Toque de Diana | El fake de la boda Acedo-Cabello se transforma en un punto de consenso

El momento que atravesamos no nos pide mentir, nos pide, como siempre, ser responsables a la hora de transmitir un mensaje y la urgencia no solo está planteada para los periodistas, también atañe a los receptores de cada uno de los mensajes que se recibe, verificar es la norma, haya usted estudiado comunicación social mención impreso o no

320
Foto: cortesía

Este fin de semana circuló a través de las redes sociales el link de un artículo sobre la supuesta boda de la hija del presidente de la Asamblea Nacional Constituyente. El artículo publicado por el portal Infobae, bloqueado en Venezuela por el gobierno de Maduro, hablaba de una fiesta de dos días en el archipiélago de Los Roques, lujos y todo el descaro que distingue a quienes se enriquecen de la noche a la mañana y se desvelan por exhibirlo ante todos.

Sin embargo, la noticia, delicia de muchos, resultó ser falsa. La misma Daniela Cabello irrumpió en las redes sociales para desmentirlo y hablar del asunto desde lo personal y con un delicado giro político que incluyó a su padre como harina de ese costal.

Surgió entonces un inusual consenso entre muchos venezolanos que optaron por callar y condenar la mentira frente a lo que, en definitiva, fue una estrategia de comunicación quizás para perjudicar a la hija del segundo al mando en el gobierno de Maduro o para perjudicar a factores de la oposición que figurarían como los presuntos responsables de esta campaña, según puede concluirse del enfoque de la novia del cantante Omar Acedo.

Además del acto de contrición también importa revisar por qué la noticia corrió como pólvora y se creyó de inmediato. Y es que tiene todos los elementos necesarios para ser el titular más vendedor desde que Leopoldo y Simonovis salieron de prisión y es que:

1) Ya hemos visto cosas parecidas: bodas, quince años, celebraciones semejantes a las bacanales romanas en un país donde los niños se mueren desnutridos.

2) Es la niña del segundo más poderoso en el país y novia de un popular cantante venezolano.

3) Ocurre en Venezuela, un país pleno de medios censurados, bloqueados o bajo amenaza de ser sancionados y en donde las redes sociales y los sistemas de mensajería parecieran ser la única vía de información eficiente sin confirmación previa de lo que se lee.

También pasa que en el país ya no existen novelas, ni historias medianamente capaces de sumir a la población en al menos unos 45 minutos de fantasía o suspiros artificiales; así que toda la descarga va concentrada contra quienes son responsables de la debacle de un país que fue el primero en vender culebrones de excelente factura al mundo.

Y nada, que hubo que darle la razón a Danielita que, para colmo (y nos referimos a los más radicales), es bien bonita. Reseñamos el asunto aquí en el toque porque resulta aleccionador para la población en general y para nuestro gremio en un momento crucial para construir certezas a partir de hechos comprobados y en medio de la incertidumbre más voraz capaz de llegar a arrastrarnos a tomar la peor decisión de nuestras vidas cuando la depresión subyuga a muchos, las medicinas para tratar y controlar ciertas condiciones psiquiátricas escasean o tienen precios impagables, cuando la familia está incompleta desmembrada por la emigración de venezolanos.

El momento que atravesamos no nos pide mentir, nos pide, como siempre, ser responsables a la hora de transmitir un mensaje y la urgencia no solo está planteada para los periodistas, también atañe a los receptores de cada uno de los mensajes que se recibe, verificar es la norma, haya usted estudiado comunicación social mención impreso o no.

Éste es un punto de consenso. Quién se iba a imaginar que lo serviría Danielita en sus historias de Instagram.

DÉJANOS TU COMENTARIO