22.1 C
Caracas
sábado, 28 mayo, 2022

El camastrón viste ahora los colores de Conviasa

-

La Guaira.- Cuando Hugo Chávez llegó al poder en Venezuela, en diciembre de 1998, el Venezuelan Air Force 0001, la nomenclatura que identifica el avión presidencial de este país, era un avión Boeing 737-2N1 adquirido en el año 1976, en plena bonanza petrolera, en el primer gobierno del expresidente venezolano Carlos Andrés Pérez.

Por ser la aeronave presidencial, es decir, del comandante en jefe de las Fuerza Armada Nacional, el avión Boeing 737 – 2N1 fue incorporado a la Fuerza Aérea Venezolana (FAV), y cumplió con esta función hasta el año 2001, cuando por orden de Hugo Chávez, el Estado compró un moderno Airbus A319CJ.

“Debemos comprar un nuevo avión presidencial y se encuentra plenamente justificado, porque el Boeing 737 es un aparato anacrónico, obsoleto, viejo, que ya no ofrece condiciones adecuadas de seguridad para un presidente. Eso es un camastrón, grande e inservible. Vamos a ver qué hacemos con él”, refirió Chávez Frías, en el marco de una cadena presidencial televisada, al dar las razones que lo llevaban a hacer esa inversión.


LEE TAMBIÉN: 

EL-VUELO-COMERCIAL-QUE-SE-TRANSFORMÓ-EN-AVION-PRESIDENCIAL/



Entonces el moderno Airbus A319CJ pasó a ser el Air Force FAV 0001 y «el camastrón”, el remoquete con que se le conocía al Boeing 737-2N1, fue identificado con las siglas FAV 0207, aún bajo el mando de aviadores militares. Para el 2005, luego de un proceso de mantenimiento mayor y cambio de esquema de pintura, “el camastrón” pasó a prestar sus servicios en el Escuadrón de Transporte Aéreo Presidencial N° 4, el cual tiene como base el Aeropuerto Internacional de Maiquetía.

Poco o nada se sabía o hablaba hasta hace una semana del destino del famoso avión, cuando pilotos, personal de pista y campo de Maiquetía y especialistas del mundo aeronáutico venezolano se reencontraron con el Boeing 737 – 2N1, pero esta vez vistiendo los colores e insignia del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa). Además con la asignación de una matrícula civil: YV-3434, lo que generó interrogantes por el posible incumplimiento de protocolos aéreos, nacionales e internacionales.

La página especializada en el sector aéreo Airfleets.net refleja el cambio de operador de la aeronave en su página. Se indica que desde el 1 de julio de este año el Boeing 737-2N1 forma parte de Conviasa, tras estar por más de 40 años adscrito a la Fuerza Aérea Venezolana.

En páginas especializadas, como Airfleets.net, se constata el cambio de matrícula del «camastrón”, el Boeing 737-2N1

Cambio de ruta

“Actualmente Conviasa no tiene ningún 737 en su flota, así que cuando vimos pintado ese avión, supimos que era el camastrón. Nos llamó la atención porque ese avión nunca ha dejado de estar activo; más bien, sale mucho. Claro, no con el presidente Maduro, sino con ministros o con algunos equipos deportivos y gobernadores o gente del Psuv a quienes les dan la ‘colita», cuenta un empleado de la aerolínea bandera de Venezuela, que no desea ser identificado.

La fuente amplía aún más la información: «Su autonomía de vuelo no es muy grande, así que por lo general son viajes cortos. Eso es lo común. Ahora no sé si se incorporará a las operaciones aéreas regulares de Conviasa. Pero la gente debe saber que donde vean un Boeing 737 pintado de Conviasa, se trata del famoso camastrón de Chávez”.

En cuanto al movimiento aéreo del camastrón, en aplicaciones se puede confirmar lo dicho por la fuente: es una aeronave de bastante movilidad. Desde la presidencia de Nicolás Maduro ha sido visto en hangares en Costa Rica, Nicaragua, Cuba y México, y más recientemente, en enero de 2019, fue utilizado en un viaje desde Quito, Ecuador, para el Plan Vuelta a la Patria, según se aprecia en las fotos difundidas en redes sociales por el canal del Estado, Venezolana de Televisión.

“El Boeing 737-2N1 es un avión militar, de más de 40 años, que debe cumplir con protocolos aéreos para recibir una matrícula de aeronáutica civil y realizar operaciones en una aerolínea comercial. Primero se debe establecer si la aeronave YV-3434 tiene un certificado de aeronavegabilidad vigente, emitido por el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (Inac)», analiza un especialista en seguridad aérea, quien solicita mantenerse en el anonimato.

El especialista continúa con la explicación: «Al cambiar de denominación debe ser piloteada por pilotos civiles, portadores de una licencia aeronáutica, de acuerdo con lo establecido en el Reglamento Aeronáutico Venezolano 60 (RAV 60), pero en Maiquetía se comenta que siguen operándolo pilotos militares, lo que es una violación a la norma. Otro detalle es definir si este avión está dentro de las especificaciones operacionales de Conviasa, cuyas aeronaves son de otras especificaciones, diametralmente opuestas al Boeing”, precisó.

En 2017 algunos medios nacionales e internacionales reportaron la presencia del «camastrón» en Ciudad de México, en una actividad no oficial (Cortesía La Patilla.com)

Una fuente no oficial del Inac asegura que con el caso de la incorporación del «camastrón»a la flota de Conviasa, “se ha intentado cubrir todas las normas. Tenemos entendido que será destinado a hacer vuelos de carga”.


LEE TAMBIÉN: 

AVION-GRANDE-MUNDO-ATERRIZO-MAIQUETIA



El Pitazo solicitó a Conviasa información sobre la incorporación del Boeing 737-2N1 a su flota. Voceros de la empresa del Estado indicaron que en estos momentos se encuentran en desarrollo modelos y productos de expansión de la aerolínea, que serán dados a conocer en su preciso momento.

Camuflaje de operaciones aéreas

Sin embargo, para algunos pilotos y personal aeronáutico, que el Boeing 737-2N1 luzca el “livery de Conviasa”, definición del color distintivo de una aerolínea en el argot aéreo, no implica que será sumado a sus operaciones.

“Más bien puede ser para despistar las operaciones ante los ojos no conocedores de las características de cada aeronave. De esta manera puede seguir siendo utilizado para viajes no comerciales, pero pasar desapercibido en medio de las operaciones de aeropuertos en el extranjero,
refiere un piloto de Conviasa que no quiere ser identificado por temor a represalias. El piloto agrega que esa es una práctica de otros gobiernos, como el cubano, por ejemplo. «Además, ya el Gobierno venezolano lo ha hecho con el Embraer Lineage 1000 matrícula YV-3016, que adquirió el Estado venezolano en junio del 2014”, indica.

El Boeing 747-2N1 tiene más de 40 años de operaciones. A pesar de ser desechado como avión presidencial, ha seguido volando para rutas cortas (Foto Cortesía Historia Aérea Venezolana)

La aeronave a la que se refiere la fuente es un Embraer Lineage 1000, comprada a Brasil hace cinco años y que fue incorporada a la flota de Conviasa, pero no es utilizada para vuelos comerciales, pues es un modelo ejecutivo y lujoso, destinada para ser usada por la Presidencia venezolana cuando el Airbus A319CJ estuvo en reparaciones mayores.

“Por fuera se confunde con uno de los Embraer 190 que sí se utiliza para vuelos comerciales. De ese modo se burla el control sobre los movimientos de Nicolás Maduro y su familia. De esta manera no levanta tanto aspaviento cuando anda en cualquiera de las misiones que se le ocurren al oficialismo y a las que llevan comitivas inmensas a pesar de la crisis. Lamentablemente, disfrazar de aviones comerciales el avión presidencial les ha dado resultados. Por ello, creo, se lo aplican al camastrón y más temprano que tarde al Airbus que utilizan actualmente para los vuelos presidenciales”, concluye el piloto venezolano.

El Embraer Lineage 1000 matrícula YV-3016 viste los colores de Conviasa desde 2014, pero es un avión presidencial. La foto es en el aeropuerto de Las Palmas en Gran Canaria, en abril de 2018 (Foto Cortesía Alejandro Hernández)
  

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a