Usuarios de avisos de servicio público: población en riesgo de estafa

meta_valws

Caracas.- Buscar medicinas a través de avisos de servicios públicos es común en los medios de comunicación, incluidos los medios digitales, sea para comprarlas u obtenerlas mediante donación. Pero recurrir a esta fórmula en estos tiempos se ha convertido en una lotería: hay quienes de buena fe sí ayudan, o donan el medicamento o equipo requerido, pero también se ha vuelto caldo de cultivo para estafar aprovechándose de la necesidad de los demás.

Según casos reportados a El Pitazo, se pudo confirmar esa tendencia: que mediante un servicio público han sido estafados los ciudadanos que solicitaban ayuda.

Un tendencia perversa

En la actualidad, todos los medios de comunicación ofrecen este servicio para apoyar a sus lectores, pero a pesar de que lo hacen para ayudar, en ocasiones los solicitantes terminan perjudicados por terceros inescrupulosos. De hecho, sacarles provecho a las situaciones que afectan a los venezolanos sin importar que hay vidas en peligro se está volviendo común en la actualidad.

Las redes sociales juegan un papel importante en estos casos, porque son el principal medio que utilizan los ciudadanos para obtener ayuda con miras a solventar situaciones de emergencia, principalmente en materia de salud.

En Caracas hubo un caso de una persona que necesitaba albúmina humana. «Los estafadores pidieron dinero para llevarla al hospital y nunca aparecieron. El enfermo falleció en la espera», indicó una víctima de estafa, que solicitó el anonimato, a El Pitazo.

Solicitud de un servicio público

Para que un medio publique un servicio público, el usuario debe presentar sus datos y los de la persona afectada para verificar lo que se requiere. Al publicarse el aviso, por lo general vía Twitter, se le asegura al lector que esa información es cierta, llegará a muchos usuarios y será compartida por numerosas personas; sin embargo, ni el medio ni las personas que lo hagan tienen la seguridad de que, si alguien se comunica con el solicitante, efectivamente lo ayude.

Los datos que se solicitan son los siguientes:

  1. Nombre y apellido de una persona de contacto
  2. Número de contacto
  3. Nombres de los medicamentos
  4. Ciudad dónde se encuentra
  5. Nombre y apellido del paciente (en caso de requerir donantes de sangre)
  6. Lugar dónde se encuentra el paciente (en caso de requerir donantes de sangre)

De servicio público a donación

El Pitazo hizo seguimiento a un caso de estafa mediante un servicio público de solicitud de medicinas, cuyas víctimas solicitaron el anonimato. Para ello contó con el apoyo de un funcionario del Departamento de Seguridad Bancaria del Banco de Venezuela en Caracas. Los hechos ocurrieron el pasado mes de agosto.

Los resultados de las pesquisas permitieron confirmar que hay en Caracas un grupo de personas que se dedica a engañar a ciudadanos que solicitan estos servicios públicos. Estos estafadores atacan por igual a personas que solicitan medicinas, donaciones de sangre o de equipos médicos.

Quienes se hacen pasar por “donadores de medicinas” suelen ver los servicios publicados en las redes sociales de los medios de comunicación, llaman a la persona de contacto, le expresan su preocupación por el caso y posteriormente proceden a informar que «tienen todas las medicinas”. En ocasiones, aseguran que las donan porque “un familiar falleció” y las dejó.

De la donación a la estafa

Acto seguido, le indican al ciudadano que se encuentran en otra ciudad, pero que tienen la facilidad para hacer el envío hasta su domicilio. Lo único que tendrían que pagar es el costo del flete, que debe hacerse, según le aseguran a la víctima, desde el lugar del envío y no a destino, «por tratarse de medicinas».

Por lo general, la persona necesitada de las medicinas accede a enviar el dinero, confiando en la buena voluntad del donante. Una vez enviado el capture, o confirmación de la transferencia, el «donador de medicinas» desaparece, no contesta el teléfono ni responde mensajes.

El empleado de seguridad bancaria, quien pidió a El Pitazo mantener su identidad en el anonimato, confirmó que hay una banda de jóvenes que opera en Caracas y Miranda de la manera antes expuesta.

Explicó que en dicha entidad determinaron la existencia de estos estafadores “gracias a familiares de trabajadores del banco que han sido robados. De hecho, le pasó a una sobrina mía. Por ella dimos con esto y hemos podido hacerle seguimiento a otras estas personas dedicadas al delito», refirió.


LEE TAMBIÉN: 
CICPC CAPTURA MUJER IMPLICADA EN ESTAFA MILLONARIA A COMERCIANTES CON MANDALA

Explicó que, en su mayoría, son jóvenes. «Lo sabemos por los datos que registraron al abrir la cuenta y porque sacan el dinero a través de cheques de gerencia apenas les cae el dinero. Hay un grupo que opera en la parroquia El Valle y otro en Petare”, precisó.

No te quedes callado

Para proceder a detener a estas personas es necesario que las víctimas de este tipo de estafa denuncien los hechos ante el banco y los organismos policiales, cosa que no suele hacerse, según indicó funcionario. Precisó que esto es imprescindible para que las entidades bancarias puedan dar con los estafadores, reintegrar el dinero, bloquear o eliminar cuentas.

Aunque el funcionario del banco entrevistado por El Pitazo recomienda a los medios de comunicación eliminar el servicio público, lo pertinente es tomar medidas de seguridad cuando se contacta a un donante de ayudas clínicas.

“Es importante trabajar de la mano con fundaciones especializadas y reconocidas; es una buena opción para que, de verdad, se pueda lograr que se donen remedios», recomendó el funcionario bancario.

«También es buena idea que, como medio de comunicación, se les haga un llamado a las personas que deseen donar medicinas a que las entreguen en las oficinas del mismo y, desde allí, ayudar de verdad y evitar las estafas”, explicó.

Aconsejó que lo más sano y recomendado es hacer ese tipo de negocios o solicitudes solo con personas conocidas. “Mientras usted conozca a quien le va a donar, cambiar o vender algo, está seguro de que el negocio saldrá bien; de resto, no hay garantías”.

Desde El Pitazo nos solidarizamos con aquellas las personas que han sido víctimas de este nuevo método de robo e invitamos a denunciar los hechos, tanto ante los bancos como ante los órganos de seguridad.

DÉJANOS TU COMENTARIO