El espinoso camino del diálogo entre la oposición y el gobierno en claves

El Vaticano, República Dominicana, Noruega y figuras como el expresidente de Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero han intentado mediar en la búsqueda de soluciones para Venezuela desde 2016. Ahora hay un nuevo impulso de las partes involucradas por negociar una salida a la crisis

206
Tanto gobierno como oposición buscan soluciones para la crisis venezolana | Foto: Archivo-El Pitazo

Caracas.- Desde mayo de este año, tanto Nicolás Maduro como Juan Guaidó han asomado un nuevo diálogo entre el Gobierno y el sector de la oposición que lidera el presidente de la Asamblea Nacional electa en 2015.

Comenzó un acercamiento exploratorio previo a un diálogo con dos propuestas: un Acuerdo de Salvación Nacional, planteado por Guaidó; y el gobierno de Nicolás Maduro, cuya postura exige a este sector una rectificación.

El martes 1 de junio, Maduro convocó a todos los sectores de la oposición para iniciar un diálogo con la mediación de Noruega: “Queremos ir con buena fe al diálogo, por fin lo logramos. Hemos logrado convocar y vamos a lograr sentar en la mesa de diálogo a toda la oposición venezolana”, expresó el gobernante en una alocución.

Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional electa en 2015, ha mantenido el interés en iniciar un diálogo que conlleve a una negociación. Ofreció una rueda de prensa el viernes 18 de junio en la que aseguró que el proceso de negociación “ya está en la fase pendular”. No aclaró qué significa tal afirmación; sin embargo, dio algunas pistas como el hecho de que el único facilitador pareciera ser Noruega.

Este no es el primer acercamiento entre Maduro y un sector de la oposición, posiblemente no sea el último. De los procesos de diálogo y negociación previo han  sido con la mediación de representantes internacionales.

2016

En 2016 se generó una crisis política tras la suspensión del referendo convocado por la Asamblea Nacional -de mayoría opositora- y la declaración del “rompimiento de orden constitucional” hecha por el Poder Legislativo cuya mayoría era opositora. En ese entonces la Unasur, un organismo de integración suramericano, propuso un diálogo político con la mediación del Vaticano en Caracas.

En octubre de 2016, el papa Francisco solicitó la mediación del nuncio apostólico en Venezuela, Aldo Giordano, y de monseñor Claudio Maria Celli, Presidente emérito del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, para mediar entre el oficialismo y la oposición.

En noviembre de ese año, Claudio Maria Celli, quien es uno de los diplomáticos más experimentados de la Santa Sede, experto en China y Vietnam, expresó su preocupación sobre la crisis en Venezuela al volver al Vaticano. En una entrevista con La Nación, señaló que su labor en el país era la de acompañar en vez de mediar.

En ese entonces, monseñor Celli reconoció el alto riesgo ejercido por el Vaticano, pues consideró que en cualquier momento el diálogo podría fracasar. La representación del gobierno en estas rondas de diálogo estuvo dirigida por Jorge Rodríguez, mientras que por la Mesa de la Unidad Democrática estuvo Carlos Ocariz.

Aldo Giordano estuvo siete años en Venezuela en funciones diplomáticas, hasta inicios de este mes, cuando se marchó para representar al Vaticano ante la Unión Europea. Antes de partir rechazó recibir una condecoración por parte de Maduro, con base en unas palabras que dijo el papa: “En un país, ustedes, mis representantes, deben ir a servir, a ayudar, y no a buscar algo de honor”.

2017-2018

En 2017 después de meses de protestas y una represión sin precedentes que dejó unas 120 personas muertas, la oposición y el gobierno de Nicolás Maduro acordaron sentarse una vez más a buscar una solución política a la crisis.

Tras seis meses de conversaciones y propuestas en Santo Domingo, capital de República Dominicana, las negociaciones cerraron sin acuerdos aparentes cuando la oposición denunció la falta de disposición de Maduro para cumplir con algunas condiciones establecidas: la apertura de un canal humanitario, el respeto al parlamento -suplantado por la Asamblea Nacional Constituyente-, la independencia de poderes, la liberación de los presos políticos, la habilitación de líderes opositores y elecciones presidenciales justas y transparentes.

En ese entonces el diálogo estuvo mediado por Daniel Medina, político, economista y entonces presidente de República Dominicana (2012-2020); y por José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno de España (2004-2011), de quien la oposición expresó desconfianza.

Rodríguez Zapatero, un político socialista, desistió en sus esfuerzos por mediar después de tres años en los que lideró la mesa de diálogo iniciada en República Dominicana, y que se disolvió sin un acuerdo entre las partes en febrero de 2018.

En ese entonces, Rodríguez Zapatero propuso un Acuerdo de Convivencia Democrático por Venezuela, que entre otros puntos, proponía una comisión de la verdad para reparar a las víctimas de abusos cometidos por el Estado durante protestas, un consenso para impulsar reformas económicas y la celebración de elecciones legislativos.

Aunque el gobierno de Maduro firmó el acuerdo y trató de imponer su aplicación, el sector de la oposición representado por Julio Borges se levantó de la mesa tras alegar que no había garantías para la realización de elecciones en un mes con la directiva de entonces del Consejo Nacional Electoral que presidía Tibisay Lucena.

El político mantuvo sus esperanzas en la mesa de diálogo hasta la designación de Juan Guaidó en la presidencia interina, durante la cual su figura fue perdiendo relevancia hasta las reuniones de Oslo, Noruega de mayo de 2019, en las que no tuvo participación.

De parte de Maduro estuvo Jorge Rodríguez, mientras que la delegación opositora fue liderada en ese diálogo por Julio Borges.

2019

Desde 2019, el reino de Noruega ha servido como facilitador en la búsqueda de un acuerdo entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición de Venezuela, encabezada por Juan Guaidó. En esta ocasión destaca que el facilitador del diálogo tiene experiencia en mediación en situaciones de conflicto.

Desde la última década del siglo pasado, el país escandinavo ha participado como facilitador en diversos procesos en Asia, América Latina, África y Medio Oriente, teniendo un importante rol en la solución de conflictos internos en países como Colombia, Afganistán, Myanmar, Nepal, Filipinas, Somalia y Sri Lanka, según el portal web del Reino de Noruega.

Se le reconoce, por sobre todos, la mediación en el conflicto israelí-palestino que condujo a la firma de los Acuerdos de Oslo, en 1993; así como las negociaciones en Guatemala (en las cuales Venezuela también tuvo un rol importante) que llevaron a los acuerdos de paz de 1996.

La mediación de 2019 comenzó con reuniones exploratorias en Oslo entre representantes del Gobierno y de la oposición. A mediados de ese año se retomaron las conversaciones, esta vez en Barbados, pero en el agosto siguiente se detuvieron luego de que el gobierno de Maduro se retirara de la mesa de negociaciones debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela, que fueron promovidas y apoyadas por la oposición venezolana.

De ese proceso no se llegó a ningún acuerdo que permitiera avanzar en un proceso de paz en el país. Sin embargo, quedó sentada la disposición de Noruega por conseguir el diálogo y la estabilidad en Venezuela.

Diálogo con partidos minoritarios

A mediados de septiembre de 2019, sectores de la oposición y representantes del Gobierno instalaron una Mesa de Diálogo Nacional para debatir y alcanzar acuerdos de interés común.  

Esta iniciativa estuvo encabezada por Francisco Ameliach, Jesús Farías, Aristóbulo Istúriz, Jorge Rodríguez, Tarek William Saab, Claudio Fermín, Timoteo Zambrano y Luis Romero, entre otros. La noticia sorprendió a la comunidad nacional e internacional, especialmente después de lo ocurrido con las conversaciones en Santo Domingo, por lo que mostraron su rechazo de forma pública.

2021

El pasado 10 de marzo se conoció que una delegación de Noruega llegó a Venezuela con la intención de conversar nuevamente con los funcionarios de Nicolás Maduro y con la oposición de Juan Guaidó.

La avanzada noruega estuvo encabezada por un facilitador distinto al que estuvo en la negociación de 2019 en Oslo y Barbados. Se prevé que en las próximas semanas avancen los acercamientos para un nuevo diálogo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.