Dolarización informal dejó de ser un misterio en negocios de Caracas

El canje de productos y servicios por dólares es una realidad que ya muy pocos comerciantes intentan ocultar. Del este al oeste de la ciudad se pueden obtener frutas, verduras, harina, pasta, huevos, carne, cosas para la higiene y hasta carreras de motos a cambio de los “verdes”

771
En supermercados grandes también se pueden hacer compras con dólares o euros | Foto: Ronald E. Peña

“¿Acepta dólares?”, preguntó una compradora al final de la cola. La cajera, sin titubeos y con un paquete de Harina Pan en la mano, respondió: “A Bs. 6.100 el cambio. Pero no te vamos a dar vuelto si no haces una compra grande, dependiendo del billete”.

La conversación surgió en un supermercado, de esos en los que hay productos de marcas que se han escaseado, ubicado en el bulevar de Chacaíto. La ciudadana sacó un billete de 20 dólares, calculó la cuenta de lo que llevaba en la cesta, tomó un producto más y pagó sin recibir vuelto. Adquirió productos como arroz, jamón, queso, pan y mayonesa.

En Caracas, como en el resto del país, el debilitamiento de la moneda nacional se expresa en el día a día y los ciudadanos, que no ganan en dólares, se ven obligados a canjear sus bolívares por la moneda extranjera para invertir de mejor manera sus ingresos o ahorrar a corto plazo lo que tienen.

“Aquí aceptamos dólares, pero tienes que sacar la cuenta para que la compra te dé una suma pareja porque no damos vuelto en billetes de cinco o de un dólar”, fue la respuesta de una cajera de Automercado Plazas, en Los Chaguaramos, cuando se le consultó sobre la posibilidad de hacer una compra en divisas.

La Constitución establece que el Bolívar es la moneda autorizada en Venezuela. Foto: Ronald Peña

Al responder, la joven omite que la Constitución venezolana en su artículo 318 establece que “la unidad monetaria de la República Bolivariana de Venezuela es el bolívar” y, por tanto, la economía debe regirse por este sistema. Pero ella, al igual que todos los que ofertan productos y quieren sustentar sus negocios, ven en la posibilidad de obtener dólares una oportunidad para mejorar sus ganancias y no sucumbir ante la hiperinflación.

Así lo cree Wilker Godoy, dueño de un famoso puesto de verduras y frutas de Santa Mónica, en donde aceptan abiertamente dólares en efectivo como forma de pago. “En un día se pueden hacer cinco ventas de este tipo al día, de $ 20, $ 30 y hasta $ 55 en productos, sobre todo los fines de semana”, cuenta.

Algunos ciudadanos se quejan de la dolarización informal y dicen que los propios caraqueños la promueven. Foto: Ronald Peña

Godoy explica que este mecanismo no solo lo ayuda a mejorar “un poco sus ganancias”, sino que lo ayuda a renovar su mercancía que, en muchos casos adquiere con dólares también.

Foto: Ronald Peña

Productos como el aguacate, los limones y el compuesto deben pagarse con esa moneda en el Mercado Mayorista de Coche. “Muchas veces logramos comprar y la cantidad sobrepasa lo que permiten las transferencias, entonces uno prefiere pagar con verdes y salir de esa deuda”, explica.

Todo en verdes

Muchos caraqueños, aunque entienden las opciones en las que se mueve el mercado, sufren esta situación al no tener forma de adquirir dólares y ver su dinero rezagado en relación con los precios actuales y el costo de la canasta básica, que de acuerdo con el informe de abril del Centro de Documentación y Análisis de los Trabajadores de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), ronda los 48,10 salarios mínimos.

“Es la misma gente la que promueve que acepten eso, pero si uno gana en bolívares por qué tiene que pagar en dólares”, expresó Carmen González, vecina de Las Acacias.

Ella al igual que Maira Mogollón, vecina de El Llanito se muestra sorprendida de que incluso en centros comerciales como el Millenium Mall, al este de Caracas, existan tiendas de víveres que reciban esta moneda extranjera y tengan “para dar vuelto”.


LEE TAMBIÉN: 


EN BELLO MONTE QUIEREN QUE “ILUMINAR CARACAS” SEA UNA CONSTANTE

“Es como si ya solo el dólar existiera. Si uno compra una pantaleta te dicen ‘dos dólares’. Es absurdo“, se queja Mogollón.

A este testimonio de incredulidad se suman las confirmaciones de comerciantes como los mototaxistas, que cobran entre $ 3 y $ 5 por sus carreras. Incluso tienen clientes fijos a los que trasladan a diario para obtener al final de la semana $ 50 como forma de pago.

Así lo relata Antonio Agro, trabajador de una línea de taxistas en moto de El Paraíso, donde asegura que llegan usuarios que ante la imposibilidad de tener bolívares en efectivo, ofrecen y pagan en los “verdes”.

Aún hay quienes se resisten a esta dolarización informal, que ya no lo es tanto. “No mija, aquí no aceptamos eso… Aquí somos antiimperialistas”, respondió uno de los trabajadores de la perfumería Río Miño, en el corazón de la avenida Urdaneta.

DÉJANOS TU COMENTARIO