Vargas | Vecinos del barrio Tarigua enfrentan sin agua el COVID-19

Familias se deben conformar con cargar agua desde estaciones de llenado de Hidrocapital o esperar por los cisternas que maneja el gobierno regional, como paliativo, ante el incremento del servicio de camiones cisternas por falta de combustible

69
Cargar agua en cualquier envase desde la estación de bombeo de Hidrocapital es la única garantía de agua que tienen vecinos de Tarigua en Caraballeda | Foto: R. Gómez – Infociudadano El Pitazo

La Guaira.– Los habitantes del barrio Tarigua, en la parroquia Caraballeda, al este del estado Vargas, deben sumar a la preocupación que genera la pandemia del COVID-19 y a la imposibilidad de laborar, la falta de agua potable, que se extiende hasta por tres meses en las zonas más altas del sector litoralense.

Desde los más pequeños hasta los adultos, deben salir de sus casas en busca de agua potable, con envases de varios tipos, cargarlos y llevarlos de vuelta a su casa para poder cocinar y tener garantía de aseo mínimo, normas requeridas para minimizar el contagio de la enfermedad de coronavirus.

La denuncia fue realizada por los vecinos de esta comunidad, este 19 de mayo, a través de la Asociación Civil Acción Ciudadana, que desarrolla un trabajo de fortalecimiento de las redes comunitarias y vecinales en la entidad costera.

LEE TAMBIÉN

Comunidad de El Junquito no tiene agua desde antes de la cuarentena

“Protegernos del coronavirus es lo que queremos y es lo que más preocupa. A uno le llegan cadenas y ve a los voceros del gobierno decir que aumentan los casos, que debemos cuidarnos, pero no puedo cumplir la cuarentena, ni las medidas de higiene, sin tener agua potable”, explicó Iris Ramírez, vecina del populoso sector litoralense, donde, según el registro del consejo comunal Tarigua 306, residen un total de 742 familias, que se ven afectadas en diversa medida por la falta de agua potable.

Explicaron los vecinos que la problemática frente al agua es diversa. En la zona baja de la calle Principal, los lapsos de espera son menores, mientras que en los callejones Justo Suárez, Los Mangos y Piñango es mucho más aguda. La problemática no es solo para las casas, sino también se padece en los conjuntos residenciales como Sant Her, Tarigua y Monte Ávila.

“Hemos acudido a Hidrocapital, porque estamos seguros que se debe a una mala maniobra a la hora de ejecutar los ciclos de distribución y bombeo lo que nos mantiene sometidos a tan larga sequía. Desde diciembre del año pasado nosotros no sabemos que es tener agua en forma. Un día u horas, cuando mucho. Y en medio de esta pandemia la sequía se ha hecho más terrible, dejándonos sin capacidad de cumplir con la cuarentena”, advierte Reynaldo Gómez vecino de Tarigua e infociudadano de El Pitazo.

Los vecinos explicaron que para tener agua en sus casas se han dividido por sectores y acuden a la estación de bombeo de Hidrocapital a cargar agua. Sino, deben esperar por las cisternas que envían desde la gobernación, pues comprar agua a camiones cisternas es cada vez más caro o difícil, por la falta de combustible.

5/5 (1)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO