Vecino de Caraballeda denuncia exclusión en jornada de ventas de alimentos por su militancia política

El operativo se realizó en el sector Blanquita de Pérez, donde se expendieron combos de comida, a precios subsidiados, a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap)

288
El Clap y las jornadas de alimentos siguen siendo utilizadas para el control político y social | Foto: infociudadano Reynaldo Gómez

La Guaira.- La exclusión de los programas sociales y asistenciales impulsados desde los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) sigue siendo un tema recurrente, en medio de la inestabilidad política y social que atraviesa el país.

Alberto Pacheco, residente del sector Las Casitas del barrio Blanquita de Pérez en Caraballeda y militante del partido Primero Justicia, en Vargas, denunció que el pasado sábado 11 de mayo fue víctima de la discriminación política por parte de los voceros de su sector, al negarle la venta de un combo de comida a precio subsidiado, esto por ser un participante activo en las protestas contra Nicolás Maduro.


LEE TAMBIÉN: 

PROTESTARON DE NUEVO EN VALLES DEL TUY POR RETRASO EN LA ENTREGA DE LAS CAJAS CLAP

“Este sábado 11 de mayo hubo una jornada de atención social en el barrio Blanquita de Pérez donde vivo. Nos explicaron que venderían unos combos de alimentos con dos pollos, un cartón de huevos, un kilo de azúcar y cuatro kilos de verduras por 10 mil bolívares. Nos dijeron que se podía pagar por punto la noche anterior y que el propio día de la jornada era en efectivo. Llegué al lugar donde estaban despachando el combo y llegué con mi efectivo y me dijeron que no podían hacer la venta porque ellos estaban cobrando desde la noche anterior. Reclamé y lo que me supieron decir es que yo no cumplía las normas, sin embargo, a otras personas las vi entregar el efectivo. Otro vecino me dijo que el coordinador del Clap, Joel García, había dicho que si yo quiero que se vaya Maduro, por qué me voy a beneficiar de su jornada, haciendo hincapié en mi militancia en Primero Justicia”, relató Pacheco.

Pacheco señaló que al reclamar lo amenazaron con golpearlo o hasta detenerlo. “La jefa de calle, lamisma que vende la caja Clap para mi familia, Fátima Da Silva, fue la que me dijo que no podía comprar y que no hiciera escándalos por el tema político. Ellos creen que una jornada de comida es para beneficiarse solo ellos y sus grupos familiares. Yo me opongo al gobierno de Maduro, pero también tengo necesidad y padezco por la hiperinflación. Lo que está mal es que ellos, porque tienen el poder, quieran secuestrar cualquier beneficio, utilizando la comida como un modo de cobrar mi disidencia política”, indicó.

El dirigente parroquial de Caraballeda lamentó no contar con espacios o canales regulares para colocar una denuncia, “pues todas las instancias están controladas por oficialistas que no ven problema en negar acceso a los alimentos subsidiados a quienes pensamos distinto”.

Con información del infociudadano Reynaldo Gómez

DÉJANOS TU COMENTARIO