Trovador Fernando Mosquera: «Cantar en la calle me libera»

El ruido del Bulevar Sabana Grande de la agitada Caracas, se apacigua un poco cuando se escuchan las melodías de este ciudadano de origen argentino. Con claridad se define como un hombre libre, porque gana dinero haciendo lo que más le gusta: cantar las historias de otros

119
Fernando Mosquera canta y toca su guitarra en el Bulevar Sabana Grande de Caracas. Se define como un enamorado de la vida cuando puede trabajar en lo que le gusta | Foto: Griselda Acosta

Caracas.- A pesar del sol fuerte de la tarde, algunos transeúntes se detienen o voltean a ver de dónde viene esa canción que interpreta Fernando Mosquera. Su mano en las cuerdas de la guitarra que lo acompaña, deja ver a este hombre de 70 años de vida con una basta experiencia musical que lo identifica como un trovador; ese poeta que libera su musa, su arte en el Bulevar Sabana Grande de la agitada Caracas.

LEE TAMBIÉN

Barrio El Carmen de Antímano tiene seis días sin servicio eléctrico

A pesar de su nacionalidad Argentina, se confiesa un enamorado de Venezuela, de sus paisajes, de su gente, que con sus vicisitudes enfrenta con una asombrosa fe los retos, las carencias. «Los 30 años que llevo en Venezuela me han enseñado mucho no solo a amarla, sino a comprender que es necesario desarrollar una capacidad de resistencia para poder seguir adelante cuando no las tienes todas a favor y por esto, creo que los venezolanos ya son todos unos maestros».

Este trovador se define como un hombre libre porque trabaja en lo que le gusta. Reflexiona, para comentar que cada vez que se presenta bajo la mirada de personas que lo observan, prueba su temple, su experiencia. Unos lo aplauden, otros pasan sin prestarle mucha atención. Pero son más los impresionados de sus melodías debido a la tranquilidad que transmiten.

De lunes a sábado o cuando tiene pasaje para salir de su casa, Fernando canta a los transeúntes de este bulevar lleno de curiosidades, de hostales abandonados, de mini parques infantiles, de estatuas de metal, de tiendas con pocas ofertas, de vendedores informales. De personas caminando muy de prisa. Cantar contando las historias de vida de otros, es lo que le gusta a El Che de la trova, como le dicen algunos conocidos. Cree que su música ayuda a bajar el estrés, el acoso que tiene los que enfrentan una jornada laboral fuerte. Un mal día.

LEE TAMBIÉN

El Pitazo en la calle forma nuevos infociudadanos en Apure

Pocos billetes de bolívares 500 dentro del protector de su guitarra, no lo asustan. Tampoco se lamenta en voz alta porque recuerda que ha tenido días buenos. Esos, en que algún extranjero con buen humor le ha dejado cinco dólares. Confiesa que le place también los días llenos de abrazos y aplausos.

Explicó que para atraer más público, armó un escenario con un micrófono y corneta con la idea de ser escuchado por más personas. Allí aprovecha vender y colocar en su improvisada locación CD grabados en el año 2000. Año en que ganó en Caracas, el premio municipal de la canción.

«Se oye tonto pero cuando canto me siento más vivo, liberó la letra escrita en días pasados, así como las interpretaciones que preparo», dijo mirando a los lejos. Este poeta agradece a Dios porque pudo estudiar música cuando joven en su natal Argentina. Sonríe, con la idea de bajar la tensión que producen los gritos de uno de sus vecinos de venta informal.

«La calle es mi mejor auditorio»

Fernando vuelve a sonreír. Sostiene que no se ve cantando en otro lugar, sabe que la calle es peligrosa, explica que el reto es superar esos inconvenientes, porque entiende que este proceso es lo que hace al individuo sociable, «cantar en el bulevar me ayuda no solo económicamente, me ayuda a liberar mi prosa, esa musa, esa pasión, todo lo escrito, lo sentido».

«La calle es mi mejor auditorio, es ese teatro maestro, que me ha enseñado amar mis canciones, a entender que toca imponer mi música frente a los más críticos, es la medicina inevitable que me está curando mi ego. Cantar, componer canciones, me hace amar más a la vida», reflexionó.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO