26.7 C
Caracas
sábado, 24 septiembre, 2022

Economista: un salario mínimo de 22 dólares vulnera los derechos humanos del venezolano

Según el economista Luis Crespo, los aumentos salariales que ordena el Estado y la dolarización transaccional nacida del sector privado son insuficientes para recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores

-

Las recientes protestas de educadores y personal de salud del sector público venezolano, exigiendo el pago del bono vacacional y mejores remuneraciones, reabrió el debate sobre la pérdida del salario en el país. Por ello, el martes 9 de agosto, el equipo de El Pitazo en la Calle organizó un forochat para abordarlo.

El evento, titulado “La pérdida del salario en Venezuela”, contó con la participación del economista Luis Crespo y 338 lectores, se realizó a través de WhatsApp y corresponde a la edición 41 de 2022 del Café con El Pitazo en línea.

Durante su exposición, el economista recordó que Venezuela atravesó su peor crisis económica entre 2013 y 2019, una situación que todavía impacta en la realidad del país. En ese periodo, aseguró, “se dio la destrucción del sistema monetario, fiscal y de precios a nivel nacional. Además, el país atravesó un periodo hiperinflacionario de cuatro años”.

Todo esto configuró un escenario en el que el salario mínimo mensual actualmente equivale a poco más de 22 dólares, una cifra que no permite satisfacer las necesidades básicas de los trabajadores y de sus familias. Crespo apuntó que buena parte de la economía venezolana no está marcada por el salario mínimo, pero los pensionados, jubilados y las tablas salariales de todo el sector público sí están atados a él, por lo que podría considerárselos en el umbral de la pobreza extrema, según la ONU.

Junto al salario mínimo, el bono de alimentación se convirtió en otra víctima de la inflación, pues perdió gran parte de su valor en los últimos años. Actualmente, esta remuneración equivale a solo 7,8 dólares mensuales, aunque ya era insuficiente en 2017, cuando promediaba 30 dólares.

La dolarización transaccional como válvula de escape

Sobre el sector privado de la economía, Crespo indicó que en Venezuela se inició hace algunos años un proceso desordenado de dolarización transaccional que poco a poco fue imponiéndose. Esta no fue una política económica que naciera del Estado, aunque igualmente trajo consigo algunos beneficios:

  • Permitió recuperar parte del poder adquisitivo de los trabajadores.
  • Las empresas pudieron contratar personal y seguir operando en el país al ofrecer remuneraciones más atractivas.
  • El sector de los oficios (mecánica, herrería, carpintería…) también mejoró su situación económica.
  • Ayudó a restablecer el equilibrio microeconómico del país, ya que los precios en dólares son más estables que en bolívares.

El economista señaló que la dolarización transaccional logró elevar el salario medio en Venezuela hasta los 118 dólares mensuales, pero sigue insuficiente para cubrir las necesidades de los trabajadores y de sus familias:

Finalmente, Crespo cerró su exposición hablando sobre lo que debe hacerse para recuperar el salario de los trabajadores venezolanos y su poder adquisitivo. A criterio del economista “es necesario un debate nacional en el que se discutan metodologías y políticas públicas que permitan recuperarlo”. Este plan debería tomar en cuenta lo siguiente:

  • Deben participar todos los sectores económicos del país, privados y públicos.
  • Debe discutirse un plan sistematizado y de aplicación gradual que sea realmente viable.
  • La estrategia de recuperación debe entenderse desde el respeto a los derechos humanos.
  • Debe reducir la brecha económica y social entre los estratos de la población.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a