CLAVES | Siete ataques contra el círculo cercano de Juan Guaidó

Aunque la figura de Juan Guaidó pareciera intocable para el gobierno de Nicolás Maduro, no ha estado libre de ataques por parte de los cuerpos de seguridad, que han usado a sus allegados como una forma de llegar hasta él

634
Este aparece resaltado cuando me coloco sobre la foto
| Foto: Ronald E. Peña

Caracas.- La detención de Juan José Márquez, tío del presidente encargado de la República y de la Asamblea Nacional, abre un nuevo capítulo de tensión política con el gobierno de Nicolás Maduro. Si bien desde su juramentación, en enero de 2019, Juan Guaidó ha sido considerado una de las principales amenazas a la permanencia en el poder del chavismo, es la primera vez que se atenta directamente contra un miembro de su familia.

Salvo un episodio en enero de 2019 en el que Guaidó fue retenido brevemente por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en la autopista Caracas-La Guaira, el oficialismo ha optado por opciones más indirectas a la hora de atacar al mandatario apoyado por EE. UU. y más de 50 países, como amenazas de investigación por parte de la Fiscalía o el congelamiento de sus cuentas bancarias por el Tribunal Supremo de Justicia.

Pero las tímidas acciones contra la figura de Guaidó se han visto contrapuestas por una férrea persecución a su círculo cercano. Personas allegadas al jefe del parlamento, incluso colaboradores y personal a su cargo han sido víctimas de detenciones arbitrarias por parte de los cuerpos de seguridad del Estado en un intento por arremeter, de alguna manera, contra él.

Aquí siete momentos en los que el gobierno de Nicolás Maduro atacó a Juan Guaidó a través de sus personas cercanas:

1.- El caso de Juan José Márquez es el más reciente de la lista. El tío de Juan Guaidó, quien es piloto de aviación civil, se encontraba fuera del país y aprovechó la gira internacional de su sobrino para apoyarle en su regreso a Venezuela desde Portugal. A la llegada de ambos al Aeropuerto Internacional de Maiquetía este 11 de febrero, funcionarios del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) retuvieron a Márquez con la excusa de una inspección. Con el caos provocado por simpatizantes del oficialismo, Guaidó perdió el rastro su tío, quien estuvo desaparecido por más de 20 horas hasta que, finalmente, se supo de su trasladado a los tribunales del estado Vargas. Momentos antes, Diosdado Cabello había acusado en su programa de televisión al piloto de ingresar al país con presunto material explosivo en su maleta, cargos que fueron esgrimidos en la corte para dictarle privativa de libertad. Márquez, a quien familiares calificaron como una figura paterna para el presidente encargado, ahora se encuentra detenido en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Boleíta.

LEE TAMBIÉN

DGCIM PROHÍBE VISITAS DE FAMILIARES AL TÍO DE JUAN GUAIDÓ

2.- Otra persona cercana a Guaidó que fue objetivo del gobierno de Maduro fue el exsecretario de la Asamblea Nacional, Roberto Marrero. Abogado de Leopoldo López y miembro de la dirección del partido Voluntad Popular, trabajó estrechamente con Guaidó como jefe del despacho de la Presidencia interina, siendo considerado «la mano derecha» del parlamentario. El 21 de marzo de 2019 fue detenido en su casa durante un allanamiento del Sebin, donde presuntamente le fueron incautados varios fusiles. Sería acusado desde dirigir una célula terrorista que planeaba atacar a funcionarios chavistas, hasta ser el autor intelectual del primer apagón nacional de ese año. Actualmente, permanece detenido en los calabozos del Sebin en El Helicoide y su juicio está paralizado por la destitución de la jueza encargada del caso, Isis Gutiérrez. Una vez que sea designado un nuevo magistrado para su causa, las audiencias de Marrero deberán empezar desde cero.

3.- Dentro de la misma línea de persecución contra el equipo político del gobierno interino, también fue detenido el 8 de mayo de 2019 el diputado Edgar Zambrano, entonces primer vicepresidente de la Asamblea Nacional. Fue abordado por agentes del Sebin cuando salía de la sede del partido Acción Democrática, en la urbanización La Florida de Caracas, y acusado de participar, junto a Guaidó, en el levantamiento cívico-militar del 30 de abril, conocido como Operación Libertad. Durante cuatro meses el parlamentario estuvo encarcelado; primero, en El Helicoide, y luego en un área especial del Fuerte Tiuna, donde afirmó haber sido torturado psicológicamente y encerrado en una celda de 3×3 metros. En esa instalación, hasta entonces desconocida, asegura que solo había otros tres presos: los exministros y militares Miguel Rodríguez Torres y Raúl Isaías Baduel, además de un hombre del que nunca pudo conocer su identidad. Finalmente, el 17 de septiembre fue liberado presuntamente por la mediación de la Mesa de Diálogo creada entre el gobierno y partidos minoritarios de oposición.

LEE TAMBIÉN

CASO MARRERO: TESTIGOS REVELARON QUE SUS INFORMES FUERON «DICTADOS»

4.- La noche del 12 de julio de 2019, funcionarios del Sebin secuestraron a dos escoltas de Juan Guaidó en una estación del metro, después de terminar su ronda de cuidado de la familia del líder opositor, mientras éste se encontraba de gira por el estado Trujillo. Horas después, también fue detenido Eduar García, quien trabajaba para el equipo del gobierno interino como mototaxista y mecánico. Jason Parisi y Erick Sánchez fueron acusados de tráfico de armas y municiones, conspiración y asociación para delinquir, aunque en tribunales denunciaron que fueron objeto de torturas y coacciones para grabar un video en el que vinculaban a Guaidó con los cargos que se les imputaban. Eso no impidió que quedaran privados de libertad, e incluso Cabello, nuevamente en su programa, los tildó antes del juicio de «mercenarios» y los vinculó con un presunto plan para provocar una insurrección armada.

5.- Una estrategia aplicada por el Estado para boicotear las presentaciones públicas de Juan Guaidó ha sido la detención de colaboradores y personas encargadas de la organización y logística de los eventos. El primer reporte conocido ocurrió el 12 de febrero de 2019, cuando el mandatario convocó una movilización nacional en la que resultaron detenidas cinco personas (tres en Lara y dos en Zulia) responsables de los camiones de sonido de las marchas. El 9 de marzo, tres personas que conducían un camión de carga para instalar una tarima en la avenida Victoria de Caracas para una concentración fueron detenidos y llevados a El Helicoide por el Sebin. Igual situación ocurrió el 5 de abril con los técnicos de sonido de otra tarima en El Paraíso. Un caso reciente ocurrió este 11 de febrero, luego del regreso de Guaidó al país, cuando los choferes de los autobuses que llevarían a los diputados al aeropuerto fueron detenidos por funcionarios de Polivargas en la autopista Caracas-La Guaira. Luego de este incidente, el presidente encargado dio un discurso en la plaza Bolívar de Chacao, lugar donde se tenía previsto más temprano realizar una sesión del Parlamento que fue suspendida. Al finalizar el evento, los miembros del staff que recogían la decoración también fueron detenidos.

LEE TAMBIÉN

AN DENUNCIA DETENCIÓN DE ORGANIZADORES DE EVENTO DE GUAIDÓ EN CHACAO

6.- Más allá de las detenciones arbitrarias, los cuerpos de seguridad del Estado también han emprendido una campaña de intimidación contra el presidente encargado, incluso en la privacidad de su hogar. El 31 de enero de 2019, pocos días después de su juramentación, cuatro agentes de la Faes, vestidos de civil, llegaron en dos motos y una camioneta sin placas a la residencia de Guaidó, ubicada en la urbanización Santa Fe. El líder opositor denunció la situación irregular e hizo responsable a Nicolás Maduro por la seguridad de su esposa, Fabiana Rosales, y de su hija Miranda, de dos años. Al hacerse pública la información, los presuntos funcionarios se retiraron antes de la llegada de la prensa. Sin embargo, los merodeos no terminaron allí. En octubre, Fabiana Rosales denunció en sus redes sociales que una patrulla del Sebin se encontraba en la entrada de su edificio, cuando se dirigía a una marcha en apoyo al estado Zulia en la sede de Corpoelec de El Marqués. La primera dama encaró al vehículo grabándolo con su celular, por lo que nuevamente los funcionarios se retiraron sin allanar la vivienda. También han sido acosados políticos y diputados pertenecientes al partido de Guaidó, Voluntad Popular, tal es el caso de Ismael León y Gaby Arellano. La legisladora Yanet Fermín casi fue arrestada por la Dgcim en su apartamento de Los Naranjos, aunque el intento fue frustrado por la intervención del propio mandatario interino.

7.- La ausencia física de Guaidó durante su reciente gira internacional fue aprovechada por el Sebin el 21 de enero para allanar las oficinas de su despacho, ubicadas en la torre Zurich en El Rosal, Caracas. Más de 40 funcionarios encapuchados ingresaron al edificio bajo el pretexto de atender una amenaza de bomba, aunque posteriormente se confirmó que sí se trataba de un allanamiento. Durante varias horas, los uniformados permanecieron en el despacho de la presidencia encargada donde desconectaron las cámaras de seguridad, violentaron las puertas e impidieron el acceso a diputados. Al terminar el operativo se llevaron varias cajas con equipos electrónicos y material de oficina, manteniendo el piso clausurado hasta la fecha.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | EL PUGILATO POLÍTICO ENTRE VOLUNTAD POPULAR Y EL GOBIERNO DE MADURO

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO