En 17 años el chavismo aceleró la autocracia y la confrontación

43

Caracas.- Sin derechos, con uno de los índices de corrupción más altos de la región, con los servicios públicos colapsados, un flujo migratorio que alcanza los 3,7 millones de venezolanos, según datos de las Naciones Unidas. Así se encuentra Venezuela tras cumplirse 17 años de los sucesos del 11 de abril, cuando se produjo un golpe de Estado tras una rebelión ciudadana que reclamaba libertades económicas e individuales, así como el cese de la injerencia de Cuba y entrega de riquezas a otros países.

Expertos aseguran que a partir de esta fecha comenzó con mayor ahínco una devastación desde todo punto de vista que años después se ve reflejada en la calidad de vida del venezolano. El sociólogo Francisco Coello señala que el proyecto de Chávez no era otro sino tomar Venezuela y construir un proyecto socialista bajo el amparo de Fidel Castro, ex presidente de Cuba.

Coello recuerda que cuando Chávez regresó a Miraflores, hizo un supuesto acto de contrición y prometió cambios en sus políticas, que ya se alejaban de los estándares democráticos, pero en realidad comenzó una etapa de mayor control y violación a la Constitución que él mismo había promovido.

Por su parte, el politólogo Fernando Spiritto expone que a partir de abril de 2002 se aceleró la autocracia que, a su juicio, forma parte del ADN del chavismo. Desde 1999, cuando llegó al poder, ya daba algunas muestras. Intentó ideologizar la educación, firmó convenios de cooperación con Cuba y tomó decisiones en materia de políticas públicas, bajo la tutela de una Ley Habilitante que le aprobó el parlamento, de mayoría oficialista para ese momento, que comprometía los derechos económicos.

LEE TAMBIÉN: 

CLAVES | SUCESOS DEL #11ABR DE 202: UNA MASACRE EN LAS CERCANÍAS DE MIRAFLORES

“No es que Chávez se convirtió en un autócrata a partir del 2002. Ya lo era. Pero hasta ese momento estuvo bajo la sombra de la Constitución”, aclara Spiritto.

Ahora bien, Spiritto señala que Chávez y quienes le acompañaban develaron su verdadera cara: el ejercicio de una política desnuda, que fomenta la confrontación, irrespeta la norma, a sus ciudadanos, y que en consecuencia, viola los derechos humanos.

“Nunca han participado de la cultura de respetar las reglas de juego porque lo que buscan es mantenerse en el poder. No creen en las políticas económicas que impulsan la iniciativa privada. No practican una política de diálogo y compromiso, que se había logrado con los 40 años de democracia. El chavismo lo borró”, detalla el profesor universitario.

Además, la bonanza petrolera le permitió poner en marcha su juego político. Así fue como promovió la polarización, utilizó las instituciones del Estado para favorecerse electoral y judicialmente, y formó grupos civiles armados que intimidan y atacan las protestas opositoras bajo el argumento de defender la paz.  

El politólogo subraya que Chávez revivió el espectro militarista, es decir, los uniformados volvieron a ser los árbitros del país, lo cual se creía superado con la caída de Marcos Pérez Jiménez en 1958.

17 años después, Venezuela es uno de los países más violentos de América Latina y del mundo, según datos del Observatorio Venezolano de la Violencia; 2.9 millones de los hogares están en condición de pobreza multidimensional; al menos dos centenares de venezolanos han fallecido en el contexto de manifestaciones, y desde que Maduro tomó el poder, en 2013, tras la muerte de Chávez, se han producido más de 12.000 arrestos arbitrarios por razones políticas, de acuerdo con las cifras del Foro Penal.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.