Zulia | Comprar un jabón para lavarse las manos cuesta 33% del salario mínimo

El más barato del mercado se consigue en 80.000 bolívares y el más caro en 180.000 bolívares. En promedio, se gasta 130.000 bolívares por un jabón

73
Con lavaplatos líquido o solo con agua se lavan as manos y se bañan en sectores vulnerables en Zulia. (Foto: Cortesía Francisco Rincón)

En las comunidades del estado Zulia la inseguridad alimentaria hace estragos, pero otra vulneración de los derechos humanos alimenta el círculo de la pobreza: la falta de higiene.

El precio de venta de un jabón para lavarse las manos o bañarse cuesta, el más barato, 80.000 bolívares y el más caro 180.000 bolívares por lo que si se hace un promedio el gasto sería 130.000 bolívares que representa el 33 por ciento del salario mínimo en Venezuela que son 400.000 bolívares.

Por esta razón, en la práctica, los zulianos que viven en los sectores más vulnerables prefieren usar el dinero para comprar comida, en vez de comprar jabón.

Es por esto que de acuerdo con un sondeo que hizo la asociación zuliana, MedioSur, en siete de cada diez hogares de comunidades empobrecidas de Maracaibo y San Francisco las familias se bañan y lavan las manos solo con agua o con lavaplatos líquido.

LEE TAMBIÉN

Zulia: vecinos denuncian que CDI donde deben hacer pruebas para COVID-19 está cerrado

En la práctica, sus altos costos, los bajos o nulos ingresos económicos familiares, la atención de algunas necesidades básicas en detrimento de otras, la depreciación del Bolívar y la ausencia de políticas públicas juegan en contra.

En medio de la cuarentena, que ya cumplió 100 días en Venezuela y durante la visita casa por casa en comunidades zulianas, los vecinos dicen que desde hace tres meses, en promedio, no pueden comprar ni siquiera un jabón para su hogar.

“Nos bañamos con lo que tengamos a mano. Uno queda casi igual de sucio, pero no tenemos más opción”, relata Zileyda Fernández, habitante de Villa Bolivariana El Sol.

Aunque en los anaqueles abundan jabones de marcas chinas, árabes y colombianas, en los baños y lavamanos zulianos la ausencia es protagonista.

“El coronavirus nos preocupa un poco y tratamos de cuidarnos, pero es muy difícil cuando ni siquiera podemos comprar un jabón para lavarnos las manos cuando llegamos de la calle. Cuando nos regalan uno, los niños corren y dicen que van a quedar olorosos y no los van a despreciar por estar hediondos”, dice Estefani Castro, una joven madre.

Explota la burbuja

El uso de productos de mala calidad, la falta de jabón y la ausencia de agua corriente por tubería, hacen que explote la burbuja del discurso gubernamental que pregona el lavado de manos para prevenir el Covid-19.

Según una encuesta hecha en mayo por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP), 64 por ciento de los venezolanos consideró que el servicio de agua potable es insuficiente para mantener rutinas de higiene ante la pandemia del COVID-19.

Entre las consecuencias de la falta de acceso al agua y saneamiento, resaltan las diarreas, las afecciones cutáneas, las infecciones, el tracoma, las lesiones de espalda, el acoso y agresiones que sufren algunas personas mientras buscan y cargan con ella, el bajo rendimiento escolar y la deserción estudiantil, la pérdida de ingresos económicos familiares, la discriminación social, la desigualdad de género y la explotación.   

4.33/5 (3)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO