23.4 C
Caracas
martes, 19 enero, 2021

Wilmer Benítez: «Es un orgullo ser líder de Catia»

Este caraqueño tiene más de 30 años trabajando por su parroquia Sucre y define a sus vecinos como guerreros incansables, por lo que considera que ser un líder social en esta comunidad implica tener compromiso, preparación y, sobre todo, saber escuchar

-

Caracas.- En el sector La Cortada de Catia se crio Wilmer Benítez. Recorrer con este caraqueño su calle principal es escuchar saludos y palabras de aprecio de sus vecinos y amigos. Orgulloso, dijo que tiene más de 30 años luchando por y con la gente de la parroquia Sucre.

«Mis amigos y familiares me dicen ‘Pepe’, ya ni me acuerdo el por qué, creo que fue en el liceo que a mis compañeros les parecía más corto decirme Pepe que Wilmer. Lo cierto es que en Catia, en toda la parroquia, como Pepe o como Wilmer en todos estos años de liderazgo social he aprendido mucho de mis vecinos; sigo aprendiendo mejor dicho», comenta orgulloso.

A sus 54 años, casado y con 4 hijos, Wilmer asegura que vivir en Catia lo ayudó en su formación como ciudadano comprometido con el país. «De ver las necesidades en las comunidades puedo decir con orgullo que desde los 14 años hago pequeñas cosas por mis vecinos y creo que esto fue lo que me motivó a ser un líder, un guía».

Benítez define a la parroquia Sucre como la parroquia más comercial de toda Caracas. La ideal para hacer los mercados más económicos. «Aunque no lo creas, aquí se consigue de todo, desde una gandola hasta los ingredientes más sencillitos para cocinar».

LEE TAMBIÉN
Líderes de La Vega organizan un domingo divertido para niños

«El catiense es solidario, amable, luchador hasta decir ya basta. Raro es ver vecinos flojos, vagos. No olvidemos que aquí en Catia llegaron, en los años 40, muchos europeos que huían de la Segunda Guerra Mundial. También se puede ver negocios de árabes. Creo que por esto es inevitable que la parroquia sea tan comercial», describió el entrevistado.

Lugares destacados

- Advertisement -

Wilmer Benítez aprovechó la oportunidad para invitar a conocer los sitios destacados de su parroquia: el Parque del Oeste Alí Primera, el Museo Jacobo Borges, El Fortín, el Teatro de Catia. «Aunque la mayoría de la gente visita a Catia solo para comprar más económico deben saber que existen espacios de recreación y cultura».

Benítez dijo que cerca de la estación Gato Negro están las camionetas y el servicio de TransVargas, transportes que llevan a los caraqueños a las playas del estado La Guaira. «Personalmente me relaja mucho caminar por la plaza Sucre, ver el Teatro Catia, imaginar qué hacían nuestros antepasados, la llegada de europeos y árabes que fundaron sus negocios en esta localidad. No olvido el paseo de ir a los cines, patinatas».

Mencionó que el Hospital Doctor José Gregorio Hernández, conocido como el Hospital de los Magallanes de Catia, es uno de los centros de salud que destacan en la parroquia Sucre, así como la sede Rectoral de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel). El entrevistado explicó que en el año 2013 se construyó, donde estaba ubicado el Retén de Catia, la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (Unes).

Población guerrera y luchadora

Para este líder social, lo más importante que tiene la parroquia Sucre es su gente. «El vecino de Catia es por excelencia luchador, guerrero; ante las situaciones complicadas y difíciles, el catiense siempre ha dado la cara».

Benítez recalcó que lamentablemente debido a la situación del país, el catiense tomó como forma de trabajo principal las ventas informales hasta desde sus hogares. «Un guerrero no se muere de hambre, lucha y busca las maneras de mantener a sus familiares».

Ser líder social en Catia ha sido todo un reto para Wilmer. Confiesa que le ha tocado todos estos años prepararse en materia de gerencia comunitaria. «Escuchar es la recomendación que le doy a los nuevos líderes. Es necesario tomar tiempo para hablar y compartir con los vecinos, incluso se puede visualizar las soluciones junto a ellos».

Janet Pompa, Deivis González y Mónica Pérez son vecinos de toda la vida de este líder social de Sucre y lo definen como un hombre comprometido con la parroquia. Mónica Pérez recalca que lo interesante del trabajo comunitario de Benítez es que no lo ve como algo complicado u obligante. «A Pepe no le pesa hacer por los demás, no le pesa escuchar los problemas de las comunidades de Catia, por algo ha sido dos veces concejal».

-Wilmer, ¿Qué sectores de la parroquia Sucre tienen más necesidades?

-Hay muchos, pero esencialmente puedo decir que las Brisas de Propatria, en Gramovén, Nuevo Horizonte y las comunidades de la carretera vieja de La Guaira.

¿Para este año tienen un aproximado de la población de la parroquia Sucre?

-Para ser sincero oscila entre 450 a 500 mil habitantes, porque la segunda parroquia más poblada es El Valle, luego viene Caricuao. Lo digo con propiedad porque trabajé en el Instituto Nacional de Estadística (INE).

¿Qué tiene paralizada la propuesta de municipalización de la parroquia?

-Esencialmente, los intereses de un grupo de autoridades que actualmente gobiernan, que se niegan a escuchar al catiense. Que no entienden que con esto vamos a salir beneficiados todos.

-¿Con una parroquia con colectivos, con violentos, cómo haces para enfrentar esta situación?

-Un líder preparado no se enfrenta a violentos. Y no es por cobardía, sino que no es la actitud correcta. Es ponernos al mismo nivel de los que hunden el país. El asunto está en hacer por la comunidad, por los vecinos. Creo que la gente sabe quién es el que hace y quién no. El catiense es guerrero porque trabaja, crea, lucha, se expresa. El vecino consciente no está con los violentos retrógrados.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado