CLAVES | Conozca cómo Venezuela obtuvo una silla en el Consejo de DDHH

Los convenios de cooperación energética y el desvío de fondos hacia los países del Grupo de No Alineados favorecieron al gobierno de Nicolás Maduro para obtener el puesto en el Consejo de la ONU

226
Venezuela logró obtener una silla en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para el período 2020 al 2023 | Foto: cortesía

Con el apoyo de 105 gobiernos Venezuela obtuvo una silla en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para el período 2020 al 2023, un escaño cuestionado por las violaciones que describió la alta comisionada de la ONU, Michelle Bachellet, en su informe sobre el país publicado el pasado cinco de julio.

El documento de 18 páginas registró casos de violación de los derechos fundamentales entre los que destacan las ejecuciones extrajudiciales por las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes), así como las torturas de los cuerpos policiales a los presos políticos, que van desde la aplicación de corriente eléctrica hasta simulacros de ahogamientos.

Aquí te explicamos cómo Venezuela ganó un puesto en el Consejo de la ONU, a pesar de ser cuestionada por violaciones a los derechos humanos.

  • Según el reportaje «Un diplomático lavado de rostro» de Connectas, Venezuela sustituyó a Cuba, que también ha sido sometida a escrutinio de la ONU por graves violaciones de derechos humanos. Aunque los interesados suelen presentar las victorias en las votaciones como triunfos morales, los procesos suelen reflejar lógicas de transacciones diplomáticas de las que Maduro supo sacar ventaja con sus naipes.

LEE TAMBIÉN

GRUPO DE LIMA DEPLORA INGRESO DE VENEZUELA AL CONSEJO DE DDHH DE LA ONU

  • El canciller Jorge Arreaza luego que se supo el puesto ganado por el gobierno de Maduro, aprovechó la oportunidad para dar un mensaje clave y agradeció al Movimiento de Países No Alineados por haber apoyado la candidatura.
  • El gobierno de Maduro y su antecesor, Hugo Chávez, hicieron un trabajo paciente y sostenido para tener influencia en esa organización que reúne 120 naciones del mundo, en especial de África, Asia y de América Central y el Caribe. La organización, cuya presidencia pro tempore ejerció Venezuela hasta finales de octubre, conserva musculatura diplomática.
  • Los gobiernos chavistas hicieron especial énfasis en el Caribe y Centroamérica y no escatimaron en servirse de convenios de cooperación energética, como Petrocaribe, que permitieron la inyección multimillonaria de recursos.

LEE TAMBIÉN

#PETROFRAUDE

  • Se desviaron hacia gobiernos aliados aproximadamente 30.000 millones de dólares de la riqueza petrolera venezolana que es pública y manejada por el Estado. Esos fondos se distribuyeron para proyectos sociales, con pocos controles y propiciaron la corrupción.
  • Diez días antes de la elección, celebrada el 17 de octubre, ya se conocía en medios diplomáticos que el resultado favorecería a Maduro y que el trabajo intensivo desarrollado por la cancillería venezolana, con apoyo de la cubana, estaba blindado.
  • El informe de Bachelet para muchos era el principal argumento que corroboró lo que por años denunciaron activistas locales: la criminalización de los opositores, la práctica de la tortura, la proliferación de las ejecuciones extrajudiciales, el deterioro de derechos socioeconómicos básicos como el de la alimentación y el de la salud, que han empujado a millones de venezolanos a emigrar. 
  • Maduro, pese a ello y al creciente cuestionamiento, todavía cuenta con naipes para jugar en el terreno internacional y bien vale mantener la vista puesta en la diplomacia venezolana, reseña Connectas.

Con información del reportaje «Un diplomático lavado de rostro» de Connectas

DÉJANOS TU COMENTARIO