25.6 C
Caracas
lunes, 21 septiembre, 2020

Primer foro chat de El Pitazo mostró cómo educar durante la cuarentena

En la primera edición en línea de El Café con El Pitazo, la profesora Luisa Pernalete dio múltiples recomendaciones sobre cómo enfrentar el reto que representa educar a distancia durante la cuarentena que vive el país.

-

Caracas.- El Café con El Pitazo volvió a casa, y nunca mejor dicho, ya que se presentó este martes 14 de abril a través de un formato en línea, como una estrategia para seguir llegando a las comunidades incluso durante la cuarentena. La cita no fue en una comunidad, sino en decenas de ellas alrededor de todo el país.

¿La razón? Debido a que se organizó a través un foro chat en WhatsApp. La charla fue a casa llena, con un nutrido grupo de más de 250 personas que se reunieron para hablar, debatir y resolver dudas sobre la educación a distancia en cuarentena, específicamente en nuestro país.

El encuentro dio inicio con palabras de bienvenida de Renna Camacho, gerente de infociudadanos de El Pitazo, quien se encargó de moderar el evento y de presentar a la invitada de esta semana, Luisa Pernalete, conocida educadora con más de 40 años de labor en Fe y Alegría, y activa defensora de los derechos humanos y educativos de niños, niñas y adolescentes.

Pernalete comenzó su exposición hablando sobre el significado de la educación a distancia, y puntualizó que “aunque se puede educar en casa, la casa no es una escuela”, ya que estas últimas ofrecen herramientas especiales para formar a los jóvenes, y los docentes estudian para ello.

LEE TAMBIÉN

Vargas | Psicóloga ayuda a drenar la ansiedad de la cuarentena usando foros chat

La profesora indicó que aunque la educación a distancia es viable en el mundo, si existen las condiciones idóneas (y no es el caso actual), no se puede comparar con la educación presencial en ciertos niveles académicos, en especial en preescolar, básica y educación media.

Además, señaló que la dinámica es muy diferente, ya que en la educación a distancia no se debe abusar ni de las tareas ni del método que se utilice para impartir la clase. «No se puede tener a un niño pegado 5 horas frente a un televisor, la computadora, la radio, o el teléfono”, comentó Pernalete.

- Advertisement -

“Por el contrario, los docentes deben discernir y elegir los contenidos y actividades correctos para este tipo de educación, buscando siempre incentivar la imaginación, la capacidad de reflexión y el pensamiento de los alumnos, así como guiarlos a cuestionar las cosas y explorar sus intereses, poniendo especial énfasis en propiciar la lectura”, agrega.

Asistentes al Café con El Pitazo online participaron activamente en la conversación

Luego de una serie de recomendaciones para docentes, padres y abuelos de estudiantes, se abrió la oportunidad para realizar preguntas. Muchos fueron los ciudadanos que plantearon sus dudas a Pernalete, quién gustosamente respondió a sus dudas.

Pathi Aguirre expresó su preocupación respecto a que los niños copian reiteradamente contenido de las redes para hacer sus tareas, y esto no les está dejando mayor conocimiento. A esta inquietud, Penalete respondió que “el copiar, copiar y copiar es una mala estrategia para la educación a distancia, y vendría a ser el equivalente al dictar, dictar y dictar en el aula de clase. El alumno en algún momento dejará de absorber conocimiento, y eso no funciona si se hace de forma constante”.

Jorge Santiago reflexionó sobre los jóvenes de bajos recursos, y cómo estos se están viendo especialmente afectados al no contar con herramientas tecnológicas que les permita ver clases en línea. A esto Pernalete respondió que “incluso antes de la cuarentena, en Venezuela la brecha entre los que pueden estudiar y los que no es muy grande, con una estimación de 1 millón de jóvenes en edad escolar que no están asistiendo a clases, según UNICEF”.

LEE TAMBIÉN

Conoce qué debe aprender tu hijo en este año escolar

“Durante la cuarentena esa brecha se volverá aún más grande y habrá que buscar la manera de que los muchachos recuperen el tiempo perdido de alguna manera”, agrega. “Una buena forma sería hacer algo que muchos maestros hacen al inicio del año, dedicar el primer mes de clases a poner al día a los alumnos que arrastran deficiencias”.

En el caso de los graduandos, Pernalete recomienda hacer un duro acompañamiento afectivo, ya que es una situación muy compleja para un adolescente el solo hecho de imaginar que no se graduarán con sus compañeros como tenían planeado.

Sobre las condiciones venezolanas para finalizar el año escolar a distancia, Pernalete asegura que nuestro país no está en condiciones de nada, porque incluso antes de la cuarentena existía una situación de emergencia humanitaria compleja, de la que la educación no es ajena. “Sin embargo es algo muy complicado, porque el ministerio de Educación está decidido a seguir adelante, y el año escolar va a cerrarse.”, declara. “Con esta premisa, es importante entonces tomar las medidas necesarias para el próximo trimestre, pero también es momento de aprovechar para hablar con tus hijos, y en especial escucharlos, porque los jóvenes y niños necesitan ser escuchados”.

Los participantes del forchart resolvieron sus inquietudes gracias a Luisa Pernalete

Anaiskel Mendible señalaba su intranquilidad como abuela de una niña de 6 años que está en proceso de aprender a leer, ya que no cuenta con las herramientas necesarias para enseñarla y las maestras del colegio no han prestado ayuda durante este tiempo.

“Ante casos como el de niños en edad preescolar y 1er o 2do grado, la situación se vuelve mucho más difícil, ya que se necesitan herramientas pedagógicas muy concretas, que en muchas ocasiones los padres y familiares no poseen. Sin embargo, en el caso de la lectura, una buena forma de resolver es utilizar el entorno para que el niño asocie objetos con palabras y fonemas”, respondió la invitada.

Pernalete asegura que los representantes también deben ser atenidos en esta situación, y prepararlos para enfrentar el reto que les toca. “Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos, pero muchas veces no saben hacerlo. Hay que concentrar la atención hacia ellos, e intentar que ayuden a sus hijos a seguir una rutina de trabajo”.

“No se puede pensar que en tres meses que quedan de año escolar se va a trabajar como si el niño estuviese en clases presenciales. Estamos ante una situación inédita, y hay que tener conciencia de la preocupación que esta genera, así como acompañarnos unos con otros”, finalizó Pernalete.

5/5 (7)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado