19.3 C
Caracas
jueves, 3 diciembre, 2020

CLAVES | Un historial de tensiones marca a la Embajada de EE. UU. en Venezuela

Con el nombramiento de James Story como nuevo embajador, luego de 10 años de vacío en el cargo, continúa el reto de superar las hostilidades con la administración de Nicolás Maduro y recuperar su sede diplomática en Caracas, cerrada desde 2019

-

Caracas.- Después de 10 años sin relaciones diplomáticas plenas, James Story fue confirmado como nuevo embajador en Venezuela por el Senado de Estados Unidos, este jueves 19 de noviembre. El cargo había estado vacante desde que el entonces presidente Hugo Chávez expulsó a los últimos embajadores estadounidenses, Patrick Buddy y Larry Palmer.

Story, quien hasta ahora era encargado de Negocios para la Oficina Externa de los Estados Unidos para Venezuela, tendrá complicaciones para asumir el cargo, pues aunque goza del beneplácito del presidente interino de la República, Juan Guaidó, no es igual con la administración de Nicolás Maduro, que ejerce de facto el control de las instituciones del país, incluida la Cancillería.

Desde la llegada de Chávez al poder, las relaciones diplómaticas entre Venezuela y EE. UU. fueron cuando no tensas, poco cordiales. Luego de que Buddy fuera declarado persona no grata y no se llegara a un acuerdo para recibir a Palmer como nuevo embajador, el gobierno de Barack Obama mantuvo una presencia en el país a través de la figura del encargado de negocios, con funciones estrictamente comerciales y consulares. Este congelamiento de las relaciones trascendió la muerte de Chávez en 2013 y ha sido, incluso peor, durante la sucesión de Maduro.

De este modo, el nuevo embajador, cuyo despacho está actualmente en la ciudad de Bogotá, Colombia, debe enfrentar no solo la falta de personal diplomático en su embajada, que permanece vacía desde 2019, sino la hostilidad por parte del gobierno de Maduro, que considera a EE. UU. como uno de los principales enemigos de su proyecto socialista.

Aquí te contamos algunos de los episodios más tensos de las relaciones entre EE. UU. y la administración madurista:

LEE TAMBIÉN

Abogado de Trump asegura que Smartmatic fue fundada por funcionarios cercanos a Chávez

- Advertisement -

1.- Las cosas fueron mal apenas comenzaron. El mismo día de la muerte de Hugo Chávez, Maduro, bajo su condición de presidente encargado, expulsó a los agregados aéreos de la embajada estadounidense, David Del Mónaco y Deblin Costal, por presuntamente contactar a militares venezolanos para desestabilizar al país en medio del vacío de poder. Días después, señaló que no hablaría con el gobierno de Obama hasta no aclarar el tipo de relación entre ambos países.

2.- El 30 de septiembre, ya como presidente constitucional bajo unas cuestionadas elecciones, Maduro expulsó por primera vez en su gobierno a un encargado de negocios estadounidense, en este caso a Kelly Keiderling, junto al vicecónsul David Moo y a la diplomática Elizabeth Hoffman, por estar implicados en un supuesto «sabotaje económico y eléctrico» fraguado con la oposición.

3.- La llegada a la presidencia de Donald Trump en 2017 no mejoró las relaciones de EE. UU., pues el republicano, desde el principio, manifestó su interés en hacer todo lo que fuese necesario para restablecer la democracia en Venezuela. Luego de emprender las primeras de una serie de sanciones vigentes, hasta la actualidad, contra funcionarios venezolanos como Tareck El Aissami y Maikel Moreno, el entonces canciller Samuel Moncada anunció que su gobierno haría una revisión profunda de sus relaciones diplomáticas.

4.- Ese mismo año, ante la crisis producida por la represión a las protestas civiles y las reiteradas acusaciones de Maduro sobre un plan para derrocarlo promovido por EE. UU., el gobierno de Trump ordenó a los familiares de su personal diplomático abandonar el país de manera preventiva por su seguridad.

5.- A pesar de la abierta hostilidad entre Trump y Maduro, el 18 de diciembre de 2017 llegó al país Todd D. Robinson para asumir como nuevo encargado de negocios, pero la paz no duró mucho. El 20 de mayo de 2018, Maduro fue reelecto presidente en un proceso considerado ilegítimo y fraudulento por la oposición y múltiples organizaciones internacionales, siendo EE. UU. uno de los primeros países en desconocer los resultados. Debido a esto, durante su acto de proclamación dos días después, Maduro declaró a Robinson persona no grata y lo expulsó, junto al jefe de la Sección Política de la embajada, Bryan Naranjo, a quien acusó de ser un agente infiltrado de la CIA.

LEE TAMBIÉN

Con Gobierno y oposición se reúne encargado de negocios de España en Venezuela

6.- El 23 de enero de 2019, luego de declarar la vacancia del poder por la ilegitimidad de las elecciones de 2018, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se juramentó como presidente interino recibiendo inmediatamente el apoyo y reconocimiento de EE. UU. En represalia, Maduro anunció ese mismo día la ruptura total de sus relaciones con la nación norteamericana y dio 72 horas para la salida de todo el personal de su embajada. Esta situación obligó a James Story, quien ya era encargado de negocios de ese país, a operar de manera virtual desde una oficina externa en Colombia.

7.- Al día siguiente de la ruptura de relaciones, comenzó la evacuación de todo el personal estadounidense, en un proceso que al final se prolongó por varios días más del lapso impuesto por Maduro. El 14 de marzo salió en un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea estadounidense el último lote de diplomáticos, con lo cual la embajada quedó oficialmente vacía.

8.- En paralelo, Maduro también ordenó el regreso al país de su embajador en Washington, así como el cierre definitivo, tanto de su embajada como de las sedes consulares. Esto produjo su propio conflicto meses después, cuando el gobierno de Trump aceptó como embajador al enviado diplomático de Guaidó, Carlos Vecchio.

9.- En abril de 2019, el colectivo Code Pink, junto a otros activistas de izquierda estadounidenses, tomaron la sede de la embajada venezolana en Washington, como un acto de protesta en defensa del gobierno de Maduro. Los invasores, presuntamente con el apoyo de los diplomáticos salientes del oficialismo, se instalaron en la residencia donde colocaban música y pancartas, así como manifestaciones en su frente que habitualmente acababan en enfrentamientos contra grupos de venezolanos que exigían su salida de las instalaciones. No fue hasta mayo que la policía logró ingresar para expulsar a los activistas, mientras que el embajador Vecchio anunció la recuperación de la sede el 26 de mayo.

10.- El 29 de abril de 2020, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, vaticinó una eventual reapertura de su embajada en Caracas, aunque condicionó su regreso a una transición política, luego del cese de la usurpación de Maduro. “He pedido a mi equipo que actualice nuestros planes para reabrir la Embajada de Estados Unidos en Caracas para que estemos listos para volver en cuanto Maduro se haga a un lado”, comentó en ese entonces.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado