21 C
Caracas
jueves, 22 octubre, 2020

El Centro de Investigaciones Agrícolas en Zulia está en ruinas

La edificación que está ubicada en el municipio San Francisco está oculta entre la maleza y las aguas negras. En el lugar solo quedan vehículos desvalijados, documentos rotos y restos de la estructura que alguna vez fue útil para la ciencia

-

En la Plaza de las Banderas del municipio San Francisco en el estado Zulia todo es silencio y justo detrás, al borde de un callejón polvoriento, repleto de basura, están las ruinas de lo que fue la Estación Experimental El Lago, del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas, que era un ente adscrito al Ministerio para la Agricultura y Tierras.

En esta Estación Experimental El Lago se realizaron, al menos, tres importantes investigaciones universitarias, dos en los registros de la Universidad del Zulia y una en la Universidad Central de Venezuela. Esos trabajos académicos develaron que, en su momento, en la Estación Experimental funcionó un laboratorio de evaluación de recursos pesqueros y que los dos tanques que ahora están tostados por el sol, ubicados a un costado de la edificación, son de estilo australiano y fueron utilizados en el cultivo experimental de cachamas, que es una especie de pez originaria de la cuenca del Orinoco y de la Amazonia.

Hasta los vecinos de esa zona desconocen que ese lugar estaba allí y en el espacio se muestra que alguna vez fue una edificación imponente. Ahora, para entrar a su terreno, hay que pisar una lámina de metal que está en el suelo, sobre la maleza, para evitar caer en las aguas negras que pasan por la calle y se empozan en lo que alguna vez fue un jardín.

LEE TAMBIÉN

PUEBLOS OLVIDADOS | Curimagua flota sobre una ironía

En el estacionamiento permanecen seis vehículos desvalijados y quemados, entre ellos un autobús del Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias (Fondiap).

En el patio y en los pasillos de la estructura de dos pisos que conserva los colores verde y celeste en las paredes, crece el monte, hay hojas rotas y quemadas por doquier, libros, facturas, documentos institucionales, mobiliario de oficina destruido, disquetes, basura, escombros, excremento y orine.

Al adentrase en el terreno, se observan ductos de aires acondicionados tirados en la arena, un bote casi intacto del Instituto Socialista de la Pesca y Acuicultura (Insopesca), con el rotulo del Ministerio para la Agricultura y Tierras (Mppat), bolsas con arena donde sembraron matas y una garita a pocos metros de un muelle que está en el Lago de Maracaibo.

- Advertisement -

En el patio trasero hay otro vehículo, tipo minivans, desvalijado y quemado. A lo interno de la estructura, quedan vestigios de lo que alguna vez fueron oficinas, un anfiteatro o biblioteca y salones para experimentos y estudios agrícolas y agropecuarios. Todo está en ruinas.

Las paredes tienen moho y algunas se desploman entre la humedad. En el lugar arrancaron de las paredes las ventanas y desapareció todo el cableado eléctrico, aires acondicionados centrales, mobiliario de oficina, luminarias, puertas, vidrios, cerca perimetral, tuberías, entre otros.

LEE TAMBIÉN

Gremio de licoreros reporta paralización de 85% de establecimientos en Zulia

A quienes se entrevistaron para este trabajo prefirieron no dar sus nombres por temor a represalias. Una de las personas asegura que “eso tenía movimiento, pero la gente de ahí no vino más”.

Cuentan que desde hace cinco años aproximadamente comenzaron a desvalijarlo. “Llegaban con carros, camionetas, a pie o en burros, y se llevaron todo poco a poco. A veces venía el Cicpc, hacia tiros y los perseguía, pero se cansaron y dejaron eso así. Ya no hay nada, si acaso quedan unos tubos”, comentaron dos hombres.

De aquel lugar que recibió estudiantes, profesores, técnicos, investigadores, funcionarios gubernamentales y sirvió para el estudio, el desarrollo y la ciencia, solo quedan vivas tres palmeras y parches de grama que se alimentan de las aguas negras empozadas en medio de la soledad.

Con información de Francisco Rincón

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado