Toque de Diana | Los venezolanos vamos de tic tac en tic tac

meta_valuq

Se abre un nuevo compás de espera hasta el 5 de julio, día en el que la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, presentará su informe conclusivo acerca de la situación de Venezuela.
Así vamos los venezolanos, de tic tac en tic tac, queriendo que todo esto acabe de una buena vez mientras el segundero avanza, como no, pero en una lenta y eterna progresión, de rayita en rayita en el reloj.  Suele ocurrir en este país donde pasa de todo sin que al final pase nada en realidad.

Es como pretender avanzar en la dimensión paralela a la que se tiene acceso a través de la madriguera del conejo del sombrero loco de Alicia en el País de las Maravillas.  Aunque ese país de las maravillas en realidad solo exista cuando se sintoniza el canal 8, VTV.

Muchos quieren interpretaciones acerca de la visita de Bachelet.  Muchos hicieron zoom a las fotos, para detallar si su sonrisa cuando estrechaba la mano de Maduro y la mano de Guaidó era un milímetro superior en cualquiera de los casos. Muchos detallaron sus manos para ver si el apretón con la izquierda o con la derecha evidenciaba presión y amorataba sus dedos por un instante.

Pero la verdad es que son esfuerzos inútiles. Habrá que esperar hasta el 5 de julio.

Lo que si vale la pena tener en cuenta es que, así como liberaron al diputado Gilber Caro y a otros dos presos políticos, con la misma el régimen  detuvo a dos coroneles (R) Aviación: Miguel Castillo Cedeño de 61 años (hipertenso) y Francisco Torres Escalona de 62 años. Conforme a lo que publicó en su cuenta de Twitter la periodista Mildred Manrique se los habrían llevado de sus residencias funcionarios encapuchados y armados. Y si no mostraron sus rostros pues podrá suponer usted que tampoco asomaron orden de detención alguna. A estas alturas las familias de estos coroneles aun desconocen su paradero.

LEE TAMBIÉN


Entérate de la noticia este #25Jun en el avance de El Pitazo Radio

En las narices y bajo los lentes de Bachelet. Pero además, si bien es cierto que el día que Bachelet llegó al Palacio Federal Legislativo, los periodistas y los diputados pudieron entrar a hacer sus labores con total normalidad y sin el asedio y el acoso de los grupos afectos al chavismo madurismo, pues basta solo decir que hoy un equipo reporteril del canal digital VPI resultó vilmente agredido. 

Lo normal pues, nuestro día a día en este eterno tic tac en el que a veces uno pide por desespero, y no por amor como Roberto Cantoral, «reloj no marques las horas». ¿Quién no quiere que esto acabe de una buena vez ya? 

De Bachelet al ex jefe de inteligencia de Maduro Cristopher Figuera y de él al llamado «super policía», Iván Simonovis; ambos en Estados Unidos «conversandito» con las autoridades. Figuera colaborando, echando el cuento completo con alfombra roja, «desancionado», vuelto a la vida, como si hubiera llegado de Venezuela con una mala praxis estética al famoso programa Botched y ahora sale con 20 años menos, la piel lisita y con protección. El mensaje está clarito, lo dijo hoy hace unas horas Eliott Abrams. Esa es la promesa para los que aún se encuentran en el país, bajo sanciones, y del lado del poder.

Simonovis narra su heróico escape de prisión domiciliaria en el Congreso del Imperio. Maduro todavía no articula ni una sola de las vocales al respecto. Simonovis en las alocuciones presidenciales de estas últimas tres semanas es sinónimo de silencio, la nada, no existe.

Así se despereza este martes tipo lunes con el que inició la semana después de un desfile de la Batalla de Carabobo que no fue dizque porque el miedo es libre los drones a veces también.

Por eso es que queda claro que el margen de maniobra con el que cuenta la revolución se extiende a sus anchas únicamente aquí adentro pero afuera pareciera gestarse un mes de julio bien diferente a su antecesor.

https://www.ivoox.com/37581544

DÉJANOS TU COMENTARIO