24.2 C
Caracas
miércoles, 5 agosto, 2020

Ascensos militares de 2020 tienen implicaciones dentro y fuera de la FAN

El pase a retiro de la promoción de Diosdado Cabello genera un debate entre expertos sobre si es un mensaje político o no. Destacan que ningún miembro de esa promoción llegó a ocupar los dos cargos más importantes: ministro y jefe del Comando Estratégico Operacional

-

Caracas.– Cada año se producen ascensos militares, y desde la era chavista, estos son cuestionados por responder a decisiones políticas y no por meritocracia.

Casi sin sorpresas, el general en jefe Vladimir Padrino López y el almirante Remigio Ceballos fueron ratificados como ministro de Defensa y jefe del Estado Mayor del Comando Estratégico Operacional (Ceofanb), respectivamente.

Pero se pasó a retiro a la promoción de 1987… la promoción de Diosdado Cabello.

Pedro Pedrosa, consultor político y oficial de la Armada en situación de retiro, señala que, “militarmente es lo normal y políticamente es un mensaje claro y ahora habrá que ver a qué generales reengancharán en algún ministerio”.

Sin embargo, para el exoficial y doctor en ciencias políticas José Machillanda, el pase a retiro no es un mensaje.

“A lo interno de la estructura militar, que ahora funciona como un partido político, ya no funciona la disciplina, la mística. Queda claro que Maduro no tiene el control sobre el elemento militar, sino que quien lo tiene es Padrino, y aparece además una nueva variable en lo que se llama ambiente político real y el entorno interno militar, que tiene un individuo que se encarga de ser la cabeza visible. En este caso se trata de Padrino, que además tiene dos problemas: la revuelta que sigue y crece y que no está de acuerdo con lo que viene ocurriendo, y otro grupo que constituye el resquebrajamiento, no solo interno, y que es la expresión de grupos de oficiales importantes que se vinculan y asocian a los ciudadanos”, dice Machillanda.

- Advertisement -

Para Luis Manuel Esculpi, parlamentario jubilado que estuvo al frente de la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, más allá de las especulaciones sobre esa situación, la decisión tendría que ver con el desconocimiento de la materia.

“El hecho político más importante es que esa promoción pasó a retiro sin que ninguno de sus integrantes pudiera llegar al cargo de Ministro o al Comando Estratégico Operacional. Sobre todo porque Cabello presumía de su influencia en el mundo militar”, señala Esculpi.

El también dirigente político recuerda que tradicionalmente, cuando una promoción cumple los años de servicio establecidos en la ley (antes eran 30 años, ahora son 33), toda la promoción automáticamente pasa a retiro. Pueden regresar algunos por autorización del ministro y el presidente al servicio activo.

Es el caso de Padrino, dice Esculpi, que lo han prorrogado por sexto año y que debió pasar a retiro en 2014.

“El año pasado reincorporaron a Suárez Chourio. Siempre son excepciones”, dice Esculpi.

La promoción de Diosdado Cabello es la Tomás Montilla, de 1987; este 2020 cumplió los 33 años de servicio.

“Hay rumores de que regresarán algunos generales de los 53 de esa promoción; todavía no lo han hecho y, a medida que pase el tiempo, dudo que lo hagan. Esas son decisiones inmediatas”, explica el político. Esculpi también recuerda que “nunca en la historia” se ha prorrogado el tiempo de servicio a una promoción completa y que a las promociones del 88, 89 y 90 les corresponde ocupar los altos cargos.

Pedrosa insiste en que sí habría una connotación política al pasarlos a retiro.

Eso le quita poder a Diosdado. Hay una pugna interna dentro del chavismo, entre facciones”, dice el exoficial, y agrega que “no hay que entusiasmarse con eso, porque el chavismo, así se odien [unos a otros], siempre conseguirá la manera de repartirse el poder”.

Además, Pedrosa recuerda que queda otra promoción vinculada a los hermanos Cabello, en este caso a José David, que es la promoción del 93. Estos ya son generales de Brigada y han sido “muy bien recompensados” con cargos en aduanas y posiciones administrativas en el Seniat.

Aunque para Machillanda lo ocurrido no tiene una significación de importancia y es un hecho administrativo, a su juicio la Fuerza Armada pasó a ser un partido político donde ya no funciona la verticalidad ni la disciplina.

“Diosdado se armó con el chavismo duro y, a pesar de fotos y pronunciamientos, hay una confrontación con el grupo que sigue a Maduro”, sostiene Machillanda.

LEE TAMBIÉN

Visipol detecta ingresos irregulares y ascensos fraudulentos en Polifalcón

Ascensos políticos y negocios cierran el círculo

Pedrosa señala que Padrino y Ceballos constituyen un “tapón” en la carrera de varios militares y considera que la ratificación de Fabio Zavarse en la comandancia de la Guardia Nacional podría deberse al control que ejerció cuando estuvo al frente de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi) en Falcón.

Señala, además, que jamás había visto ascensos tan politizados como los de este año.

Pedrosa, quien tiene 15 años fuera de la Fuerza Armada, asegura que en el caso de su promoción había muchos que jamás hubiesen llegado a ser almirantes, por ejemplo. “Hay poco mérito y mucha consideración política para manejar una FAN que está más al servicio de preservar a la revolución que a la defensa de la soberanía y a la meritocracia”.

Machillanda pone el foco además en la situación interna de la FAN, donde un oficial retirado puede estar percibiendo 8 dólares mensuales de pensión, además de los problemas logísticos que estarían afectando a la institución castrense.

“Es muy difícil tener un criterio sólido con quienes asumen, ya que los ascensos no han pasado por juntas ni tienen la valoración adecuada. Los ascensos son un premio, pero ahora, desde el chavismo, son consecuencia de la amistad o de un convenimiento”, dice Machillanda.

“Es una institución con cerca de mil 300 generales cuando debería haber 120”, agrega.

Esculpi suma a la conversación que ascendieron más de seis mil oficiales a los distintos grados. En el Alto Mando designaron, en el Ejército, a quien fue comandante de la Región de Defensa Integral (Redi) de la región Capital; en la Armada, a quien estaba en la Redi de Guayana y en la Aviación, a quien participó en el golpe del 27 de noviembre y “huyó en el Hércules hacia Perú. Todos de confianza de Maduro y Padrino”, dice Esculpi, quien añade que los nuevos comandantes de las Redi venían ocupando cargos importantes.

Para él, estos ascensos son igual de politizados y siempre generan malestar por cierto tiempo.

4.5/5 (2)

¿Qué tan útil fue esta publicación?