15 países europeos aún no reconocen a representantes designados por Guaidó

meta_valwy

De los países europeos, solo Alemania, España, Francia, República Checa y Austria han dado su reconocimiento como enviados especiales o personales del también jefe del Poder Legislativo a los representantes nombrados por Juan Guaidó y autorizados por la Asamblea Nacional

En cinco sesiones ordinarias de la Asamblea Nacional se ha autorizado al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, para designar a 37 representantes diplomáticos en 35 países, un organismo multilateral y un bloque de países americanos que se conformó para discutir la salida de la crisis en Venezuela. De la cifra total, 16 Estados destinatarios aún no han reconocido a los representantes, de acuerdo con el registro de El Pitazo

El 22 de enero, un día antes de que Guaidó tomara juramento como jefe encargado del Poder Ejecutivo, tras declarar que Nicolás Maduro ocupaba el poder de forma ilegítima, el parlamento aprobó nombrar a Gustavo Tarre Briceño como representante especial de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos. 80 días después, Tarre fue reconocido por el organismo con 18 votos a favor y nueve abstenciones.

Luego, el 29 de enero, siguieron 11 nombramientos para la región. Aunque todos recibieron el reconocimiento tan pronto se produjeron las designaciones, los gobiernos de Chile y Canadá faltan por recibir las credenciales. Julio Borges fue reconocido el 4 de febrero como parte del Grupo de Lima y el 25 de ese mes participó en la primera cumbre en Bogotá, en la que también estuvo el presidente de la AN.

De igual manera, se resolvió el impasse entre María Faría, representante de Guaidó en Costa Rica, y las autoridades, luego de que ingresara a la embajada de Venezuela de forma irregular mientras corría un plazo de 60 días para que los funcionarios de Maduro salieran del país. El 15 de abril salieron los delegados de Maduro y al día siguiente Faría ocupó la sede. 

En la sesión siguiente, del 5 de febrero, el parlamento autorizó tres designaciones que también fueron admitidas: María Teresa Belandria para Brasil, María Teresa Romero para Guatemala y David Olsen,
quien falta por entregar sus credenciales, para Paraguay. 

El 19 de febrero fueron nombrados los primeros 17 representantes para Europa, y uno para República Dominicana, cuyo reconocimiento se realizó el 8 de marzo. Luego, sin explicaciones, el parlamento renombró a dos delegados, de Polonia y Reino Unido. 

La última designación de Europa se efectuó el pasado 19 de marzo: Hungría, Bulgaria, República Checa, Marruecos, Reino Unido y Polonia. 

Solo cinco países europeos han dado el reconocimiento de enviados especiales de Guaidó, pero no han aceptado las acreditaciones. Es el caso de Alemania, Francia, España, República Checa y Austria. 

En total, faltan 15 naciones europeas por dar el visto bueno a la decisión de Guaidó: Portugal, Malta, Suecia, Polonia, Dinamarca, Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo, Rumania, Andorra, Países Bajos, Suiza, Hungría, Bulgaria y Marruecos, y Australia, de Oceanía. El internacionalista Juan Francisco Contreras señala que el occidente se maneja con mucha cautela frente a lo que ocurre en Venezuela, a pesar de que reconozcan al presidente de la AN como jefe de Estado encargado.

«El tema en Europa es que deben cumplir con los formalismos. Además, el caso Venezuela es inédito; por primera vez hay dos presidentes que se atribuyen legitimidad. Mientras no esté clara la situación en el país, será muy difícil que los países europeos expresen su reconocimiento», justifica Contreras. 

De acuerdo con el artículo 16 de la Ley de Estatuto que rige la transición a la democracia, sancionado el pasado 5 de febrero, el parlamento podrá autorizar las designaciones de los jefes de misiones diplomáticas permanentes realizadas por el Presidente encargado, conforme al artículo 236, numeral 15 de la Constitución.

No son embajadores 

De acuerdo con las autorizaciones del parlamento, estos 37 delegados no cumplen la función de embajadores, sino de representantes diplomáticos, mientras ejecutan la ruta de transición que han planteado. Sin embargo, los gobiernos de Colombia, Ecuador, Honduras, Panamá, Perú, Estados Unidos y Guatemala los llaman embajadores. A juicio de Contreras, el continente americano tiene una forma más política de percibir las relaciones diplomáticas, lo cual ha permitido que estos países -que han apoyado a Guaidó- diesen el paso sin la cautela que practica Europa.

En cambio, en países como España, Francia y Austria son catalogados como representantes o enviados especiales de Guaidó, sin ningún rango diplomático. Contreras señala que Guaidó solo puede designar funcionarios que representen a la Asamblea Nacional, único órgano reconocido en Venezuela por más de 60 países del mundo. 

Por su parte, el politólogo Fernando Spiritto señala que los representantes tienen el objetivo de establecer un canal de comunicación entre Guaidó y los países, a diferencia de los embajadores, quienes tienen el peso del Estado y pueden comprometerlo de acuerdo con sus intereses. «Guaidó no maneja el poder real, es decir, la Fuerza Armada y los recursos económicos; por lo tanto, no puede nombrar embajadores», destaca Spiritto.

Ahora bien, esta inestabilidad impide que se formalicen las relaciones entre Venezuela y los demás países, y en consecuencia, disminuyen las posibilidades de comercializar y de adelantar trámites consulares. 

¿Dónde están los embajadores de Maduro?

El mapa internacional aún no se esclarece y algunos embajadores que fueron investidos por Maduro continúan en sus funciones. Es el caso de Mario Isea en España, Jesse Chacón en Austria y Alí Uzcátegui en República Dominicana. Isea ha asegurado que fue escogido en el marco de la ley y por lo tanto resguardará la embajada en Madrid por ser territorio venezolano.

Por el contrario, en Perú había una vacante desde agosto de 2017, cuando fue expulsado Diego Molero por protestar la determinación del Gobierno de denunciar la ruptura del orden democrático en Venezuela; en Brasil, ocurrió una situación similar el mismo año, luego de que Maduro expulsara a su representante y Brasilia respondiera de igual manera. 

En Guatemala, la Cancillería pidió a Venezuela en mayo de 2018 la remoción de su representante porque consideraba que actuaba con injerencia. La misma falta se registraba en Colombia, con quien Maduro rompió relaciones el pasado 23 de febrero por observar que el presidente Iván Duque promovía una supuesta intervención militar en el país.

DÉJANOS TU COMENTARIO