28 C
Caracas
lunes, 21 septiembre, 2020

Analistas coinciden en que política de EE. UU. hacia Venezuela se mantendrá

-

Caracas.- La decisión de la salida de John Bolton, quien hasta este martes se desempeñó como asesor de seguridad de la Casa Blanca en el gobierno de Donald Trump, no llegó sola. Un día antes, el Departamento del Tesoro emitió una nueva orden, la número 34, en la que establece flexibilizaciones a la Orden Ejecutiva de agosto que establece las sanciones más fuertes, hasta ahora, hacia el Gobierno de Nicolás Maduro.

LEE TAMBIÉN: 
CLAVES | CINCO DECLARACIONES DE BOLTON CONTRA MADURO SIENDO ASESOR DE LA CASA BLANCA

Con los días, el propio Trump ha explicado que la salida de Bolton, un funcionario que mantuvo una de las líneas discursivas y quizás de acciones más fuertes contra Maduro, no fue solo un reacomodo natural que hacen los presidentes dentro de sus equipos.

¿Estados Unidos “reajusta” su política hacia Venezuela?

El presidente encargado, Juan Guaidó, no lo cree así. Para él, la política de su aliado más importante se mantiene, así como el apoyo, no solo de Trump sino de “todas las estructuras del gobierno” estadounidense.

Para la internacionalista Milagros Betancourt, «Venezuela es importante para Estados Unidos (EE. UU.) y para Trump, pero en materia de seguridad hay otros temas que pienso son de mayor envergadura como Irán, las relaciones con Rusia y Korea del Norte, entre otros».

Precisamente, Rusia, Corea del Norte, Irán y China son parte de las “discrepancias” entre Bolton y Trump que, para el politólogo y especialista en política internacional, Carlos Luna, llevaron a la ruptura entre ambos funcionarios por ser estos temas sensibles.

- Advertisement -

Para Luna, la salida de Bolton se debe a esta discordancia entre la agenda y el accionar político de ambos funcionarios.

Los políticos opositores no dudan de que Venezuela seguirá siendo un punto importante en el radar estadounidense.

Betancourt coincide, ya que para ella, la situación de Venezuela complica a la región al hablarse de supuestos vínculos con el narcotráfico y apoyo a la guerrilla, además de la migración que tanto afecta al continente.

A su juicio, la política americana respecto a nuestro país se mantendrá en la misma línea de seguir ejerciendo la mayor presión posible a través de las sanciones.

“Los americanos necesitan, para que esta presión se agrave, que el resto de los países del Hemisferio y de Europa también le imponga sanciones a Maduro”, dice la internacionalista.

Carlos Luna agrega que los movimientos de Trump tendrán que ver, cada vez más, con la cercanía de las elecciones y su posibilidad de reelección.

“La mentalidad de Bolton estaba más hacia la Guerra Fría y Trump pudo darse cuenta de que esto no estaba funcionando y optó por un cambio y una estrategia renovada en términos de la seguridad para EE. UU.”, dice Luna.

En segundo término considera que tendemos a analizar la política exterior y de seguridad de otros países a la luz de lo que es “nuestra cultura política de discontinuidad, de partidos y no de Estado y en EE. UU. sí hay una política de Estado y de continuidad. Venezuela seguirá en primer orden”, asegura.

Tanto la clase política, de oposición y gobierno, como los expertos están a la expectativa de que Trump confirme al sustituto de Bolton, aunque ya el vicesecretario principal de prensa de la Casa Blanca adelantó que sería Charlie Kupperman, quien fue asistente de Trump y ocupaba desde enero el puesto de asesor adjunto de Seguridad Nacional.

Lo cierto es que el tiempo corre para todos. Para el Gobierno de Maduro es vital por cuanto su margen de maniobra se puede estrechar cada vez más por las sanciones. Para el gobierno interino de Guaidó, porque sus aliados principales pueden no estar el día de mañana ante el reacomodo de fuerzas en la región producto de los procesos electorales en ciernes.

El primer paso para el Tiar, sin desechar la posibilidad militar en medio de unos ejercicios militares presentados por Maduro, quien han mantenido un verbo belicista y la, por ahora, negativa de reactivar el proceso de conversaciones en el que mediara Noruega, dan a entender que las opciones en la mesa se barajan todos los días y todos los días juegan unas más que otras.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado