21.1 C
Caracas
viernes, 27 noviembre, 2020

Caracas I Padres refuerzan aprendizaje de sus hijos con educación particular

Pagar tareas dirigidas, clases particulares en el hogar para materias específicas de la escuela, bachillerato o universidad es un gasto que asumen algunos padres y representantes para atender las deficiencias y dificultades que puedan tener sus muchachos en la educación online

-

Caracas.- La pandemia de COVID-19 y su impacto en la forma de impartir las clases desde los centros educativos ha propiciado que algunos padres, angustiados por lo prolongado que ha sido este confinamiento, recurran a servicios de educación personalizada para reforzar el aprendizaje de sus hijos.

Los padres consultados alegan que no tienen la paciencia ni los conocimientos necesarios para encargarse de la educación de sus hijos en el hogar. Y aunque los muchachos estén recibiendo clases vía zoom, classroom u otra plataforma similar, no tienen el entrenamiento para aprender de manera autónoma, requisito indispensable para cursar estudios mediados por la tecnología.

Al respecto, la profesora Milagros Martínez, quien trabaja ofreciendo refuerzos pedagógicos, asevera que los padres que la contactan tienen la percepción de que la enseñanza mediada por la tecnología “deja un poco incompleta la función pedagógica”.

En su caso particular, se dedica a la enseñanza de la lectura y escritura y considera que tales conocimientos “no pueden ejercitarse adecuadamente a través de la educación en línea o virtual, sobre todo, para estudiantes de los niveles de Primaria y Educación Media, porque la lectura y la escritura requieren una práctica constante y a esas edades es necesario el acompañamiento presencial”, afirma.

Similar opinión presenta Dafne Pereira, habitante de la urbanización Bello Monte de Caracas, quien es madre de una adolescente que cursa segundo año en un colegio privado de Caracas y un joven estudiante universitario. Pereira afirma que se ha visto en la necesidad de contratar a profesores particulares para sus hijos, porque reconoce que los muchachos, ni los profesores, ni los padres se han adaptado al sistema de educación en línea o virtual que actualmente se maneja en el país.

- Advertisement -

LEE TAMBIÉN

CLAVES | ESTRATEGIAS PARA EL APRENDIZAJE ESTUDIANTIL EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Por otra parte, una ama de casa consultada destaca que, bajo el actual sistema de enseñanza, se obliga a los niños a estar muchas horas delante de una computadora en un ambiente que no siempre es el mejor para estudiar, pues la casa no siempre tiene las condiciones necesarias para que el niño o el joven aprenda.

“En el caso de mis hijos, aunque tienen espacio para estudiar y atender sus requerimientos académicos; la posición corporal, la continua demanda de los profesores; en fin, hay muchos factores que los estudiantes están aprendiendo a manejar. Por estas razones me parece pertinente buscar el apoyo de profesores particulares”, refiere la representante.

«Es una inversión»

Además, Pereira ha notado muchos beneficios a través de las clases particulares. Entre estos destaca algunas herramientas que han obtenido sus hijos que les han ayudado a enfrentar mejor los desafíos del aprendizaje en línea o virtual. «De 20 a 50 dólares está el costo de clases particulares por un mes», comenta.

“Para ellos ha sido muy útil aprender sobre el manejo del tiempo, la importancia de los descansos, la planificación de sus sesiones de estudio posteriores a sus clases diarias; estrategias para mantener la atención, la motivación. En aspectos como estos resulta muy útil recurrir a un profesional de la educación para que oriente a los muchachos y a los padres”, recalca.

María Angélica de Torres, habitante de la parroquia El Paraíso, considera que la asesoría académica que recibe su hijo de 14 años, tres veces a la semana, le ha aportado más seguridad y confianza en sus estudios. «Mi esposo y yo no vemos esto como un gasto, sino como una inversión», manifiesta Angélica.

Lesly Carrero, habitante de la UD4 de la parroquia Caricuao, indicó que con la llegada de la pandemia y la educación a distancia en el Colegio San Agustín, donde estudia su único hijo, decidió contratar a una docente para afianzar los conocimientos de lectura y escritura.

«Mi hijo está aprendiendo a leer; confieso que no tengo paciencia, me da pena decirlo, pero los docentes tienen pedagogía, sobre todo paciencia. Me gusta, porque mi muchacho está avanzando», sostuvo Carrero.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado