23 C
Caracas
viernes, 14 agosto, 2020

Chama Tech enseña programación en el Colegio Andy Aparicio de La Vega

30 alumnas del quinto año de este colegio técnico de Fe y Alegría, ubicado en el sector Las Casitas de La Vega, aprenden las matemáticas necesarias para empezar a programar. Gracias a la alianza de la ONG Soy Mujer con esta institución educativa, estas chicas tienen la oportunidad de recibir estos conocimientos de manera gratuita

-

Caracas.- Cada vez que instituciones del Gobierno solicitaban aprendices para el área de tecnología a la docente Yeimmy Reyes, encargada de las pasantías en el Colegio Fe y Alegría Andy Aparicio, del sector Las Casitas de La Vega, le exigían que fueran del sexo masculino argumentando que los muchachos tenían más fuerza al momento de cargar una computadora. Mientras que a las muchachas se les asignaban oficios de archivo.

LEE TAMBIÉN

Futuro Visible realizó charla sobre prevención del coronavirus en Táchira

«Por eso estamos tan agradecidos con la llegada del proyecto Chama Tech a nuestra institución, porque nos hizo despertar de esa errada actitud que teníamos, porque estábamos normalizando que laborar en áreas tecnológicas es solo para chicos», comentó la docente a El Pitazo en la Calle.

Desde hace dos meses, 30 alumnas de quinto año del Colegio Fe y Alegría de La Vega aceptaron la invitación de la Organización No Gubernamental Soy Mujer a participar en su proyecto Chama Tech, por lo que se dispusieron a conocer de las matemáticas necesarias para empezar a programar, así lo informó Shakira Méndez, encargada de enseñarles el primer nivel de formación, dos días a la semana.

«Las chicas tienen la mejor disposición, son pocas a las que no les gusta la idea de aprender a programar. Enseñarles las matemáticas, la lógica, para que empiecen a programar es una aventura para todas, porque yo, al igual que ellas, pasé por este período de aprendizaje; esto las motiva más», explicó Méndez.

La egresada de este curso de programación recalcó que les imparten clases dos días de la semana por hora y media. «Las chicas del Andy Aparicio aprenden polinomios y todos los conocimientos necesarios para iniciarse en el mundo de la programación».

Dominar los polinomios, aprobar las pruebas y compartir conocimientos son retos que están superando las estudiantes del Andy Aparicio, en el sector Las Casitas de La Vega | Foto: Griselda Acosta

Briggitt Abarcia, cursante del sexto año en esta institución, se sumó a estas clases porque quiere aprender todo sobre computación. Comentó que a pesar de que no cuenta con las condiciones necesarias para cumplir a la semana con estas clases, su reto es imponerse para aprovechar estos conocimientos, ya que pagar este curso en privado se le hace muy complicado.

- Advertisement -

«A veces se me hace difícil venir a clases por el transporte, inclusive porque en mi casa no les gusta que salga sola, a pesar de que ya soy mayor de edad. Gracias a Chama Tech estoy animada, porque se que tener estos conocimientos significa desarrollarse mejor en el futuro en el campo laboral», confesó Abarcia.

Presentarse a clases, cumplir con las pruebas que les asignan, superar los inconvenientes familiares, tener limpio el uniforme y contar con el desayuno son retos que les toca superar a estas chicas escogidas por Chama Tech.

Daniela Ropero, directiva de esta ONG, sabe que no la tienen fácil, que vivir en una zona popular con pocos recursos las pone en una situación complicada. «Lo admirable es que ellas se imponen; lo sano es que hablan de sus necesidades, no porque se crean víctimas, sino para que se conozca todo lo que les toca superar», dijo.

LEE TAMBIÉN

Habitantes de barrio La Playa reciben taller de pasta artesanal

Ropero reconoce que estudiar actualmente cualquier nivel de estudio en el país no es fácil, por eso su proyecto se está trasladando a colegios de zonas populares para que cómodamente las chicas reciban los conocimientos desde sus aulas. «Lograr la igualdad de condiciones en los géneros no es tan sencillo. Nos toca aminorar la creencia de muchos años de que solo los chicos pueden estudiar y laborar en carreras que implican matemáticas, ingeniería e informática».

Chama Tech sigue apostando en el colegio Andy Aparicio, por estas chicas que sueñan graduarse en este colegio técnico, que no se sienten menos, ya que esperan laborar en una empresa y no exactamente en el área de archivo. Ellas saben que mientras más conocimientos adquieran serán llamadas al campo laboral. Saben que pueden superar su situación económica, estudiando, imponiéndose, aprovechando estos programas como el que les brinda la ONG Soy Mujer.

Las representantes de Chama Tech explicaron que la llegada de este programa de formación les reforzó a algunas chicas la idea de estudiar carreras tecnológicas y a otras les despertó la curiosidad, el reto de imponerse y ser lo que sus abuelas y madres no pudieron.

Daniela Ropero y Shakira Méndez, directora y facilitadora, respectivamente de esta ONG, celebran escuchar a estas estudiantes cuando mencionan que les gustaría hacer aplicaciones para mejorar técnicas de estudios, labores para el hogar, sistema de riegos y primeros auxilios. Se emocionan las representantes de Chama Tech cuando sus estudiantes les preguntan si podrán crear páginas web.

Ropero, al igual que todo su equipo de Chama Tech, están felices que estas chicas quieran estudiar, que no se quieran quedar en sus casas a esperar qué les depara la vida. Chama Tech crece cada vez que forma a jovencitas que apuestan al futuro. Crece cada vez que se rompe ese paradigma de que solo los chicos pueden estudiar carreras tecnológicas.

¿Qué tan útil fue esta publicación?