26 C
Caracas
lunes, 23 mayo, 2022

Extrabajadores de Exxon Mobil aguantan hambre por deuda de vieja data

-

Caracas.- «Tengo ocho meses sin ver a mi mujer y a mis tres hijos pequeños», dice Humberto Sifontes. «Yo tengo nueve meses sin ver a mis tres hijos y sin abrazar a mi esposa, pero no me caigo de brazos, porque por ellos es mi lucha», dice Jesús Rojas. Ambos forman parte de la lista de 50 hombres que iniciaron el pasado 30 de mayo una huelga de hambre en la Plaza de la Moneda, en el centro de Caracas, y que por bajas de salud ya solo quedan 40.

Humberto Sifontes es residente de Ciudad Bolívar, estado Bolívar, trabajó en la instalación de tuberías del Campo Corocoro, ubicado en el Golfo de Paria, durante el año 1999. Él es uno de los 7.000 trabajadores directos e indirectos de Exxon Mobil, petrolera de Estados Unidos, que no han cobrado las prestaciones sociales y liquidaciones, a pesar que el expresidente Hugo Chávez asumió ese pago cuando estatizó el proyecto Cerro Negro de explotación de crudos pesados de la Faja Petrolífera del Orinoco en 2007.


LEE TAMBIÉN: 
DIPUTADO CHAIM BUCARAM: RAFAEL RAMÍREZ PRESIDIÓ EXTENSA RED DE ESTAFAS A SU PASO POR PDVSA

Durante los últimos 16 meses, los trabajadores petroleros provenientes de Monagas, Sucre, Anzoátegui, Bolívar, Guárico y Delta Amacuro, estados que abarcó el desarrollo petrolero que pasó a Petro Piar, compañía de Petróleos de Venezuela, han acudido a todas las instancias oficiales y se han internado en distintas plazas de Caracas con la finalidad de hacerse sentir, pero representantes del gobierno de Nicolás Maduro no les han dado respuesta, y mucho menos les han brindado información sobre los 5.500 millones de dólares, que según les adeudan.

José Maiz, uno de los líderes de la protesta pacífica, refiere que cuando llegaron a Caracas su primera opción fue ir a la sede de Pdvsa, pero el Ministro para el Petróleo, Manuel Quevedo, y sus funcionarios les ignoraron. Después entregaron cartas a la Defensoría del Pueblo y también no obtuvieron respuesta. Los primeros meses en la capital del país los pasaron debajo de toldos que dispusieron en la plaza Lina Ron, después se fueron a la plaza Las Mercedes, donde permanecieron cuatro meses, y desde enero se encuentran en la plaza La Moneda. Duermen en cartones, colchonetas, y para ir al baño tienen letrinas improvisadas hechas de envases de plástico.

En julio de 2018, Nicolás Maduro instruyó a Manuel Quevedo a resolver el problema. El funcionario aseguró que Pdvsa reconocía la deuda, pero que no podían pagar porque la estatal petrolera no contaba con fondos suficientes.  Quevedo alegó que Rafael Ramírez y quienes lo acompañaban cuando presidía la cartera de Energía se habían robado los reales.

La falta de atención gubernamental hizo que el pasado 30 de mayo, 50 de estos 7.000 hombres decidieran iniciar una huelga de hambre. La mañana de este domingo ya quedaban 40, los otros tuvieron que retirarse tras sufrir bajas de tensión, azúcar y otros padecimientos.

Los trabajadores de la petrolera se agruparon en la Plaza La Moneda, en el centro de Caracas | Foto: Daisy Galaviz

A pesar de las caídas de sus compañeros, Nelson Ramos, quien tiene 62 años y se desempeñó como maestro de obra en la Faja Petrolífera del Orinoco por más de 10 años, refiere que «ningún dolor de cabeza me va a hacer rendirme. Yo merezco una vejez digna y estoy dispuesto a todo para conseguirlo».

Entre cuadros de Chávez y escritos realizados con marcador que exclaman un «señor presidente leales siempre», «todos juntos somos Chávez» y «somos petroleros de la patria», los trabajadores de la Faja Petrolífera del Orinoco le exigen al gobernante Maduro que les brinde cinco minutos de su tiempo, y no le siga dando largas a la cancelación de esta deuda.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a