José Sayago: “Los transportistas no cuentan con insumos para protegerse del virus”

El conductor y coordinador para Caracas de Transporte Unido por Venezuela insta a las autoridades a prestar apoyo al gremio porque, a su juicio, solo con equipos de protección podrán trabajar seguros y sin miedo a contagiarse ellos o a los usuarios

64
Foto: Griselda Acosta

Caracas.- El coordinador para Caracas de Transporte Unido por Venezuela, José Sayago, declaró este martes 23 de junio que los transportistas de la capital están dispuestos a trabajar durante la cuarentena, incluso en el lapso de radicalización. Además, aseguró que los conductores desean tomar todas las medidas de prevención posibles para evitar brotes de contagio de COVID-19 en las unidades, pero para ello necesitan apoyo del Estado.

En la entrevista otorgada a El Pitazo, Sayago reconoció que por falta de insumos los transportistas no toman todas las previsiones que les gustaría. “Nosotros sabemos que somos población de riesgo, porque tratamos con alto tráfico de personas, manejamos mucho efectivo y además trabajamos en un ambiente cerrado, por eso buscamos cuidarnos tanto como sea posible, pero sin apoyo no ha sido posible”.

Sayago afirma que actualmente solo 20 % de las unidades están operativas, pero de ellas, solo la mitad de los conductores han podido cumplir correctamente con las medidas de protección. Los trabajadores que usan guantes, desinfectante y tapabocas lo hacen porque utilizan su propio dinero para comprarlos, pero es algo que no todos pueden hacer, debido a que los ingresos se han reducido.

“Desde que comenzó la cuarentena las asociaciones le hemos pedido insumos al Gobierno, pero no nos apoyan y ni siquiera un taller de prevención nos han dado. Queremos trabajar con seguridad para los usuarios y para nosotros, pero no podemos solos”, señala. “Incluso, hemos pedido algunos termómetros láser y que se realicen pruebas PCR periódicamente para descartar casos, pero eso tampoco lo han hecho”, puntualiza.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | Cómo movilizarse durante la cuarentena extrema

Sayago comenta que todavía no se conocen brotes o personas contagiadas en las unidades de transporte de la capital, a pesar de que ha aumentado la cantidad de pasajeros en las últimas semanas, pero no le gustaría que sucediese para que solo después se tomen medidas.

Cuarentena radicalizada

Sobre la reciente radicalización de la cuarentena en la región capital, el transportista expresó que el Estado no toma las medidas necesarias para garantizar la movilidad de los sectores prioritarios, porque no aceptan que las unidades con las que cuentan son insuficientes.

“Cerrar el Metro de Caracas inmediatamente iba a generar un colapso y no dejar trabajar a los conductores de líneas privadas solo lo agravaría más. El gobierno no cuenta con la capacidad superficial necesaria para cubrir la demanda por sí solos, incluso ni siquiera con nosotros, pero si trabajáramos conjuntamente seguro que sería mucho mejor el resultado”, añade.

Para el sindicalista, la medida del 7×7 no tiene demasiado sentido, especialmente si realmente no se hace cumplir y se mantiene la improvisación con una semana en la que todo el mundo sale a la calle sin mayores limitaciones, y luego la semana siguiente nadie se mueve de casa.

Aumento necesario

Otro de los problemas que señaló Sayago es que la medida de movilizar las unidades únicamente con 50 % de su capacidad ha repercutido negativamente en los ingresos de los conductores. Comprende que el distanciamiento social es necesario, pero también considera que se debería entregar un bono transitorio a los transportistas para que no vean su capital mermado.

“Con los 10.000 bolívares de pasaje mínimo que se está cobrando actualmente no se cubren los gastos operativos y de mantenimiento de unidades, y menos si la carga de usuarios no es completa”, expresa. Para el transportista es necesario algo de apoyo si pretenden que las unidades sigan operando, así como un aumento en las tarifas.

LEE TAMBIÉN

Transporte público acató a medias medida de distanciamiento de Alcaldía de Caracas

Según gaceta oficial, la tarifa mínima vigente es de 3.500 bolívares, un aumento aplicado en enero de 2020. Para Sayago, este monto era insuficiente incluso antes de la cuarentena, debido a la crisis económica e inflacionaria que atraviesa el país. Por esta razón, las diferentes asociaciones del gremio han decidido aumentar la tarifa, pero la realidad actual obliga a que pronto se tenga que hacer otro aumento.

“Actualmente, hay tres opciones sobre la mesa de negociación con el Ministerio de Transporte: la primera, aumentar el pasaje a un equivalente de $ 0,2; la segunda sería cobrar $ 0,25, lo que permitiría que el transporte no dependa de la gasolina subsidiada; y la tercera es la de Transporte Unido, en la que proponemos un cobro mínimo de $ 0,1 y que se le otorgue a los usuarios un bono de transporte de 100 pasajes ($ 10 mensuales) para que puedan cubrir los incrementos de la tarifa”, explica.

Sayago dice ser consciente de la situación económica del venezolano promedio y por eso desde su asociación proponen que el incremento no sea tanto y que, además, se subsidie a los pasajeros. Sin embargo, declara que el pasaje tendrá que aumentar obligatoriamente, porque de otra manera las unidades operativas saldrán de circulación muy pronto al no poder cubrir los gastos.

“Nosotros hemos presentado la propuesta con estructura de costos incluida y 0,1 de dólar es lo mínimo con lo que podríamos operar. Una unidad requiere mantenimiento, repuestos y demás, que no son económicos. Esto no es encender la camioneta y salir a trabajar sin más, y con la cuarentena menos aún. Nosotros queremos seguir prestando el servicio a nuestros usuarios, pero necesitamos que nuestro trabajo también cubra los gastos y que podamos operar en condiciones sanitarias seguras”, finaliza.

4.67/5 (3)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO