte. Está convencida de que el país pronto será libre; «quiero a mi país y creo que estamos cerca de salir de esta esclavitud», afirma la joven que sale a marchar desde 2017.

 En El Tigre, la marcha recorrió parte de la avenida Francisco de Miranda hasta la tercera carrera Norte | Foto: Marinelid Marcano

Cristian Rodríguez, dirigente estudiantil de la Ugma, afirman que se queda en el país porque creen en su gente. Cristian quiere ser parte de la lucha por la libertad del país en el que crecieron sus abuelos, sus padres y ahora lo hace él.

Monagas mantiene esperanzas en Guaidó

En Maturín, capital de Monagas, los jóvenes llegaron a la avenida Juncal desde tres puntos. Mostraron su confianza en el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, porque, además de ser joven, es un rostro nuevo en la política nacional, con una profesión y un liderazgo que ha despertado la esperanza en la población.

Grecia Georgiopoulos es licenciada en Recursos Humanos y ve otra cosa. «Él no es como los otros líderes que quieren protagonismo, él lo que quiere es trabajar por recuperar al país y eso es lo que me gusta. Es joven, su esposa también lo es, tienen a su bebé y están luchando por ella. Él representa a la juventud en este momento», contó desde la concentración en la avenida Raúl Leoni.

Francis Chacín tiene 17 años, salió a marchar por su futuro y porque cree que esa prosperidad puede comenzar a formarse de la mano de Guaidó. Está clara en cuál es la diferencia entre Guaidó y Nicolás Maduro: «Guaidó se enfoca en la realidad, en lo que está pasando en el país, no como Maduro que tiene una venda en los ojos».

Los jóvenes creen que el cambio de gobierno es necesario. María Medrano es docente y asegura que urge atender la situación educativa en el país, porque la crisis económica ha deteriorado las universidades y ha hecho que los profesores migren y dejen las aulas vacías.

Nueva Esparta respalda ayuda humanitaria

Los margariteños salieron a marchar para exigir el ingreso de la ayuda humanitaria. Cumplieron con un trayecto de cinco kilómetros, entre el distribuidor de Los Robles y la intersección de las avenidas comerciales 4 de Mayo y Santiago Mariño del municipio Mariño.

Desde la tarima, Jony Rahal, el diputado más joven por Nueva Esparta ante la Asamblea Nacional, ofreció estimaciones sobre la cantidad de beneficiados con la ayuda humanitaria. «En Venezuela hay más de 300.000 habitantes que no pueden seguir esperando por los insumos y medicamentos que vienen desde otros países. Solo en Nueva Esparta tenemos a 15.000 personas que necesitan la ayuda humanitaria», dijo.

Andrés Rivas habló por el movimiento estudiantil. Es de la Universidad de Oriente (UDO) y aseguró que se mantendrán en las calles apoyando la ruta trazada por Guaidó, en lo que respecta al cese de la usurpación, Gobierno de transición y elecciones libres.

En la manifestación, que según los organizadores superó sus propias expectativas, la petición más común, además de la realización de elecciones presidenciales libres, estuvo dirigida a la Fuerza Armada Nacional para que se pongan del lado del pueblo y faciliten la ayuda internacional.

La juventud sucrense seguirá en la calle

En Cumaná y Carúpano, en el estado Sucre, los jóvenes aseguran algo: seguirán en las calles hasta lograr la libertad. Luis Ramírez es estudiante de la UDO y uno de los que afirma que no se quedará en su casa de brazos cruzados.

«Los jóvenes estamos dejando un mensaje claro al régimen; no nos vamos a devolver a nuestras casas hasta que respiremos aires de libertad. El miedo se perdió hace mucho tiempo cuando Robert Redman y Bassil Da Costa dijeron que saldrían a las calles a buscar la libertad y no regresaron a sus casas», afirmó el dirigente estudiantil, quien participó en la marcha que recorrió cinco kilómetros en Cumaná.

Vestidos de blanco y con la bandera de Venezuela marcharon los jóvenes en Carúpano | Foto: Yesenia García

Ese miedo también lo perdieron en Carúpano, donde los muchachos gritaron esta consigna: «Y no me quiero ir, yo quiero salarios justos para quedarme en mi país». Los asistentes aseguran que el temor a protestar desapareció cuando ir a la universidad se convirtió en un lujo, al igual que comer tres veces al día o reunirse en familia.

La actividad contó con la presencia de los diputados Milagros Paz, Robert Alcalá, Goyo Noriega y Dencys Pazos así como también de monseñor Jaime Villarroel y el coordinador de Cáritas en Carúpano, Jesús Villarroel.

Con información de: Marinelid Marcano, Giovanna Pellicani, Lisbeth Miquilena, Yesenia García y Joanne González

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado