Caracas.- “Hijo de Internet. Glocal. Tejedor de redes”, así comenzaba la biografía en Twitter del periodista Luis Carlos Díaz previo a su detención en marzo del 2019. Hasta ese momento, era conocido como periodista, locutor de Circuitos Éxitos —donde acompañó a César Miguel Rondón— y Unión Radio, ciberactivista, defensor de los Derechos Humanos. Previamente formó parte del diario Tal Cual, del Centro Gumilla y de la Revista SIC.

De forma independiente, Díaz fue creador de productos como La Cátedra del Pop, sus podcasts Todos los Díaz y En Serio, que conduce junto con su esposa Naky Soto.

Durante años, Díaz ha compartido a través de sus redes sociales y talleres diversas estrategias y herramientas para formar a infociudadanos digitales capaces de documentar, registrar y levantar su voz cuando fuese necesario, en pro de defender los derechos humanos y la democracia.

LEE TAMBIÉN

29 horas en que se apagaron los derechos de Luis Carlos Díaz

A propósito de cumplirse este 11 de marzo un año de su detención, El Pitazo te presenta en claves el caso de Luis Carlos Díaz.

“El Gobierno miente. No importa cuando leas esto”

El 8 de marzo, tan solo un día después del apagón nacional de 2019, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, aseguró que Luis Carlos Díaz era uno de los autores de la «operación blackout», cuyo objetivo consistió en “colapsar al país saboteando el centro de operaciones de generación del Sistema Eléctrico Nacional, del que dependen la mayoría de los servicios públicos”.

Cabello usó como prueba un fragmento del podcast de Díaz en el que este explicaba cuáles son las medidas que los ciudadanos deben emplear durante un blackout. En el video transmitido en el programa Con el Mazo Dando se señaló a Díaz como un “influencer facistoide” y además se presentaron capturas de tuits del periodista Nelson Bocaranda y del senador republicano Marco Rubio, que trataban sobre un blackout.

El Pitazo consultó el video original publicado en el canal de Youtube, el 26 de febrero y en el minuto 12:05, Díaz hace referencia a una consulta de un seguidor que le plantea un hipotético blackout informativo a manos del gobierno nacional, es decir, una suspensión del servicio de Internet en todo el país. La respuesta de Díaz consistió: “El efecto inmediato es que la gente sale a la calle, eso pasa siempre. En el momento en el que tú rompes el tejido, la capacidad que tiene la gente de estar en común con otro, sale a la calle a reconstruir ese tejido. Entonces puede ser peor para ellos”.

A partir de esa denuncia de Diosdado Cabello, Luis Carlos Díaz se convirtió en uno de los presuntos responsables de la avería producida en la represa del Gurí que ocasionó el apagón nacional de marzo de 2019.

LEE TAMBIÉN

Luis Carlos Díaz: »Seguiré trabajando como forma de agradecimiento por tanto apoyo»

#DondeEstáLuisCarlos

Alrededor de las 5:45 pm, del lunes 11 de marzo, Luis Carlos se dirigía a su casa a bordo de su bicicleta cuando fue detenido por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en las cercanías de la embajada de Corea, en la urbanización Country Club. Minutos antes, el periodista se había comunicado con su esposa Naky Soto para avisarle que iba a su casa a descansar para luego regresar a conducir un especial nocturno en la emisora Unión Radio.

Cerca de las 10 de la noche, Soto recibió una llamada del personal de la emisora, quienes le comentaron que estaban ubicando a Díaz porque debía comenzar el especial. Naky pensaba que se había quedado en Unión Radio para aprovechar la conexión a internet, pero tras comunicarse con él y no recibir respuesta, supo que algo estaba mal.

Soto quien estaba atravesando por una serie de quimioterapias, denunció a través de un video que fue difundido por las redes sociales, la desaparición de su esposo. En cuestión de minutos, la comunidad de infociudadanos digitales que Díaz había formado a través de los años, se activó y posicionó en Twitter la etiqueta #DondeEstaLuisCarlos.

Cerca de nueve horas estuvo desaparecido Díaz, cerca de las 2:15 am, del martes 12 de marzo, funcionarios del Sebin lo llevaron hasta su casa para realizar un allanamiento en su presencia y la de algunos testigos. En el procedimiento los funcionarios se llevaron cuatro teléfonos celulares, tres laptops y un disco duro, además de una cantidad de dinero en efectivo que servía para los tratamientos médicos de su esposa.

De acuerdo con las declaraciones de Naky Soto: “La primera comisión del Sebin que lo entrevistó lo maltrató, lo golpearon con el casco de la bicicleta”. Además señaló que a pesar que lo detuvieron mientras se trasladaba en su bicicleta, la presunta acta indicaba que fue detenido en flagrancia.

El 11 de marzo en horas de la noche, Nicolás Maduro informó a través de los medios que dos personas habían sido detenidas por el presunto ataque al sistema eléctrico, aunque en ese momento no se ofreció la identificación de los detenidos, en los días posteriores se conoció que Luis Carlos Díaz y Geovany Zambrano, trabajador de Corpoelec, quien previamente denunció las condiciones del sistema eléctrico nacional, serían los responsables de acuerdo con Maduro, del apagón nacional del 7 de marzo.

Tras confirmarse la detención de Díaz y las acusaciones que pesaban en su contra, la comunidad internacional se pronunció rechazando la medida. Desde activistas y defensores de los derechos humanos, eurodiputados —debido a que Díaz tiene la nacionalidad española—, colegas comunicadores sociales, exigieron su libertad plena.

Incluso la alta comisionada para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, manifestó su profunda preocupación por la detención e indicó que la comisión de la ONU que se encontraba de visita en Venezuela pidió acceso urgente a las autoridades para constatar el estado de Luis Carlos.

LEE TAMBIÉN

Fiscalía sin pruebas para acusar al periodista Luis Carlos Díaz

Luis Carlos Díaz a su salida de El Helicoide el 12 de marzo luego que se le otorgara libertado condicional. | Foto: Cortesía

Una investigación sin pruebas se extiende dos años

La audiencia de Díaz se efectuó el miércoles 12 de marzo, estuvo a cargo de Freddy Pérez, del Tribunal 31 de control de Caracas. En ella se le imputó el cargo de instigación a delinquir, fue dejado en libertad con un régimen de presentación cada ocho días, prohibición de salida del país y de declarar sobre su caso.

La defensa del periodista aseguró —antes de que se le prohibiera dar declaraciones sobre el caso—, que nunca se presentó una prueba concreta sobre la responsabilidad en la presunta conspiración.

«Tengo mil historias, pero por ahora no puedo decir nada. Mil gracias», fueron las palabras de Díaz luego de ser liberado. También manifestó que consideraba que su liberación había sido un récord, pues ocurrió tan solo 48 horas después de ser detenido.

El 29 de marzo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dictó una medida cautelar en la que instó al Estado venezolano a garantizar que Díaz pueda ejercer su labor como comunicador social. Desde marzo hasta noviembre, la defensa de Luis Carlos presentó cuatro solicitudes de permisos de viaje ante tribunales que han sido negadas, impidiendo que asista a eventos sobre democracia y periodismo.

El 9 de diciembre, el Ministerio Público extendió por un año la investigación, la jueza Yislent Infante Medina estuvo al frente de una audiencia oral, en la cual la fiscalía solicitó una extensión de dos años de investigación pues “llevan otros casos”, mientras que la defensa instó a que en 30 días se presentará el acto conclusivo. Infante tomó la decisión de fijar la fecha para el 9 de diciembre de 2020.

Luego de su liberación, Díaz le agregó una frase más a su biografía en Twitter: “y salvado por ellas”, para hacer referencia que gracias a las redes que tejió durante años, su detención no pasó desapercibida en un país con más de 300 presos políticos.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.