Zulia | Comunidad de Renace San Luis clama por agua y comida

Sus habitantes se aferran a sus ranchos ante la falta de una vivienda digna. El Gobierno les prometió soluciones a través de la Gran Misión Vivienda y no les cumplió. Están sin servicios públicos

36
La comunidad de Renace San Luis se informó a través de papelógrafos sobre las noticias relevantes y sobre cuidados ante el COVID-19 que publica El Pitazo. Foto: Francisco Rincón

La comunidad Renace San Luis es pequeña, pero sus vecinos padecen en demasía. Está ubicada a las orillas del Lago de Maracaibo, entre la plaza Bolívar, la escuela Básica Nacional Gran Mariscal de Ayacucho y la plaza Urdaneta, en el municipio San Francisco.

Son 80 familias que intentan sobrevivir en medio de la pobreza, el hambre, sin una vivienda digna y en una lucha contra los escorpiones y culebras que salen cada vez que mueven escombros en el sector.

El 16 de mayo denunciaron que temen que con las lluvias sus casas de lata y madera se derrumben. En el sector solo hay caminos de arena, casi no hay árboles y el calor afecta a los niños, a los ancianos, a los discapacitados y a las mujeres embarazadas que viven en la comunidad.

No tienen agua y los niños y adultos caminan para buscar alguna toma cercana y cargar el peso de regreso en tobos, o envases plásticos.

LEE TAMBIÉN

MIRANDA | VECINOS CIERRAN LA CARRETERA LA RAISA PARA SOLICITAR AGUA Y COMIDA

Vecinos cuentan que en 2015 llegaron los primeros pobladores del asentamiento urbano informal: “Antes todo el terreno estaba lleno de monte, chatarra, tumultos de arena y basura. Con el paso de los meses llegaron más familias en busca de un lugar para vivir y con el anhelo de ser beneficiados por la Gran Misión Vivienda”. De aquello solo quedan vestigios y la esperanza de que las autoridades e instituciones del Estado, entre ellas la Alcaldía, los atienda.

Por cada familia hay entre cuatro y seis niños. María Soto es una de las madres de esos pequeños. Dice que desde hace al menos cuatro años hay un proyecto de la Gran Misión Vivienda para la comunidad, que contempla la construcción de un complejo habitacional con varios módulos.

“Eso existe, pero todo está parado y no sabemos más nada. Necesitamos un lugar digno para vivir. Nos da terror cada vez comienzan los chubascos porque podemos perder todo. Ya hemos visto como salen volando los ranchos. Cuando los vientos son muy fuertes los hombres agarran el techo para hacerle peso y evitar que se vuelen”, advierte Soto.

LEE TAMBIÉN

EN ZULIA FABRICAN COCINAS A GASOIL ANTE LA ESCASEZ DE GAS DOMÉSTICO

Las mujeres del sector coinciden en el peligro de tener que lidiar con los alacranes y las culebras que salen cada vez que mueven algo. “Ya han picado a varios niños. Es difícil, porque uno se descuida y puede pasar fácilmente”, comenta Mariela Pérez.

Renace San Luis tampoco cuenta con un sistema de electricidad propio, ni con red de aguas blancas ni negras. “Hacemos las necesidades en bolsas y las tiramos al monte o vamos a la casa de algún vecino que tenga baño con tuberías. No hay más opciones”, relató una mujer que sintió vergüenza para dar su nombre.

Buscan respuestas

Para tener agua en sus viviendas, los vecinos se ven obligados a caminar hasta tomas improvisadas que están fuera del sector o a atravesar mangueras desde otras comunidades. “Nadie se salva. Lo tenemos que hacer por los niños, las mujeres o por cualquiera. Lo mismo pasa con el gas. Desde hace mes y medio que no tenemos y cocinamos con leña. Los niños se enferman por el humo y tenemos que sacarlos de aquí. Cómo le reclamamos a alguien que cocine así si no podemos hacer más nada”, detalla Soto, mientras señala algunos ranchos a los que les han quitado los palos de la cerca y de las paredes para cocinar.

En los hogares comen una o dos veces al día y desde hace tres meses no llegan las bolsas del Clap.

En medio de la cuarentena los niños no han podido cumplir con sus estudios. En las casas no hay computadoras ni teléfonos inteligentes para que hagan las tareas o para comunicarse con sus maestras.

LEE TAMBIÉN

FOTOGALERÍA | HABITANTES SE DEBATEN ENTRE SALIR A COMPRAR COMIDA O PROTEGERSE DEL CORONAVIRUS

Los vecinos relatan que representantes del Consejo Comunal fueron hasta la sede de la Alcaldía de San Francisco para buscar respuestas ante los problemas que padecen, pero no les dieron solución. Coinciden en que siguen desamparados.

La comunidad manifestó estas realidades durante un arepazo informativo que hizo la Asociación Civil Mediosur, organización aliada de El Pitazo, con el apoyo de la Fundación Amigo Huntington (Fahun).

Con información de Francisco Rincón.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO