25.8 C
Caracas
viernes, 27 noviembre, 2020

Niños y jóvenes aprenden más rápido con estimulación musical

Según la docente Sarai Ávila, además de incentivar el placer de aprender, la música instrumental utilizada en el aula y en casa desde la más tierna infancia, estabiliza las emociones de los muchachos

-

Los efectos benéficos de la música sobre los seres vivos están comprobados desde hace mucho tiempo. Ya en la época de los griegos se relacionaba la música con la educación. Estudios recientes han revelado que la música clásica de tempo rápido acelera el aprendizaje y disminuye el estrés.

Además, como lo afirma el psiquiatra brasilero Augusto Cury, la música suave utilizada en el aula genera el placer de aprender durante las clases; ayuda a la concentración, a la asimilación de la información y aquieta el pensamiento de niños y jóvenes.

Esta opinión la comparte la doctora Jazmín Sambrano. Para ella el uso de la música en el aula ayuda a los estudiantes a aumentar su capacidad de captación, atención, en fin, a incrementar la velocidad de su aprendizaje, mejorar su calidad de vida y su salud.

Por estos motivos, Sarai Ávila, docente de Educación Musical del preescolar del Banco Central de Venezuela, insiste cada día en enamorar a los padres y representantes para que incluyan dentro de la formación de sus hijos la educación musical.

Esta educadora, que estuvo desde los tres años de edad en el Sistema Nacional de Orquestas, dice que las madres pueden estimular a sus hijos desde que estos están en el vientre. “Ya cuando estén en la escuela, tendrán más concentración, atención, acatarán normas con más facilidad; su cerebro se volverá más eficiente”, detalla.

LEE TAMBIÉN

Música para mi barrio: un proyecto que le devolvió la alegría a Maca

- Advertisement -

Desde el punto de vista emocional, Ávila destaca que la música se convierte para el niño y el joven en una vía para canalizar e identificar sus sentimientos: “La música le ayuda a saber cómo se siente en distintos momentos, a reconocer las emociones”. La música, cuando es suave, armónica, fomenta una mayor sensibilidad en el niño y joven, así como un carácter más dócil.

Ávila dice que cuando la música se combina con el baile, ayuda a los muchachos a desarrollar la musculatura, la flexibilidad, a controlar el equilibrio, y también favorece el aumento de la autoconfianza y la autoestima en niños y jóvenes.

La docente entrevistada recomienda a los padres poner en casa melodías instrumentales, para invitar a sus hijos a identificar la emoción que les producen. Por otra parte, para ayudar con la educación a distancia, aconseja usar este tipo de música durante las horas de estudio de sus hijos. “Esto hará que su cerebro funcione mejor”.

Otra recomendación es ponerles música a los hijos mientras duermen. “Se trata de música clásica suave, pues mientras el cerebro está en reposo, esa música hace que se procese mejor la información obtenida durante el día. Asimismo, propiciará que el niño o el joven, al levantarse, esté más atento, más dispuesto al estudio y al aprendizaje”.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado